13/Jun/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Mayo 13 de 1855: Proclama el lampacense Santiago Vidaurri su “Plan Restaurador de la Libertad”, luego de ser convencido por el liberal Nicolás Regules, quien representaba a Juan Álvarez que tutelaba el Plan de Ayutla, en contra del dictador Antonio López de Santa Anna. Ya con el Plan Restaurador de la Libertad publicado, Vidaurri tomó Monterrey, se nombró gobernador del estado y de inmediato anexó de facto al vecino estado de Coahuila. Desde luego que esta anexión de Coahuila a Nuevo León no le agradó al presidente Comonfort quien por interpósita persona “negoció” con Vidaurri, el tratado de La “Cuesta de los Muertos” mediante el cual se pactó que Vidaurri presentaría su renuncia a la gubernatura a cambio de un plebiscito sobre la posible unión de las dos entidades (Nuevo León y Coahuila). Así sucedió: Vidaurri apostó y ganó doble: en primer lugar, ganó el plebiscito y la Constitución Federal de 1857 se promulgó ya con el nombre del Estado de Nuevo León y Coahuila. Y tiempo después fue electo gobernador, que fue su segundo triunfo. El Plan Restaurador de la Libertad de Vidaurri era en el fondo, un llamado a Tamaulipas y a Coahuila para que, junto a Nuevo León, configuraran la República de la Sierra Madre, un proyecto que nunca pudo cristalizar Vidaurri, pues Tamaulipas jamás aceptó sumarse al caudillo nuevoleonés.  A los habitantes de nuestra tierra siempre les ha gustado que sus gobernantes sean capaces, fuertes y con tamaños políticos; a eso se debe que Santiago Vidaurri haya sido un gran gobernante, con grandes apoyos populares, pues era el arquetipo de esta descripción. La historia de Vidaurri entra en la dimensión de las leyendas, pues su nombre sigue causando controversias.