Espectáculos

Piano que Freddie Mercury se vende en exitosa subasta de objetos del rockero

LONDRES  — El adorado piano de Freddie Mercury, que utilizó para componer “Bohemian Rhapsody” y otros éxitos de Queen, se vendió por más de 2 millones de dólares como parte de una subasta de la enorme colección del fallecido cantante con extravagantes vestuarios, obras de arte y letras escritas a mano que batió récords.

Los artículos relacionados con la dramática “Rhapsody”, el éxito más famoso de la banda, fueron de los más codiciados en el remate del miércoles por la noche, incluyendo la letra escrita a mano de la canción vendida por alrededor de 1,4 millones de libras esterlinas (1,7 millones de dólares) y un broche de oro de Cartier que dice “Queen number 1” (Queen número 1), un regalo del mánager de la banda para cada uno de sus integrantes después de que la canción encabezó las listas de popularidad, el cual fue vendido por 165.000 libras (208.000 dólares).

Un brazalete de serpiente de estilo victoriano, confeccionado en plata, que Mercury usó con un traje de satén color marfil en el video de la canción, mucho antes de los días de MTV, estableció el récord del precio más alto pagado en una subasta por una pieza de joyería propiedad de una estrella de rock, dijo la casa Sotheby’s, organizadora del remate.

El brazalete se vendió por 698.500 libras (881.000 dólares), 100 veces más que su precio mínimo estimado. El artículo rompió un récord establecido por un talismán de cuero y cuentas de John Lennon, vendido por 295.000 libras (368.000 dólares) en 2008, dijo Sotheby’s.

Mercury acumuló su ecléctica colección de objetos después de que el glam-rock de Queen produjera una avalancha de éxitos que permitieron al cantante lograr su sueño de vivir una vida victoriana “rodeado de un desorden exquisito”.

La amiga íntima de Mercury, Mary Austin, a quien dejó su casa y sus posesiones cuando murió de una neumonía relacionada con el SIDA en 1991 a los 45 años, decidió vender todo: más de 1.400 artículos.

Tan sólo 59 artículos de ese “desorden” se vendieron por 12,2 millones de libras (15,4 millones de dólares), incluyendo la prima del comprador, lo que superó las estimaciones en la subasta de cuatro horas y media. Postores de 61 países participaron en persona, en línea y por teléfono.

Los fans adinerados apostaron fortunas, cada vez más grandes, para hacerse con una pieza de ropa, premios y borradores originales escritos a mano del fallecido cantante, incluyendo clásicos como “Killer Queen” y “We Are the Champions”.

Dependiendo de cómo se mire, los campeones de la noche pueden haber sido Sotheby’s o Austin o algunas organizaciones benéficas a las que prometió donar una parte no revelada de las ganancias.

O podrían haber sido los compradores de recuerdos únicos quienes ganaron. Un hombre levantó las manos sobre su cabeza en señal de victoria y abrazó a la mujer sentada a su lado después de ofertar 635.000 libras (801.500 dólares) por la corona con incrustaciones de diamantes de imitación y la capa roja de piel sintética que Mercury usó en el escenario al final de cada espectáculo durante la última gira de Queen en 1986.

La subasta comenzó con la venta de la puerta grafiteada del jardín de la casa de Mercury, que rápidamente superó la estimación de 25.000 libras (31.250 dólares) proyectada antes de la venta y llevó a una guerra de ofertas que duró casi 20 minutos.

La puerta verde, cubierta mensajes de amor de los fans que peregrinaban a la casa del cantante en la elegante sección de Kensington en Londres, se vendió por la asombrosa cifra de 412.750 libras (521.000 dólares).

Un anillo Cartier de ónix y diamantes, que Mercury recibió como un regalo de su amigo Elton John, se vendió por 273.000 libras (344.000 dólares). Todas las ganancias del anillo se destinarán a la organización benéfica contra el SIDA del cantante de “Rocket Man”.

Las obras de arte vendidas en la subasta incluyeron grabados de Pablo Picasso (190.500 libras; 240.000 dólares), Salvador Dalí (48.260 libras; 60.900 dólares); y Marc Chagall (63.500; 80.000 dólares), muebles antiguos y numerosas figuras de gatos.

Durante el último mes, los fans de Mercury que no podían permitirse ese tipo de precios (o simplemente querían ver sus zapatillas Adidas, broches de diamantes o una chaqueta de lentejuelas) pudieron apreciar las piezas gratis en las galerías de Sotheby’s. Más de 140.000 visitantes de todo el mundo hicieron fila para recorrer la exposición en la elegante casa de subastas.

La publicidad de la muestra titulada “Freddie Mercury: A World of his Own”, impulsó las ofertas en las subastas en línea que comenzaron el mes pasado y finalizarán la próxima semana.

Incluso los artículos vendidos en línea que parecían estar al alcance de algunos compradores promedio eclipsaron las estimaciones de preventa.

Una colección de palillos que antes se estimaba que costaba entre 40 y 60 libras esterlinas (entre 50 y 75 dólares) tenía una oferta de 1.200 libras (1.500 dólares) el miércoles.

Uno de los artículos más extravagantes, un peine plateado para bigote de Tiffany & Co, que se esperaba que costara al comprador entre 400 y 600 libras (entre 500 y 750 dólares), tenía una oferta de 35.000 libras (43.750 dólares).

El piano de media cola Yamaha en el que Mercury escribió algunos de los grandes éxitos de Queen fue uno de los pocos artículos que se vendió por menos de su precio estimado, pero a pesar de esto se vendió por la mayor cantidad de dinero.

Se esperaba que se vendiera por hasta 3 millones de libras (3,75 millones de dólares), pero se vendió por 1,7 millones de libras (2,2 millones de dólares). Sotheby’s dijo que era el precio más alto pagado por el piano de un compositor, pero no proporcionó información sobre el récord anterior.

Otros artículos que fueron atesorados por los fans fueron los borradores de las letras de Mercury para “Somebody to Love” (241.000 libras; 304.000 dólares), “Don’t Stop Me Now” y “We Are the Champions”, que alcanzaron el mismo precio: 317.500 libras, 400.700 dólares.

Los borradores mostraban las canciones en sus inicios, “Bohemian Rhapsody” fue garabateada en una hoja de la extinta British Midland Airways. La canción originalmente se llamaba “Mongolian Rhapsody”.

El himno rockero termina con las palabras: “Nothing really matters to me” (Nada me importa realmente), una frase no se aplica a la forma en la que Mercury (y algunos de sus fanáticos adinerados) se sienten acerca de sus posesiones.