Nacional

Trump lucha por lograr apoyos ante inminente votación para anular plan de salud Obamacare

WASHINGTON  - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tenía previsto dar hoy un impulso final para asegurar los votos en la Cámara de Representantes que permitan desmantelar el plan de salud Obamacare, entre indicios de que varios republicanos podrían dificultar una de sus máximas prioridades legislativas.

Trump puso en marcha una intensa campaña para lograr apoyo a la iniciativa, considerada por los mercados financieros como una prueba crucial para medir su capacidad de sacar adelante su agenda legislativa en el Congreso, que incluye rebajas fiscales.

Los líderes republicanos tenían la esperanza de poder votar el jueves, pero había señales de que el plazo podría retrasarse. Trump tenía previsto reunirse a las 11.30 hora local (1530 GMT) en la Casa Blanca con miembros del conservador House Freedom Caucus, que plantea reservas a sus planes.

"Seguimos abiertos a las negociaciones", dijo el legislador Ted Yoho, integrante del grupo conservador, a CNN. "Aún hay tiempo".

El demócrata Steny Hoyer dijo que es evidente que la mayoría republicana no tiene los votos suficientes para aprobar el proyecto, que ha sido liderado por el presidente de la Cámara, Paul Ryan. Trump y Ryan necesitan un fuerte apoyo de sus correligionarios y solo pueden permitirse perder 21 votos republicanos.

Como parte de este esfuerzo, Trump instó a los estadounidenses en un tuit publicado temprano en la mañana del jueves a que presionen a sus legisladores para que voten por el plan, conocido formalmente como la Ley de Cuidado Sanitario en Estados Unidos.

La incertidumbre afectó a los mercados financieros, y un fracaso cuando llevan transcurridos solo dos meses de presidencia de Trump sería un revés para la Casa Blanca, que advirtió el miércoles que "no hay un plan B". Las acciones sufrieron el martes su mayor caída diaria desde la elección presidencial del 8 de noviembre por preocupación sobre este proceso. 

La votación en la Cámara estaba prevista para cerca de las 19.00 hora local (2300 GMT), pero podría aplazarse al lunes por la división entre los republicanos conservadores, que se quejan de que el recambio es demasiado parecido al Obamacare, y algunos moderados preocupados por la posibilidad de que debilite la cobertura sanitaria para millones de votantes.