24/09/2018
Editoriales

Tres Posibilidades Extremas

Si caemos en cuenta de que los tres problemas socio-políticos más graves que afectan a nuestro México son, por orden de importancia: 1°) Un profundo sentimiento de inseguridad pública; 2°) Una desilusión profunda del sistema democrático liberal, cuando menos en el sentido de que aquí en México nunca funcionará bien; y 3°) El descarado aprovechamiento de estas circunstancias por muchos individuos inmorales y audaces, para quienes "a río revuelto, ganancia de pescadores" ¿Qué debemos hacer para salir de ello?

La única posibilidad "constructiva" o "correctiva" que se visualiza para salir de esta problemática, la cual se está viendo cada vez más difícil e improbable que ocurra, aunque todavía no hay que perder las esperanzas, es que estos dos sentimientos profundos y el repudio de los "aprovechados", produzcan una movilización pública organizada que propicie el surgimiento de un líder con el carácter y los conocimientos necesarios, regidos por una inquebrantable buena fe, con todo lo cual pudiera convencer a las mayorías de que él sería "el gallo" a seguir.

Si no llegara a surgir ese líder y ni siquiera cristalizara una alianza PAN-PRD, sino que estos "se pulvericen", como les ocurrió en las recientes elecciones del EDOMEX, entonces podía presentarse una temible alternativa entre un PRI corrupto y mentiroso, siguiendo a alguien de esa calaña, como Osorio Chong, quien se enfrentaría casi solo al demagogo AMLO. Si eso ocurre y se hace notorio un evidente repudio mayoritario de cualquiera de ambas opciones, no habría que descartar la posibilidad de un golpe de estado militar, sobre todo en vista de la actual involucración del Ejército y de la Marina en la lucha contra el crimen organizado.

Una posibilidad de evitar cualquiera de estas tres calamitosas posibilidades, cualquiera de las cuales nos haría retroceder muchos años en nuestra historia, sería la de una alianza de buna fe entre el PRI y el PAN o el PRD o ambos, en la que los tres partidos se comprometieran pública y formalmente contra la corrupción y la mentira y a favor de la plena justicia del Estado de Derecho, apoyando a alguno de los mejores ministros, tales como Meade de Hacienda o Nuño de Educación. Mucho de esto tendría que hacerse quizá contrariando los deseos del Presidente Enrique Peña Nieto, pero quien probablemente tendría que aceptar este plan o algo arecido, como lo más conveniente para la tranquilidad de su retiro.

Para que cuajara una alianza correctiva como ésta, se tendría que hacer evidente una fuerte movilización ciudadana organizada, signos de la cual todavía no se detectan: Es por ello que nuestro cometido actual es el de tratar de iniciar múltiples pequeñas organizaciones, que luego se junten con otras para el logro de propósitos comunes.

Atte.- JVG.- 26-07-17.