dalePlay estamosENVIVO
Programa actual y siguientes 2 programas (GMT-06:00)
2012-02-01 09:00: Programa
Actualizado: 2012-02-30 20:58
José Vargas Gireud Situación Actual de México

La magnífica politóloga Denise Dresser publicó un artículo titulado "Saldo Sexenal" en el que analiza lo que le pareció bueno, malo y pendiente de la gestión del Presidente Calderón. Yo estoy de acuerdo en casi todas sus apreciaciones, menos en imputárselas, parecería que exclusivamente, a él, como si el resto de los mexicanos hubiéramos sido meros espectadores.

Refiriéndome, por ejemplo, a lo sólida que está nuestra macroeconomía, obviamente que es el resultado de miles de esfuerzos empresariales y de políticas fiscales, así como de millones de esfuerzos individuales y se ve afectada, por ejemplo, por prácticas corruptas sindicales y otras muchas. Tiene razón en afirmar que el resultado es de una solidez ejemplar en un mundo que apenas va saliendo de una grave crisis, pero hay que asignárselo, en primer lugar, a un comportamiento más responsable de la población, al moderar el crecimiento demográfico y luego a haber podido basar un 59% de nuestro Producto Interno Bruto en exportaciones, el 80% de ellas de productos manufacturados. Claro que el Gobierno, en general, cooperó mucho en tener reservas equivalentes a un 7% del PIB y una deuda pública de sólo el 37% del mismo. Ello nos coloca en 14o lugar mundial de tamaño, un poco abajo de España y Australia, igual que Corea del Sur y algo arriba de Indonesia, Holanda y Turquía. En per capita estamos casi igual a Rusia y a un nivel doble que el de China.

Más que en el caso de la economía, el Presidente en turno tiene una responsabilidad mayor por la seguridad pública que el común de la gente, pero no más que los Poderes Legislativo y Judicial, ni que los niveles estatales y municipales. Así que como no hay que darle todo el mérito de aquella, tampoco imputarle toda la culpa de ésta, sobre todo tratándose del problema del narcotráfico que llevaba ya tiempo avanzando y corrompiendo a diestra y siniestra a funcionarios y policías. Muy lamentables las decenas de miles de muertos, pero ¿los millones de drogadictos inducidos y las decenas de millones de gentes afectadas por la violencia, hasta hacer huir a todos los empresarios de regiones enteras? Todo  mundo habla de estrategia equivocada pero yo jamás he oído cuál era la correcta. Esperaremos a ver si el nuevo gobierno tiene la solución "correcta".

El  nuevo gobierno tendrá dos grandes ventajas en sus relaciones con los Estados Unidos, una la menciona Denise Dresser y es la disminución de la migración hacia allá, lo cual disminuirá la postura de los norteamericanos que piden del cierre hermético de la frontera y presionar a los ilegales para que se "auto-deporten". La otra es el triunfo en las elecciones, aunque apretado, de los Demócratas y del Presidente Obama, en gran parte debidos al voto hispano, por lo que se facilitará negociar asuntos tales como la regularización de ilegales, la prohibición de venta de armas para exportar y las revisiones que sea conveniente hacer al Tratado de Libre Comercio.

Dentro de los asuntos que quedaron pendientes, menciona una ley anticorrupción, la cual aún antes de tomar posesión ya logró el nuevo Presidente que el Congreso le quitara los dientes. También menciona medidas anti-monopolios, entre ellos el de telecomunicaciones y las reformas educativa y fiscal, efectivamente todas ellas muy necesarias. Veremos y diremos como ataca estos casos Enrique Peña Nieto.

Pero más que nada, propongámonos responsabilizarnos todos de todo lo que haya que hacer, apoyando al gobierno cuando lo haga bien, aunque sea duro y nos cueste, criticándolo cuando lo haga mal, floja o cobardemente y llamándolo a cuenta con todo lo que la ley nos faculte hacer a nosotros y a nuestros representantes electos. Acostumbrémonos a responsabilizarnos a ser los mandantes y exigir que nuestros gobernantes sean los mandatarios, es decir los ejecutores de nuestros mandatos.