29/Jun/2022
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

23 de junio de 1914: Triunfa la División del Norte con el general Francisco Villa a la cabeza en la Batalla de Zacatecas, golpe mortal para el Ejército Federal del presidente espurio Victoriano Huerta. Esta batalla es conocida como La Toma de Zacatecas, celebrada cuando Villa respaldaba absolutamente a Venustiano Carranza, primer jefe del Ejército Constitucionalista, quien le ordenó al Centauro del Norte que fuera a Zacatecas para reforzar al general Pánfilo Natera, que estaba en mala posición frente al Ejército Federal.  Villa estaba en Torreón con su famosa División del Norte, y el 17 de junio partió de inmediato a Zacatecas, llegando al pueblo de Calera, y allí se detuvo a organizar el ataque. Villa ordenó a Felipe Ángeles y a Tomás Urbina, que encabezaran sus respectivos batallones, dándoles metas específicas a cada uno de ellos. Así, amaneciendo el día 23 de Junio, Urbina se lanzó a tomar los cerros Tierra Negra y Tierra Colorada, y rápidamente lo consiguió; en paralelo, Villa avanzó enviando a Maclovio Herrera rumbo a la estación del ferrocarril, así como al cerro de la Sierpe, y los cerros de Clérigo y del Grillo, apoyado por el general Martiniano Servín, cumpliendo el objetivo. Los general Pancho Villa y Felipe Ángeles normalmente hacían mancuerna y en esta batalla así sucedió, pues los defensores, generales Luis Medina, Benjamín Argumedo y Antonio G. Olea se concentraron en la Ciudad de Zacatecas utilizando su potente artillería para la defensa, pero esa era precisamente la especialidad de Felipe Ángeles, quien contestó de inmediato con la misma fuerza, pero mejor dirigida. Villa estaba prendido echado para adelante, y a pesar de que cayeron sus primeros hombres de infantería y algunos de caballería, no cejó un ápice apoyado por la artillería de Ángeles hasta que el Ejército Federal emprendió la huida. Fue un gran triunfo del constitucionalismo que encabezaba Carranza, algo que después, cuando hubo la ruptura de Villa y Zapata con Carranza en la Convención de Aguascalientes (Octubre 10 – noviembre 9 de 1914), en varios discursos salió a relucir la Toma de Zacatecas, como ejemplo de los grandes éxitos del constitucionalismo.