13/Apr/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Febrero 27 de 1832: es elevado a la categoría de Villa la población de San Miguel de Aguayo de la Nueva Tlaxcala, hoy municipio de Bustamante. Fue fundado el 16 de septiembre de 1686 por un grupo de 30 familias de indios tlaxcaltecas encabezados por Melchor de Cázares, Francisco de la Corina, Blas Gregorio y Lucas Marcos, quienes lo establecieron en la vega de lo que llamaban Río Tlaxcala que nacía en el Ojo de agua ‘San Lorenzo’. Originalmente, entre las actividades económicas destacaba la producción de aguacate y nuez, aunque de acuerdo a la costumbre tlaxcalteca se producía también mezcal y se criaban toros de lidia. Pasado el tiempo, iniciando el siglo XX, en 1906, los exploradores Juan Gómez Cázares y Ramón Rodríguez, encontraron un acceso a la Grutas del Palmito -hoy Grutas de Bustamante-, que se sitúan en el llamado Rincón del Palmito, y en 1909 la Junta Arqueófila de Nuevo León las visitó para que, un mes después -el 12 de septiembre de 1909-, el gobernador Bernardo Reyes rindiera un informe a la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes para efecto de que las incluyera en el listado oficial respectivo. 

  Se modificó el nombre de la Villa en honor al ex presidente de México, Anastasio Bustamante, y el actual municipio linda al norte con Lampazos de Naranjo, y con Coahuila; al sur con los municipios de Mina y Villaldama; y al poniente con Mina.

 

  Su activo cronista, Carlos Gómez, fue pieza clave para que en el año de 2017, Bustamante, Nuevo León, fuera declarado ‘Pueblo Mágico’, lo que ha redundado en un gran crecimiento turístico.