20/09/2018
Editoriales

Remedios 15 agosto 2016

El pasado día nueve de agosto, dijimos en este espacio que los reporteros de la fuente del Congreso local que viajaron al Cercado al informe del Coordinador del GLPRI, Marcos González Valdés, no les quedó tiempo para cenar, pero hubo manos generosas que mandaron una buena cantidad de tamales a los reporteros. Sin embargo estos fueron interceptados por unos individuos que no los hicieron llegar a su destino.

Con las prisas los reporteros regresaron al Congreso. Luego alguien les preguntó que si les habían gustado los tamales y bolas que se los robaron en el camino.
Ya se hacen las investigaciones correspondientes, donde queda la siguiente moraleja: no uses intermediarios cuando ofrezcas algo para comer, porque se quedan a la mitad del camino.
Ahora será el día que no habrá diputados, pues todos viajaron a Colombia. Sin embargo los reporteros tendrán que sacar notas hasta debajo de las piedras.