18/Jul/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Marzo 31 de 1945: muere de 89 años de edad en Monterrey el industrial neoleonés Francisco de Paula Guadalupe Sada Muguerza. Nació en el Monterrey de 1856, el mero Día de Guadalupe -12 de diciembre- por lo que Francisco G. Sada daba en su nombre fuerza a la letra G, misma que heredó a sus descendientes. Sus padres fueron Francisco Sada Gómez y María del Carmen Muguerza, hermana del ingeniero José A. Muguerza. Su genealogía es interesante, pues antes y después de él, hubo importantes industriales que forjaron el mítico Grupo Monterrey. Tuvo 12 hermanos, y aprendió sus primeras letras en esta Ciudad y en Matamoros, Tamaulipas. Desde niño trabajó en diversas empresas tanto en la mencionada ciudad fronteriza, como en Chihuahua, desde donde participó en el desarrollo de la comarca lagunera de Coahuila y Durango. A los 35 años de edad ya tenía acciones de la recién fundada Cervecería Cuauhtémoc, empresa de la que fue co-fundador, y de todas formas representaba al unísono a la Casa Calderón de Monterrey. Al morir Don Francisco Sada Gómez -su padre- fue nombrado en 1894 gerente general de la mayor empresa cervecera de Monterrey y del norte de México, aportando su gran capacidad y experiencia adquiridas en su trayectoria laboral en toda la región del noreste mexicano. También fue co-fundador de las industrias Vidriera Monterrey y Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, las que, sumadas a la Cervecería Cuauhtémoc y a Cementos Mexicanos, construyeron la marca Monterrey, como garantía de calidad y buen precio en sus productos. Don Francisco casó en 1882 con la saltillense Mercedes García Fuentes, procreando 17 hijos, en tiempos que las familias debían ser numerosas para producir riqueza y prosperidad. En orden cronológico sus hijos fueron: Luis Trinidad G. Sada, quien casó con Ana María Gorostieta Velarde, hermana del general Enrique Gorostieta, quien destacara en la revolución y luego en la campaña Cristera. Roberto G. Sada García, quien casó con Mercedes Treviño y procrearon a Lydia, Roberto y Adrián Sada Treviño. José Rodrigo Encarnación G. Sada. Guillermo Sada García. Javier G. Sada García. Lorenzo G. Sada García, quien casó con María Muguerza Lafón, hija de don José A. Muguerza, quienes a su vez procrean a Patricio, María, Gloria y Magdalena Sofía Sada Muguerza. Francisco Leónides Sada García. Francisco G. Sada García, quien casó con Irma Beatriz Lambretón Rodríguez, quienes a su vez procrean siete hijos: Gabriel, Irma Daniel, Socorro, Ana María, Isidro y María Luisa Sada Lambretón.  Mercedes Sada García, quien casó con Fidel Martínez Castilla. Fernando G. Sada García, quien casado con Esther Malacara Flores, procrearon tres hijos: Esther, Martha y Fernando (El Chato) Sada Malacara. Margarita G. Sada García, quien casó con Roberto Garza Sada (hermano de Eugenio Garza Sada, su primo hermano), y procrearon cinco hijos: Roberto, Margarita, Dionisio, Bernardo y Armando Garza Sada. María G. Sada García. Diego G. Sada García, quien casó con Ángeles Zambrano, y procrearon a Diego y Sylvia Garza Zambrano. Andrés G. Sada García, quien casó con Beatriz Zambrano, procreando seis hijos: Andrés Marcelo, Gertrudis, Rogelio, Gerardo, Beatriz y Lucía Sada Zambrano. María Teresa G. Sada García. Salvador G. Sada García. Y el último de sus hijos, Camilo G. Sada, casó en tres ocasiones: con Laura Cantú Sada con quien procreó dos hijas, que se llaman Carolina y Diana Sada Cantú; en segundas nupcias con Carlota Gómez, con quien procrea cuatro hijos, llamados Camilo, Rodrigo, Thelma y Guillermo Sada Gómez. Y en terceras nupcias casó con Bertha Rodríguez con quien no tuvo descendencia. Es imposible imaginar el origen y el impresionante desarrollo industrial de nuestra ciudad sin mencionar el apellido Sada en sus diversas combinaciones con otros apelativos, pues la vocación empresarial lo llevan en su ADN. Hoy recordamos a quien fuera piedra angular de esa conspicua familia de destacados empresarios.