30/Jan/2023
Editoriales

Junio 23 de 1879: Un grupo de alvaradeños toma el vapor Libertad, que fondea en Tlacotalpan, Veracruz, y se dirige a puerto de Alvarado, donde apresan a la guardia del lugar.

Junio 23 de 1879: Un grupo de alvaradeños toma el vapor Libertad, que fondea en Tlacotalpan, Veracruz, y se dirige a puerto de Alvarado, donde apresan a la guardia del lugar. El gobernador militar de Veracruz, Luis Mier y Terán, es avisado al dí­a siguiente que la tripulación del barco de guerra Libertad se sublevó y abandonó el puerto; al mismo tiempo conoce de una supuesta sublevación de la guarnición militar de Alvarado, así­ que ese mismo dí­a inicia un proceso de aprehensiones en el puerto de Veracruz, siendo los primeros detenidos don Jaime Rodrí­guez y don Antonio Ituarte, y los últimos, don Ramón Albert Hernández y don Vicente Capmany, sumando en total nueve detenidos.

El mero dí­a 24 de junio, el presidente Porfirio Dí­az enví­a un telegrama al temible gobernador Mier y Terán con las instrucciones "mátalos en caliente" refiriéndose a los nueve detenidos entre los que estaban comerciantes locales y ex militares que se decí­a eran "lerdistas" y contrarios al porfirismo.

La orden se cumplió en el puerto de Veracruz, el 25 de junio, acusados de conspiración y rebeldí­a, pero sólo en siete de ellos, pues al lugar llegó el juez de distrito Lic. Rafael Zayas Enrí­quez deteniendo en nombre de la ley la matanza, salvándose dos: unos señores de apellidos Suárez y Galinié, quienes seguí­an en el orden de acomodo para ser sacrificados.

El antecedente polí­tico más reciente de esta matanza viene del dí­a 2 de junio anterior, cuando se difundió el plan revolucionario del general Miguel Negrete Novoa en contra del gobierno de Porfirio Dí­az, en reacción a la aprehensión en Ferrerí­a de San Rafael, Puebla, del coronel Alberto Santa Fe, fundador del Partido Socialista Mexicano, acusado de provocador de una pequeña sublevación de campesinos que pedí­an tierras de las haciendas, en Huejotzingo.

Luego de la supuesta rebelión en Veracruz, no hubo otra importante en el paí­s a excepción del 30 de septiembre cuando en Tepic, Nayarit, Domingo Nava proclama el Pan de Tepic, pero en octubre, Dí­az se reúne con los gobernadores del paí­s para encontrar un candidato a sucederlo en la presidencia, así­ que el 15 de octubre aparece en el periódico El Mensajero, una postulación razonada a favor de Manuel González. Pasan los meses y en julio 12 de 1880, se celebran elecciones y es electo presidente, precisamente el general matamorense Manuel González Flores, quien gobernarí­a de 1880 a 1884. En esa fecha, Manuel González le entrega el poder a quien se lo habí­a prestado: Porfirio Dí­az, y siguió la mata dando.