15/Apr/2024
Local

Crea Ciencias Biológicas UANL hongo para producir plantas saludables en zona árida

Con ayuda de la biotecnología, científicos de la Facultad de Ciencias Biológicas obtuvieron un cepario de un hongo llamado trichoderma que se asocia a las raíces de las plantas y las ayuda a absorber los nutrientes cuando reciben muy poca o nula agua

 

Una propuesta biotecnológica para dejar de contaminar el suelo disminuyendo el uso de fertilizantes químicos y, a su vez, ayudar a las plantas y cultivos de manera natural por medio de un hongo denominado trichoderma, es la contribución de la investigación desarrollada por la científica de la UANL Elva Teresa Aréchiga Carvajal.

 

 

El estudio surgió debido a la problemática que se ha vivido en Nuevo León en los últimos años por la falta de lluvia y al mismo tiempo cuestionarse cómo le hacen las plantas de ciertas regiones extremadamente secas para sobrevivir con muy poca agua.

 Por ello, un equipo de científicos de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL se dio a la tarea de visitar una zona completamente desértica de Mina, Nuevo León, y tomar muestras del suelo en donde habitaban ciertas plantas que pasaban por esta situación de escasez de agua.

 

 

  “Hoy en día, la Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, entre otros organismos, participan en definir las prioridades para los seres humanos y están viendo que en los próximos años se vendrá una carencia de alimentos, sobre todo porque los suelos están empobrecidos por la falta de agua", dijo Elva Teresa Aréchiga Carvajal, científica de la UANL.

“Por lo que los beneficios de nuestra investigación son que tenemos la forma de dejar de contaminar el planeta y hacer cultivos saludables. Podemos disminuir el calentamiento global utilizando productos naturales. Y en Nuevo León hay una riqueza microbiológica increíble que no se ha explorado y que puede servir para desarrollar diversos productos biotecnológicos”, destaca la científica de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL.

 

Beneficio directo a los agricultores

 

 Después de analizar en el laboratorio las muestras de suelo extraídas en el municipio de Mina, Elva Teresa Aréchiga Carvajal obtuvo un cepario de un hongo a nivel biotecnológico que se llama trichoderma, que se asocia a las raíces de las plantas y las ayuda a absorber los nutrientes cuando reciben muy poca o nula agua.

 

 

 “Cuando estudiamos los trichodermas, corroboramos que fueran resistentes a la sequía y al pH alcalino y, una vez que lo comprobamos, pusimos semillas de sorgo a crecer en suelo árido y con bajas cantidades de agua. Por otro lado, pusimos otro grupo de semillas de sorgo sin el hongo en el mismo suelo y lo que encontramos fue que las plantas de sorgo con trichoderma lograron crecer y ser 20 por ciento más productivas que si no lo tuvieran”, resalta.

 

 

La implementación de este microorganismo es un beneficio directo para los agricultores, ya que les permitirá usar menos pesticidas, dejar de empobrecer el suelo y producir cultivos más sanos debido a que la absorción de los nutrientes se da de manera más natural.

  “Sin duda, las plantas y cultivos van a tener que seguir usando agua, no obstante, el uso del trichoderma las hace más tolerantes a la sequía. El propósito es que la gente que vive en Nuevo León y tiene sus producciones de cultivo aprovechen esta propuesta biotecnológica”, argumenta la integrante del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt).