22/Jul/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Junio 13 de 1864: Nace en Monterrey, Antonio Juárez Maza, sexto y último hijo del matrimonio de Benito Juárez García y Margarita Maza de Juárez. Ya hemos abordado el tema de la primera visita de Juárez a Monterrey, quien vino acompañado de Lerdo, Iglesias, Negrete y Guillermo Prieto, a reclamar los recursos federales de las aduanas de Piedras Negras y de Matamoros que el gobernador Vidaurri daba cuenta de ellos sin enterar los impuestos a la federación, invocando que los requería para acabar con la amenaza de los indios bárbaros y los filibusteros texanos que asaltaban la región, así como para culminar el proceso de industrialización contemplado en la constitución del Estado de Nuevo León y Coahuila. El ambiente en Monterrey era tenso pues había en ese momento 5 mil soldados de Vidaurri por 3 mil 500 que resguardaban al Presidente de la República. El 14 de febrero de 1864 se entrevistaron Juárez y Vidaurri por sólo 10 minutos y no se pusieron de acuerdo, entrambos había dos visiones diferentes de México, así que sólo recordaremos que Juárez decidió regresar a Saltillo y cuando salía de la casa de la colonia El Mirador, Indalecio Vidaurri, hijo del gobernador Santiago Vidaurri, hace un escándalo cerca del coche en que iba el Patricio Republicano. Vidaurri de inmediato reprimió a su hijo diciéndole: A los valientes no se les dispara por la espalda. 

La comitiva de Juárez salió rápidamente rumbo a Saltillo y en Santa Catarina el coronel Cuccione lo esperaba para escoltarla y al llegar a Saltillo, Juárez se sintió mal y al amanecer del 15 de febrero de 1864 consultó a un médico quien le recomiendó guardar reposo unos días. Vidaurri se quedó preocupado por lo hecho, así que envió a dos propios a entrevistarse con el Presidente Juárez, ofreciendo dejar la gubernatura a cambio de que se le respetara a él y a su gente, sólo que al entrar a Saltillo el general Miguel Negrete no los dejó entrevistarse con Juárez, deteniéndolos tres días para luego soltarlos con el mensaje implícito de una negativa presidencial a sus peticiones. Juárez ya recuperado, con las facultades legales que le había otorgado el Congreso por motivos de las condiciones de guerra existentes con un ejército extranjero en el territorio nacional, declaró a Nuevo León en estado de sitio, a Vidaurri fuera de la ley y separó a Coahuila de Nuevo León, desapareciendo así el Estado de Nuevo León y Coahuila. Vidaurri renunció el 29 de marzo y huyó a Texas apoyado por Julián Quiroga. Juárez regresó a Monterrey el 3 de abril de ese mismo año de 1864, y permaneció hasta el día 15 de agosto, convirtiéndose automáticamente Monterrey en la capital de México durante ese lapso. El día 28 de junio, acudió don Benito Juárez ante el oficial primero del registro civil, Antonio Tamez, y declaró que el niño que llevaba ante él, nació el 13 de junio a las nueve y cuarto de la mañana y que es su voluntad que se llame Antonio, siendo hijo de él y de su esposa Margarita Maza de Juárez. Los testigos fueron Francisco Díaz y José María Arteaga. En el breve tiempo que vivió Benito Juárez y su familia en Monterrey, se ganaron el respeto y admiración de la sociedad regiomontana que constató su don de gentes y sencillez de trato, olvidando a Santiago Vidaurri, quien había sido el gobernante más relevante de todos los que habían pasado por ese puesto, y cuya obra política es tan importante, que termina siendo una leyenda regional. El dato es para la historia: un hijo del Benemérito de las Américas nació en esta bendita tierra.