23/Apr/2024
Local

Nombran a niña, policía honoraria de Escobedo

Escobedo.- La pequeña Debanhi Renata, de 13 años de edad, vivió un sábado diferente, en pocas horas fue uniformada, nombrada Policía Honoraria de Escobedo, conoció al Presidente Municipal y al Secretario de Seguridad Ciudadana.

Desde hace un año, la menor con discapacidad expresó a su madre que su sueño era conocer a los policías que a diario ve por las calles brindando seguridad, y  se le cumplió.

No sólo vio a los oficiales, sino que los saludó y también fue nombrada Policía Honoraria por el Capitán Marco Antonio Zavala Solís.

 El Secretario de Seguridad la presentó primero ante decenas de sus “compañeros” en la ceremonia de formación de elementos y honores a la bandera.

Posteriormente, la Directora de Prevención Social de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Karla Cantú, trasladó a Debanhi Renata y a su mamá a la Presidencia Municipal para conocer al Alcalde Andrés Mijes.

 Vestida con un uniforme oficial, Debanhi salió temprano de su casa en la Colonia Villas del Parque, donde ya la esperaba una patrulla que la llevó a las instalaciones de la Secretaría, donde fue recibida por el Capitán Zavala.

 Acompañada de su mamá, Sonia Álvarez, la menor fue presentada a los elementos de Policía y de Vialidad, así como al personal administrativo.

Decenas de elementos saludaron a Debanhi, quien se apreciaba visiblemente emocionada al estrechar la mano de los elementos.

 Luego de ser notificada de su nombramiento, la niña dialogó con el Secretario, mientras saboreaba hot cakes, su comida favorita.

  Minutos después acudió a la Presidencia Municipal, donde conoció y convivió con el  Alcalde, quien le entregó el diploma con su nombramiento de Policía Honoraria.

Su “misión” terminó por la tarde luego de un recorrido por todas las áreas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

 Su madre contó que desde hace un año, su hija se emociona mucho cuando ve las patrullas y saluda efusivamente con sus manos a los policías cuando la llevan a la Secundaria Juan Ignacio Ramón, en la Colonia Celestino Gasca. 

 

 Uno de esos días, Debanhi dijo a su mamá que soñaba con conocer a los uniformados.