30/Jan/2023
Editoriales

Audiencia Pública

A como están las cosas, es imposible que se apruebe la reforma política que empuja el presidente López Obrador, pues ya hasta sus secuaces se le están echando para atrás, porque apoyarla significa desaparecer del panorama político… así que ahora se está enfocando en presionar a los líderes que van a votar para que cambien su sentido del voto y aprueben su proyecto… en verdad que estamos viviendo niñerías políticas, pues en qué cabeza cabe que presionando así, públicamente alguien vaya a desistir por temor a una represalia… nadie en su sano juicio podría asegurar que Alito Moreno va a echarse para atrás de su declaración – compromiso de no apoyar la reforma política…///

Ahora que, como decimos una cosa, decimos la otra: si Alito Moreno se raja de su palabra empeñada, no tendrá más opciones que renunciar a la dirigencia nacional de su partido… porque el PRI requiere en estos momentos al menos congruencia entre lo que se dice y lo que se hace, pues le súper urge recuperar terreno de las muchas hectáreas que ha perdido… ¿estamos?...///

Mientras, acá continúa el estira y afloje entre el jefe del Ejecutivo estatal, léase Samuel García Sepúlveda, y el resto del mundo político local… todo el enredo es la lucha por el poder, pues existe la creencia que ganar la gubernatura es quedarse con todas las canicas del juego político, pero ya no son los tiempos de los caudillos, porque hoy día hay equilibrios que antaño ni se soñaba, pues en una República Presidencialista, el señor presidente lo era todo… se manejaba casi como si fuéramos súbditos, no ciudadanos libres…. Pero se equivoca quien piense eso, ahora somos esclavos de las redes sociales… el gran presidente es el rating en Instagram, Facebok y Twitter… ¿a poco no?...///