15/Apr/2024
Editoriales

Cuidados sobre quemaduras por accidente en este invierno

Llegó el invierno, la época de dar y recibir. í‰poca de reuniones y de fraternidad; de nostalgia y de felicidad. Es también la época más frí­a del año, lo que promueve la afluencia y permanencia en lugares cerrados, el uso de calefacción y de diversos métodos para mantener el calor. Todo lo anterior se conjuga para que en invierno se presente una gran cantidad de quemaduras y accidentes relacionados con el uso de combustibles, lí­quidos inflamables y diversos explosivos recreacionales.

En Monterrey, al igual que en otras partes del mundo, se presenta una gran cantidad de quemaduras por el uso indebido e inadecuado de combustibles y lí­quidos inflamables, de entre los que destaca la gasolina. La gasolina debe usarse exclusivamente para dar energí­a a motores, cualquier otro uso puede terminar en lamentables accidentes. Tan sólo en Estados Unidos, más de 1000 personas ingresan a hospitales por presentar quemaduras por gasolina, y más de 6000 hogares son destruidos cada año por incendios relacionados a la gasolina.

Los usos inadecuados más frecuentemente observados son: como limpiador, como solvente, como insecticida y como iniciador de fuego en fogatas. La mayorí­a de las quemaduras con gasolina ocurren cuando ésta se utiliza como iniciador de fuego, pero no son pocos los casos en los que simplemente se estaba relativamente cerca de un depósito de gasolina inadecuadamente sellado. Podrí­amos decir que en la totalidad de los accidentes por éste combustible las personas tuvieron bastante cuidado de que la gasolina no tocara una llama, pero aún así­ el contenedor se incendió. ¿Cómo es esto posible?

Lo primordial que hay que entender, es que la gasolina se transforma en vapor a temperaturas tan bajas como 45 grados centí­grados bajo cero, por ello los autos pueden encender aún en climas extremadamente frí­os. Por consiguiente, la gasolina emitirá vapores inflamables en casi cualquier situación, y éste vapor se acumulará sin que nos demos cuenta y puede ser alcanzado por chispas o fuego hasta dos metros de distancia del recipiente contenedor, con lo que se iniciará el fuego. Hay que recordar que la gasolina es más pesada que el aire, por lo que tenderá a acumularse en sitios bajos y al nivel del suelo.

Por lo tanto, las recomendaciones para evitar accidentes con gasolina son las siguientes:

· Evitar en lo posible almacenar gasolina. Si esto no es posible, se debe de almacenar en pequeñas cantidades y en botes especí­ficos para dicho fin.

· Almacenar en lugares frí­os y bien ventilados, sólo a corto plazo, lejos de la casa y fuera del alcance de los niños.

· Colocar calentadores y cualquier otro aparato eléctrico por encima del nivel del suelo para evitar que los vapores de la gasolina lo alcancen. Algunos aparatos producen chipas al encenderse y provocarán una explosión.

· Nunca usar para encender fogatas. El vapor entrará en contacto con el fuego aun manteniendo el recipiente a una distancia considerable de la fuente de ignición.

En caso de quemaduras por gasolina, realice lo siguiente:

1. Protéjase a sí­ mismo. Evite convertirse en otra ví­ctima.

2. Aleje a la ví­ctima del fuego.

3. Sofoque las llamas cubriéndolas con manta. Nunca se debe correr. Recuerde lo siguiente en caso de ropa incendiándose: DETENERSE, TIRARSE AL SUELO y RODAR.

4. Quite ropa quemada que no esté pegada

5. Empape el cuerpo con agua a temperatura ambiente.

6. Seque y cubra a la ví­ctima

7. Llame al los servicios de emergencias

8. Aleje del fuego prendas mojadas por gasolina

¡Recuerde que lo más importante es prevenir! Juntos podremos lograr que no se presente ninguna quemadura más por gasolina. 

drmecott@nubody.com.mx <drmecott@nubody.com.mx