21/Sep/2019
Editoriales

Se desmarca AMLO de la agenda “progre”

Durante su visita a Veracruz, el puerto, y Minatitlán;  después de la terrible masacre en población petrolera, el presidente AMLO hizo pronunciamiento que lo desmarcan de la agenda “progre” que hace algunos meses promoviera la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero y que tiene partidarios dentro de Morena especialmente en la CDMX.  AMLO ratificó su “ABC” contra la violencia, en términos de:  La lucha contra la corrupción en las autoridades;  contra la pobreza y el abandono , especialmente de los jóvenes, la formación de la Guardia Nacional para darle capacidad al estado mexicano de enfrentar la delincuencia. 

   En el puerto de Veracruz el Presidente señaló que;  “Lo que más me duele”,  es el aumento del consumo de drogas, “especialmente de las drogas sintéticas”  y anunció un programa muy amplio para combatir su consumo; “explicando lo destructivas que son para el organismo”, para disuadir a los jóvenes de consumirlas. Dijo que la campaña será amplia y constante y añadió; “voy a decirlo todos los lunes en las conferencias y le vamos a pedir apoyo a los medios de comunicación”. Según el analista argentino  Ernesto Mila, quien se ha especializado en el fenómeno de la “ideología progre” en Europa y en su país Argentina (ver anexo) , esos grupos son partidarios de la “despenalización de las drogas” de todo tipo en tanto que su axioma básico es “la libertad personal” que está por encima de cualquier otro principio.  

  Además, el Presidente dijo que para combatir el consumo de drogas se va a recurrir;   “a la ayuda de las familias, porque la familia mexicana es solidaria y es muy fraterna” y es una gran “recipiente de valores”.  AMLO explicó que el  aumento de la violencia tiene mucho que ver con el aumento del consumo de drogas y que es necesario aumentar los valores; “los valores morales, espirituales y culturales” de la gente, especialmente de los jóvenes. Otro de los axiomas de la ideología progre según Mila y otros especialistas es el “laicismo”, el rechazo de cualquier principio moral y espiritual en la educación ya que, según lo explica el especialista, el “progre”  tiene una visión lineal, no mira para atrás y cree que todo lo nuevo es bueno por ser nuevo, ya que su cultura “es mediática y de novedades”! y “con un gran déficit de conocimientos reales”. Apelar a valores morales y espirituales representa para un progre un intento de coartar las libertades y la “pluralidad”.   

   Por otro lado, en diferentes momentos y frente al fenómeno migratorio, el presidente AMLO explicó que le había propuesto al Presidente norteamericano Donald Trump enfrentar el fenómeno con “proyectos de desarrollo” o “proyectos productivos” como el de el Tren Maya. La noción de “desarrollo económico” es algo que la ideología progre rechaza puesto que otro de sus axiomas básicos es el “ecologismo” y la “creencia en calentamiento global” por causa de la industria humana y el desarrollo. Además, dentro de ese cuerpo de ideas, según explica Mila, existe la creencia en “insustentable del desarrollo” y el crecimiento económico.  Si a estos planteamientos de AMLO agregamos su defensa tacita de las relaciones cordiales con el presidente Trump. Especialmente cuando dijo: “ubiquémonos, Obama deportó más migrantes que Trump y la mayoría de los mexicanos” el desmarcamiento de AMLO del “progresismo” es más claro. . Trump al igual que Vladimir Putin son vistos por las corrientes progres del mundo como sus peores adversarios. El progresismo según Mila  otros analistas, es una especie de degeneración del troskismo y la socialdemocracia y el eurocomunismo que en los años 70s postularon la tesis del “fin de la lucha económica” y de la “lucha por el socialismo” para surtirla por la lucha a favor de la ecología, la diversidad sexual, el aborto, el pacifismo, el feminismo etc.  A la caída de la Unión Soviética esa tendencia decayó más pasando a aceptar el estatus económico , a un “pragmatismo económico” y a sólo exigir “equidad” o igualdad de oportunidades, dentro de la “economía capitalista”  a la que ya no cuestionan.