05/Mar/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Noviembre 06 de 1840: Capitula en Monterrey Antonio Canales Rosillo, comandante en jefe del Ejército insurgente riograndés y “presidente” de la República del Río Grande, ante el general Mariano Arista, con quien había luchado el día anterior en Cadereyta. Este proyecto separatista que pretendía abarcar Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y parte de Texas, duró sólo 283 días y sus comandantes eran Antonio Zapata y sus segundos Rubén Ross y S. W. Jordan, quienes habían tomado varias poblaciones en Tamaulipas, como Mier y Camargo. 

El 26 de enero de 1840 los insurgentes riograndeses habían promulgado una Ley Orgánica de la República de Río Grande, citando a un Congreso constituyente una vez que se pacificara el país; además otorgaban la libertad de cultos, designando a Monterrey como capital definitiva, y provisional a la ciudad de Laredo. Mariano Arista le ofreció el indulto a Canales a cambio de que abandonara el proyecto separatista, llegando ambos al convenio de que Canales era libre y se ponía al servicio del gobierno. La bandera de la República del Río Grande se exhibe en el Museo del Castillo de Chapultepec, con una franja verde con el fondo color negro y sólo tres estrellas. Este movimiento separatista es reflejo de otros generados en contra de un sistema político centralista y autocrático, que esperamos jamás se vuelva a instalar en México.

Fuente: El Separatismo Mexicano, Leopoldo Espinosa Benavides, 2016, Editorial Porrúa.