26/Sep/2020
Editoriales

Audiencia Pública

 

En verdad que esta nueva realidad no es seria, sobre todo si consideramos los yerros en las declaraciones del zar antivirus López Gatell, quien lleva diciéndonos un par de meses fechas diversas para que la pandemia aplane su curva de contagios… pero eso sí, ha servido para que el espectáculo de opereta local al que asistimos con eso de que se cae el gobernador y su secretario general de gobierno, nos arranque algunas carcajadas… por un lado, el triste papel de los legisladores que a todas luces tuvieron un trato con El Ejecutivo para diferir hasta donde sea posible su castigo, y si se puede, eximirlo totalmente…///

Y por otro, cómo es posible que haya tanto descaro en utilizar a la pandemia para estorbarle a un proceso legislativo, pues cuando ya por fin decían que se habían decidido hasta los panistas para darle “matanga”, sale el gobierno del Estado conque no se puede… que esto (la matanga) no será posible porque en el Congreso del Estado hay un brote de coronavirus, y el gobierno quiere mucho a los legisladores por lo que los cuida para que no les vaya a suceder algo feo… así que clausuró todo el edificio, no sólo la sala de sesiones, para que no vaya a ser que “A chuchita la bolseen”, y el proceso para cambiar de sede es realmente complicado, a sabiendas de que sea donde sea, utilizarán ese mismo truco de clausurar por el Covid, o cualquier otro más burdo…///

Ciertamente esto nos causa hilaridad, pero en el fondo es preocupante, y debería servir de orientación a los inocentes que creen que pidiéndole al presidente López Obrador que se vaya, se va a ir… si aquí con un delito comprobado y calificado, no se puede sacar a un gobernante de un solo estado en su quinto año, y condenado por la autoridad, imagínese usted si un presidente de la República que no ha cumplido dos años de electo, sin delito comprobado ni sentencia judicial que lo sentencie, va a renunciar… eso no tiene sentido…///