13/Apr/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Febrero 29 de 1732: se acuña en México, por vez primera, una moneda redonda con las armas reales y acordadas en el canto con la flor de lis. El cuerpo de la moneda no era totalmente redondo, pero los grabados de las armas estaban delimitadas con la flor de lis, que sí llevaba la figura circular perfecta. Desafortunadamente este lanzamiento no tuvo el impacto público esperado porque cuatro días antes, el 25 de febrero de ese año había ocurrido un fuerte sismo en el puerto de Acapulco, con una fuerza de 7.6 en la escala de Richter que fue previo a un gran Tsunami, que está registrado como uno de los más fuertes de la historia. Y además la noticia de la moneda hubo de competir con el anuncio de que en la Ciudad de Tlaxcala se había establecido ese mismo día una Plaza de Toros que llevó el mismo nombre (Plaza de toros de Tlaxcala), con motivo de la conmemoración del triunfo de los españoles contra los moros en la reconquista de Orán y Mazalquivir, en Argelia, África Septentrional. De todas maneras, la forma circular de la moneda llegó para quedarse, pues de ahí en adelante esa fue la figura geométrica más aceptada en los siglos subsecuentes.