02/Mar/2024
Editoriales

En Coahuila AMLO defiende la encuesta no a Guadiana

AMLO conserva la credibilidad de la encuesta y Ricardo Mejía aglutinó una fuerza anti  moreirato que no existía

 

Meses antes de la publicación de la supuesta encuesta de Morena en Coahuila el 13 de diciembre pasado, el presidente AMLO había venido promoviendo de forma muy visible a Ricardo Mejía Berdeja entonces sub secretario de  SP. Su reporte semanal sobre la seguridad del país le proporcionaba la atención pública y los reflectores. Meses antes también, el senador Armando Guadiana se había distinguido por algunas posiciones en contra de las políticas de la 4T en los asuntos mineros, de inversiones y laborales. El presidente AMLO había tomado distancia, también muy visiblemente, del senador.  Cuando los “resultados de la encuesta de Morena” aparecen, la empresa Mendoza y Blanco de como ganador a Guadiana y la empresa Covarrubias a Luis Fernando Salazar, el ex panista que junto con Reyes Flores, también ex panista, forman parte del grupo que controlaba  Morena Coahuila casi desde su nacimiento, así como los programa sociales federales en esos tiempos.  A partir de estos resultados todo estaba perdido para la 4T en Coahuila.  Por supuesto, los dos, Guadiana y Luis Fernando,  son políticos conocidos en el estado pero no por buenas razones. Su fama, si le podemos llamar así, no era una fama buena. Los vínculos de Guadiana con el moreirato, con el gobernador Riquelme, con el propio “delfín” de Riquelme, Manolo Jiménez, eran abiertos  y muy sabidos.  Guadiana había servido de “patiño” político a ambos, perdiendo la gubernatura en el 2017  frente al primero y  poco después la alcaldía de Saltillo frente a segundo.  Guadiana es visto por la población de Coahuila, como un ranchero rico, explotador de trabajadores mineros y algunos hablan de una fortuna mal habida. Obviamente la encuesta no mencionaba esto.  

   En el pasado, cuando el presidente AMLO, como lo explicó recientemente en la mañanera, refiriéndose a Lily Tellez, buscaba aglutinar al mayor número de grupos y fuerzas políticas, recurrió a acuerdos con figuras de la derecha como estos tres personajes de Coahuila y otros en otros estados que son de sobra conocidos. Es el FRANKENSTEIN electoral que se formó para poder ganar la presidencia aislando y debilitando a la satrapía  del imperio que había sido hegemónica desde 1983: El de Carlos Salinas de Gortari y sus multimillonarios. En el 2018 la Presidencia de la República se ganó, también el Congreso, pero no necesariamente el poder, o al menos no todo el poder. Ahora el Frankenstein cobra una factura en Coahuila.   Aunque parecería que todo está perdido para la 4T en Coahuila, en realidad no se pierde mucho de lo poco que tenia y ahora existe una FUERZA DE OPOSICIÓN AL MOREIRATO QUE NO EXISTÍA. Una fuerza beligerante a favor de la 4T y su continuidad es la que se aglutina en torno a Ricardo Mejía. Quizá en eso estaba pensando el presidente AMLO cuando designó a Ricardo Mejía como “mi representante en Coahuila” el 15 de diciembre, dos días después de la encuesta, frente a lo cual Guadiana reaccionó muy molesto.   Coahuila, para poder ser un estado viable,  debe ser rescatada de manos de los banqueros que domina su tesorería y se roban los recursos y las participaciones federales por la vía de la deuda. Todos los sectores afectados por el moreirato; los mineros en la semi esclavitud; los jóvenes bajo los dominios del desempleo, los bajos salarios y el cristal o el fentanilo; los que se suicidan por el negro futuro; los que desgastan y consumen  su vida en las maquiladoras traídas por la “inversión extranjera”, todos los que sufren, saben que Guadiana y muchos menos Manolo y el moreirato.   

 

   El presidente AMLO ha ganado esto y conserva LA CREDIBILIDAD del sistema de encuestas para las elecciones presidenciales que es lo que más le interesa como lo dejó ver este jueves al deslindarse de Ricardo Mejía en la mañanera, además de una posible reacción del INE o de la oposición por el uso de su nombre en la campaña de Mejía. Sin embargo, podría haber otros acontecimientos de aquí a las elecciones.