01/Mar/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Noviembre 9 de 1846: Pasa por la cabecera municipal de Los Aldamas, Nuevo León, una parte del ejército norteamericano invasor, con rumbo a la Ciudad de Monterrey, que habían sometido el pasado mes de septiembre, y posiblemente esas tropas llegaban a sumarse preparando el asalto planeado a la Ciudad de México por una ruta que pasaría por entidades que podrían ofrecer resistencia. En febrero siguiente (días 22 y 23) se celebraría la Batalla de la Angostura, y los invasores proseguirían su plan hasta conquistar a sangre y fuego nuestro país, consiguiendo en el Tratado de Guadalupe Hidalgo, hacerse de los territorios nórdicos nacionales, es decir, una extrensión de más de la mitad de todo el terriorio mexicano.  

Regresando a nuestra efeméride, al ver los refuerzos militares que pasaban por Los Aldamas, hubo grupos de valientes vecinos de los municipios de Aldamas y de China, que se organizaron para defender a la patria. 

Esta gente es de valor, pues originalmente el territorio de Los Aldamas era habitado por tribus salvajes, y fue otorgado por el gobernador Cipriano García de Pruneda a Bernardino de Meneses, conde de Peñalva pero, luego de su muerte en 1731, las tierras fueron abandonadas y fue hasta 1760 cuando regresaron varios vecinos a fundar la Misión franciscana de Guadalupe en el Puerto de Los Hoyos.

En 1825 el Congreso del estado creó la Villa de Santa María de Aldama para, en 1828 instalar las primeras autoridades municipales y que Don Cirilo Carrillo fuera alcalde primero y en 1829 modificarse el nombre del municipio, quedando como Villa de Santa María de los Aldamas.