18/Apr/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Enero 24 de 1854: se publica un decreto del presidente Antonio López de Santa Anna, en el que se oficializa el establecimiento de la Academia de la Lengua Nacional. Desde 1835, ya venía funcionando esta institución, pero no tenía respaldo oficial, por lo que Santa Anna lo hizo conforme a su estilo de jugar con la opinión pública inaugurando obras y programas que no le correspondían. Esta Academia de la Lengua Mexicana era la expresión representativa de los hombres de letras de aquellos tiempos para que el lenguaje de los mexicanos superara los estándares nacionales de entendimiento entre todos los estratos de la población. Por ejemplo, gracias a la Academia de la Lengua Mexicana, el nombre de México se escribe con X, dejando atrás al Méjico anterior, que estaba muy identificado con la Madre Patria. Para la fecha de publicación del decreto de marras, Santa Anna era, además de Presidente: General de división, Caballero gran cruz de la Real y distinguida Orden Española de Carlos III; Gran maestre de la nacional y distinguida Orden de Guadalupe, y su alteza serenísima. 

Como se deduce fácilmente, el año de 1854 fue cuando la dictadura de Santa Anna llegaba a su clímax, por lo que, establecer una Academia de la Lengua Nacional, era sólo un tema para que pudiera decirse que la dictadura trajo también cosas buenas.