25/Jun/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Mayo 26 de 1943: se aprueba el diseño del escudo del estado de Nuevo León. El gobernador Bonifacio Salinas Leal había solicitado a una comisión de distinguidos miembros de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, expertos en heráldica, que diseñaran un escudo representativo de Nuevo León. Santiago Roel, Carlos Pérez Maldonado, José P. Saldaña y Héctor González, integraron dicha comisión, realizando un estupendo trabajo. Salinas Leal era un militar que sabía la importancia de los símbolos plásticos pues durante las batallas se invocan los valores patrios o grupales con música y banderas, que son signos de identidad necesarios. 

El gobernador ordenó que se imprimiera y repartiera en oficinas públicas y escuelas el nuevo símbolo oficial, comenzando de inmediato a formar parte de la identidad y el patriotismo local de nuestro estado.

Como antecedente, podría comentar que durante la longeva vida del Imperio Español que se expandió de 1402, fecha de la conquista de las Islas Canarias, hasta 1976 en que desalojó el Sahara Español, conquistó imperios, reinos, tribus belicosas y pacíficas; realizó alianzas con pueblos; exploró y colonizó tierras desconocidas; hasta ocupar políticamente 31 millones de kilómetros cuadrados de los 120 millones de tierras emergidas (excluyendo los polos) en el mundo. A semejante superficie territorial la hispanizó, y administró dividiéndolo en unidades políticas como virreinos, provincias, colonias, corregimientos, y protectorados. Esos territorios y núcleos poblacionales recibían nombres hispanos y a algunos se les dignificaba con escudo de armas por su importancia económica o militar o por méritos en favor del imperio y de la casa reinante. Algunos reinos como Galicia conservaron su escudo después de haberse unificado a España en 1528 por determinados motivos, y a otros se les dio por su importancia como a la Ciudad de México en 1523, pero también hubo a quienes se les concedió por sus servicios en la conquista, como el caso de Tlaxcala, a quien se le otorgó escudo en 1535. A la ciudad de Monterrey se le otorgó escudo en 1667 la Reina Mariana de Austria, viuda de Felipe IV, regente de su hijo el Rey Carlos II. Desde luego que hay casos de entidades que nunca fueron dotadas de escudo, como Nuevo México, que lo tuvo ya bajo el dominio estadounidense en 1913, o las Islas Canarias que lo tuvieron hasta 1982. Nuevo León usó durante siglos el sello de Monterrey con la simple leyenda "Estado de Nuevo León" acompañada del águila nacional o sin ella. Hoy hace 81 años que se entregó al gobernador Salinas Leal el escudo que contempla aspectos históricos, heráldicos, y filosóficos que pudieran convertir imágenes en expresiones de los valores nuevoloneses como tenacidad, laboriosidad, progreso, y nobleza. La pintura del escudo para el vestíbulo del Palacio de Gobierno fue realizada por Ignacio Martínez Rendón, pintor y escenógrafo de talla internacional quien era hijo del ingeniero Miguel F. Martínez, prócer de la educación. Felicidades a Nuevo León que conserva su escudo original, aunque cada administración invente su logotipo.