13/Jun/2024
Editoriales

Perú más allá del “lawfare”: inestabilidad permanente receta colonialista para el saqueo

“Qué le pasa al Perú que a cada Presidente lo meten preso”;  comentó el Papa Francisco en su visita a ese país en el 2018, debido al hecho de que varios de los presidentes de ese país se encontraban en la cárcel o prófugos en ese momento.  De ellos, Alan García (quien se suicidó poco tiempo después en abril del 2019 refugiado en la embajada de Uruguay”);  Alejandro Toledo (2001-2006); Ollanta Homala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski ( quien gobernó sólo de 2016 a 2018) fueron acusados de recibir sobornos de la Compañía Petrolera Odebrecht en medio de escándalos que embarraron a funcionarios de diferentes gobiernos en varios países incluido México. En todos esos países y bajo la guía del FBI norteamericano, el poder judicial pudo encarcelar a presidentes, senadores, diputados, funcionarios federales, etc. a conveniencia, en el caso de Brasil, de la extrema derecha. 

  Sin embargo, en Perú, el escándalo Odebrecht sólo fue el inicio de un proceso que condujo a que en menos de 5 años hubieran 6 presidentes siendo Pedro Castillo; “el sexto jefe del Estado peruano desde 2018 (Pedro Pablo Kuczynski, Martín Vizcarra, Manuel Merino, Francisco Sagasti, Pedro Castillo y Dina Boluarte)” (BBC);   que asumió este 7 de diciembre, después de que el Congreso destituyó a Pedro Castillo.  Para los analistas de la agencia Reuters y otros, Dina Boluarte cargará con la misma “maldición” (ver anexo), de gobernar “un país en crisis” que tiene una “Constitución que le permite al Congreso deponer fácilmente a los presidentes”.  Además, el Congreso mismo está muy dividido y está dominado, entre las diferentes facciones, por “una mentalidad transaccional”, es decir, negociaciones o negocios políticos.  Desde que Pedro Castillo asumió el poder el 28 de julio del año pasado, el Congreso fue, en efecto, el principal obstáculo para su gobierno y sus intenciones de cambiar la Constitución por una que “le dé más poder al estado en la economía”. Casi de inmediatamente después de que asumió el poder fue acusado de “corrupción” mediante  “un escándalo diario”,  vinculando incluso a su familia. Para los analistas de , por ejemplo, la oficina de Latino América del Consejo Atlántico de Washington, Dina Boluarte, la nueva mandataria, podría correr con la misma suerte.

 Mientras todo esto ocurre, e incluso durante periodo que Pedro Castillo gobernó, el saqueo del Perú por las empresas trasnacionales se multiplicó mediante el típico método del “aumento de las exportaciones”. Según cifras del Banco Mundial y de los organismos de gobierno,  las “exportaciones” le han permitido a Perú mantener los niveles más altos de “crecimiento” (rima con “desangramiento”)  en América Latina, en medio de la constante inestabilidad política y los escándalos.  En el 2021 cuando el mundo entero luchaba contra la pandemia del Covid; Perú “creció” un 13.3% y ya en el 2022, en el primer trimestre, daba un 3.5%  de ese “crecimiento”. El desangramiento por la vía de las exportaciones aumentó de la siguiente forma en 2021:  Metalúrgicas crecieron un 75%. Las siderúrgicas un 74%. La Minería un 33.5% . Las de la pesca un 34%, poniéndose a niveles superiores incluso al 2019 el año antes de la pandemia.  El total de las exportaciones en ese año sumaron 56, 250 mdd, un 35.4% más que en 2020 y un 21% más que antes de la pandemia. Pero como decía Pedro Castillo durante su campaña presidencial; “Perú es un país rico y su pueblo es pobre”. Los salarios reales cayeron 12% durante ese tiempo y la genta arrojada a la calle por falta de empleo, llamada “informalidad”, aumentó 12% Comparadas con el 2019.

  Resulta  evidente que mientras el país se convulsiona políticamente y los presidentes son no sólo derrocados sino enjuiciados, luego encarcelados y en algunos casos conducidos al suicidio, Perú seguirá siendo un país incapaz de llevar a cabo una lucha de descolonización en busca de la soberanía y el desarrollo.  La desestabilización permanente parece ser la nueva “receta del FMI” y el nuevo componente del llamado neo liberalismo, que es, mejor dicho, el viejo colonialismo español o británico. u holandés o norteamericano post 1971.

https://es-us.noticias.yahoo.com/per%C3%BA-castillo-entra...

 

https://es-us.noticias.yahoo.com/an%C3%A1lisis-maldici%C3...

 

  https://es-us.noticias.yahoo.com/crisis-per%C3%BA...

 

https://www.gob.pe/.../581099-exportaciones-peruanas...

 

https://www.bancomundial.org/es/country/peru/overview....