24/Sep/2022
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Agosto 8 de 1664: muere en Monterrey, el gobernador del estado Martín de Zavala, quien gobernó por 38 años, impulsando las actividades productivas como la minería y la ganadería, y fundando misiones que serían importantes municipios actualmente. Martín de Zavala nació en Real de Pánuco, un pueblo minero zacatecano, siendo hijo natural del general Agustín de Zavala y Ana de Sepúlveda. 

Su padre (Agustín de Zavala) lo envió a España a educarse, estudiando en la famosa Universidad de Salamanca, y probablemente estudió también en Flandes y en Italia pues dominaba las lenguas flamenca e italiana. A principios del siglo XVII, el Nuevo Reino de León estaba en proceso de reordenación y desarrollo, pues Diego Rodríguez -Justicia Mayor del gobernador Agustín de Zavala-, mudaba la ciudad de Monterrey de la ribera norte a la sur del Río Santa Lucía, que estaba aproximadamente en donde ahora está la calle de Juan Ignacio Ramón, por motivos altimétricos y de seguridad ante las inundaciones. El 2 de agosto de 1626 llegó la noticia del nombramiento de Martín de Zavala, quien se presentó tres semanas después con la Real Cédula otorgada por su Majestad. El Nuevo Reino de León estaba semi despoblado y las doctrinas religiosa y civil, a cargo de los franciscanos. Monterrey era una ciudad de casas de palizadas embarradas de lodo, en donde había luchas cotidianas con los naturales salvajes.

Martín de Zavala llegó con el compromiso de fundar dos villas o pueblos, así que “fundó” la villa de Cerralvo con el simple hecho de cambiarle el nombre a Monterrey como la primera de ellas, hasta que el 17 de octubre de 1627 se regresó el nombre y categoría originales a nuestra ciudad, por órdenes directas del virrey, marqués de Cerralvo, a petición de los antiguos vecinos. La segunda villa que fundó Martín de Zavala es la villa de San Juan Bautista de Cadereyta, el 13 de agosto de 1637, por conducto de Luis de Zúñiga Almaraz, pero no quedó satisfecho con el acta y al año siguiente redactó personalmente un acta de fundación de esa localidad. A partir de 1635 comenzó un auge en la ganadería porque Antonio Leal llegó con 35 mil ovejas, lo que aprovechó Zavala para promover a nuestra entidad como una que proveía mercedes de tierras a quienes trajeran ganado a pastar, lo cual consiguió para beneplácito de todos.

Esta costumbre de proveer de tierras a los inversionistas foráneos continúa hasta la actualidad. Fracasó en formar una villa de Zavala, en el valle del Pilón, pero tuvo éxito en crear las alcaldías mayores de Salinas y de Río Blanco. Martín de Zavala fue un gran gobernador que apoyó el desarrollo económico de la ganadería, la agricultura y la minería. Fundó muchas villas y poblados y ordenó el trazo urbano de la Ciudad de Monterrey, convirtiéndola en un centro de poder y en la urbe más moderna del norte de la Nueva España. Es con él con quien inicia la pujanza económica de nuestra entidad. Siendo gobernador, Zavala llevó una vida sin lujos, y así murió en 1664, a raíz de una infección en una pierna. Fue sepultado en la Catedral de Monterrey.