03/Dec/2022
Editoriales

Preparan una masacre económica global…incluyendo, por supuesto, a México

Si nuestra cultura política no fuera tan parroquial e inmediatista; deberíamos haber hecho sonar las alarmas por lo que se dijo y se planteó en la reunión de los bancos centrales, expertos y banqueros, en Wyoming USA el viernes pasado. Ahí, el presidente de la Reserva Federal norteamericana (FED); Jerome Powell, declaró que el organismo que preside seguirá subiendo las tasas de interés de referencia como lo ha hecho en los últimos meses ---cuando subieron de 0.75%  en mayo de este año, a 1.5% en junio y a un 2.25% el mes pasado--;  hasta que “terminemos el trabajo” de vencer la inflación.

   Powell advirtió que estas alzas traerían “sufrimiento” (pains) a las familias y las empresas y elogió lo hecho por Paul Volcker en 1979-81, cuando, mediante una alza de tasas continua de 1% hasta 13%, mandó al mundo a una “recesión” y causó la bancarrota de países como México (1981-83) y de otros 10 países en América Latina. Powell parece decidido a seguir el mismo camino subiendo los intereses todo este año y el que sigue  provocando que se disparen los costos de las deudas y las deudas mismas; ahorcando el poco o mucho crecimiento que exista en cada país y disparando también el desempleo y la pobreza.  En el Reino Unido, por ejemplo, donde la inflación ya alcanzó un 18%, un alza de las tasas de interés colapsará la economía y aumentará la deuda como en el resto de Europa, pero su gobierno culpará a Rusia y a los supuestos recortes en el suministro de gas natural o petróleo. La guerra de Ucrania viene sirviendo como una buena cubierta para la masacre económica que las élites financieras buscan imponer para mantener su sistema monetarista.

   Acá en nuestro país, el Banco de México sigue la misma ruta de la FED y cumple al pie de la letra lo que ésta ordena. Aumentó las tasas de interés  desde un  4.5% que estaban en junio del año pasado, a un 5.3% en febrero de este año; luego a un 7.0% en mayo y , el 10 de agosto,  a un 7.75% . Como bien lo dijo el presidente AMLO en esa fecha: “Subir las tasas de interés es atacar golpear la economía y el crecimiento” y recomendó al Banxico no seguir ese camino. Claro, la amenaza que esgrime el Banxico para justificar esas alzas, es la de que, si no sube las tasas, entonces “los inversionistas” se irán del país, cambiando sus inversiones y papeles a  otras monedas.  

 Afortunadamente, ya son muchos los países que no van a seguir las recomendaciones de la FED norteamericana. Rusia, por ejemplo, dentro de las medidas defensivas que ha tomado para proteger su economía de las sanciones de occidente, ha aplicado bajas en las tasas de interés para mantener acceso al crédito y al crecimiento. Turquía es otro país que está actuando de manera similar para proteger la actividad económica del ahorcamiento financiero.  Igualmente China que además condona las deudas de algunas ramas de la industria, etc.  Ya los mandatos de la FED como los del gobierno de Washington no son hegemónicos y varios países los rechazan y buscan nuevas formas de cooperar y defenderse del canceroso sistema financiero occidental. Aquí en México sólo el BANXICO sigue operando como un enclave extranjero bajo las órdenes de la FED norteamericana.