23/Apr/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Enero 20 de 1994: aprueba la Cámara de Diputados la Ley de Amnistía de los involucrados en los hechos violentos del día primero de enero en el estado de Chiapas. El día doce de ese mes el presidente Salinas de Gortari había anunciado el alto al fuego en los lugares en donde combatían el EZLN y el Ejército nacional, sin deshacer el cerco que las fuerzas armadas tenían alrededor de la zona de conflicto. El mismo día 20 de enero, Manuel Camacho Solís, comisionado para la paz en Chiapas, dirigió un mensaje por la radio chiapaneca, en varias lenguas como tzotsil, chol y otras, llamando a la paz, apoyado en la recién aprobada Ley de Amnistía. Y al día siguiente el sub comandante Marcos, vocero del EZLN aceptó dialogar con Camacho. Este Manuel Camacho fue una figura política muy interesante, pues en aquel tiempo andaba en los cuernos de la luna -a pesar de su molestia por no haber sido el candidato presidencial del PRI-, pues protagonizaba en forma casi monopólica las respuestas a los planteamientos que los zapatistas hacían por medio de filosóficos comunicados del Sub Comandante Marcos. La historia de Manuel Camacho merece un texto aparte. Hoy recordamos el último de los actos píos del Poder Legislativo: la amnistía a un grupo alzado.