13/Jun/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Mayo 16 de 1881: se inaugura en sencilla ceremonia, con la presencia del gobernador Viviano Villarreal, y un representante del presidente Manuel González Flores, la línea telegráfica que comunica a Monterrey con Nuevo Laredo. Este moderno sistema que se había iniciado con el gobernador Genaro Garza García en 1879, comunicaba además de la capital neolonesa, las cabeceras municipales de Apodaca, Marín, Zuazua, Ciénega de Flores, Salinas, Villaldama, y Lampazos. 

 

  El primer telégrafo eléctrico comercial fue presentado en Londres en el año de 1837, pero no fue sino hasta el año de 1842 cuando la Oficina de Patentes de Estados Unidos les registró formalmente su invento. En 1856 el británico Edward Hughes patentó el primer sistema de impresión de los mensajes telegráficos, pero Samuel Morse interpuso una demanda basada en la antigüedad de su sistema lo que obligó a Hughes llevárselo a su tierra, a Londres, sólo que no pegó y se lo llevó a Francia en donde se lo compró Napoleón III, quien, para pagarle menos, le concedió la Medalla de Chevalier (Caballero). Luego vinieron otros inventos que lo mejoraron, por lo que realmente no llegó demasiado tarde a nuestra tierra, y gracias al servicio telegráfico, la industria regiomontana pudo despegar en esa misma década de 1890.