20/07/2018
Editoriales

Remedios 01 06 18

Sofía Sorely Pena, ex titular del tricolor, sorprendió ayer con el siguiente escrito:

 

Buen día mis estimados y estimadas

Les informo que por decisión propia y derivado de un penoso incidente decidí renunciar al Partido Revolucionario Institucional; no acostumbro dar cuenta de mis acciones pero derivado de que cuando YO RENUNCIE en Apodaca (por la simple y sencilla razón de que estaba cansada de que las grillas, pesaran más que mi trabajo) varios medios publicaron que me habían corrido porque no hice bien mi labor y otras cosas peores.

Eso me demostró que ser profesional y estar 24 horas atendiendo a quien te solicita información o simplemente el ser atenta al teléfono ES NADA comparado con un chisme y definitivo las grillas de los ociosos pesan más. En fin seré breve: el pasado martes durante una entrevista banquetera al final de un evento, un asistente de x personaje me agredió verbal y físicamente luego de que interviniera porque le estaba gritando y manoteandole en la cara a un reportero durante el chacaleo bajo el argumento de que estaba empujando a su jefa, lo que no es cierto porque yo estaba atrás de ella, escuchando lo que decía mi jefe.

Del incidente me quedo un enorme moretón en el antebrazo que fue el lugar donde lanzo el golpe cuando me coloque entre él y el reportero, fue un golpe premeditado no accidental.

Lo que recibí a mi petición de que se investigara y sancionara (si correspondía) fue una serie de malas muy malas respuestas.

No diré más porque tampoco se trata de hacer chisme y precisamente por eso les estoy informando el motivo de mi salida, brindando solo los datos necesarios, (los detalles y mi enojo me los guardo) ... lo que no quiero, como ya pasó es que mañana se manche mi trabajo con comentarios mal intencionados y apelo a su ética para que este escrito no sea tomado para seguir especulando con un tema que de verdad es vergonzoso y que tal vez para algunos suene exagerado pero para mi tiene muchas mas implicaciones que me suelten un fregadazo  y no pase nada... 

Agradezco a Pedro Pablo Treviño por la oportunidad que me brindo y valoró  que sin conocerme me abriera las puertas del Partido y agradezco infinitamente a todos los y las priistas que me apoyaron o me brindaron sinceras muestras de afecto.

Aprecio el haber tenido la oportunidad de volver a ver a los amigos y amigas, de conocer nuevos valores del periodismo y de que siempre me han tratado con respeto y calidez.

No me despido porque no me voy del país ni del estado, :O) sigo con el mismo número de celular, en la misma casa y definitivo al rato me volverán a ver haciendo lo que más me gusta: comunicar

Les mando un gran abrazo.