06/Jul/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Mayo 24 de 1839: Muere el militar y ex gobernador de Nuevo León, Domingo de Ugartechea Mier. Nacido en Monterrey, en el hogar de Joaquín de Ugartechea y Adriana Mier, desde muy joven se dio de alta como cadete en el ejército que dirigía el inefable militar Joaquín de Arredondo. Como en ese tiempo la prioridad era defenderse de los ataques de los indios salvajes, en tales batallas se forjó. Al consumarse la Independencia nacional en 1821, Ugartechea continuó su carrera militar, como teniente de la compañía de Monclova en 1823.

Casó con Genoveva Canales, hija de Antonio Nepomuceno Canales y de Josefa Rosillo, suponiéndose cuñado de Antonio Canales Rosillo, caudillo militar del famoso movimiento de la República del Río Grande. Apoyó al general Mier y Terán combatiendo en 1829 en Altamira Tamaulipas a Isidro Barradas en aquella intentona de la Corona Española de recuperar el control de nuestro país. Alcanzó a tener tal cercanía con Mier y Terán, que impidió en repetidas ocasiones que se suicidara. La capacidad militar de Ugartechea se manifestó cuando hizo capitular a los colonos alzados de Texas. Replegado a Matamoros, se le obligó a inscribirse en la revolución contra Anastacio Bustamante, y fue hasta 1833 cuando accedió a general de brigada. En octubre de 1835, los rebeldes texanos de Bahía del Espíritu Santo sorprendieron al comandante Martín Perfecto de Cos, en San Antonio de Béjar, hoy San Antonio.

Ugartechea postulaba que se debía enviar una sección del ejército nacional a combatir a los alzados, algo que pudo evitar la desastrosa campaña de López de Santa Anna que le costó a México el territorio de Texas. En febrero de 1839, fue nombrado comandante general y gobernador de Nuevo León, y como tal hubo de combatir a unos sublevados de Monclova para defender a la federación. Ugartechea, como la mayoría de los grandes militares murió en combate.