05/Mar/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

 

Octubre 30 de 1974: muere en Ciudad de México a los 75 años de edad, a causa de una neumonía el ex gobernador Ignacio de Jesús Morones Prieto. En el año 1899 nació en Linares, en donde cursó su educación primaria para continuar sus estudios al Colegio Civil de Monterrey.

Luego estudió en la Escuela de Medicina de San Luis Potosí, titulándose de médico general en 1923, y después hizo un posgrado en París. A su regreso, ejerció su carrera en San Luis Potosí, distinguiéndose por su apoyo a las diversas campañas de salud. Fue director de su Alma Mater, la Escuela de Medicina y en 1940 llegó a la rectoría de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Desde esa posición se vinculó al gobernador Gonzalo N. Santos y, por ese conducto lo conoció el presidente Miguel Alemán Valdés, quien nombró a Morones Prieto subsecretario de Salubridad y Asistencia, destacándose al grado que, cuando hubo problemas en la sucesión del gobernador neoleonés Arturo B. de la Garza, fue postulado como solución al conflicto político candidato del PRI a la gubernatura para el periodo 1949-1955, alzándose con la victoria y tomando posesión el 4 de octubre de 1949. En su gobierno, Morones Prieto tuvo algunos cuestionamientos por su falta de arraigo, pero trabajó sin descanso reorganizando el aparato gubernamental y en mayo de 1950 inició la obra pública más trascendental de la época moderna: la canalización del Río Santa Catarina, rescatando más de 850 mil M2 de terreno que permitieron la construcción del par vial Constitución – Independencia (hoy avenida Morones Prieto), beneficiando a la Universidad de Nuevo León, y todavía sobraron terrenos para vender a particulares. 

De esa magna obra se derivó un nuevo ordenamiento urbano, construyendo puentes sobre el Río Santa Catarina, que potenció la vialidad obligando la apertura de grandes avenidas de norte a sur de la ciudad. Además amplió la Plaza Zaragoza dándole una superficie de casi dos veces su tamaño, y todo sin descuidar otros frentes de construcción de caminos, obras hidráulicas, y en 1950 se logró la constitución del Patronato Universitario, institución que permitió captar recursos para la construcción de la Ciudad Universitaria que consolidaría el gobernador Raúl Rangel Frías. Desde luego que durante su gobierno Morones emprendió campañas de salud, que eran su especialidad para erradicar el paludismo y otras enfermedades propias de esa época. Sin embargo, era tan destacada su labor que, cuando el presidente Adolfo Ruiz Cortines tomó posesión, nombró a Morones Secretario de Salubridad y Asistencia, por lo que tuvo que renunciar a la gubernatura, quedando de interino por votación unánime del Congreso del Estado, el secretario general de gobierno José S. Vivanco. Morones Prieto brilló tanto en su desempeño como secretario de salubridad, que se le mencionaba para ser el sucesor de Ruiz Cortines, lo que se consideraba un pecado mayor conforme a las reglas no escritas de su época, pues había una escalera que ascender previamente para acceder a ese sitial. Fue embajador en Francia, y luego con el presidente Gustavo Díaz Ordaz, director general del IMSS. A su muerte sus restos fueron sepultados en el Estado de México.