26/May/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Marzo 18 de 1938: expropia el presidente Lázaro Cárdenas las empresas extranjeras que explotaban los pozos petroleros existentes en el territorio nacional. Se desahogaba un litigio laboral importante, pues los trabajadores demandaban ante las autoridades mejores prestaciones salariales, y las empresas se defendían arguyendo ciertas condiciones adversas en el mercado internacional del petróleo. Las empresas demandadas eran casi todas de Inglaterra y de Estados Unidos, que utilizaban la fuerza de sus embajadas para presionar al gobierno mexicano a que fallara en su favor, so pena de ejercer boicot contra México. El gobierno de Lázaro Cárdenas actuó conforme a nuestras leyes sin proteger a las compañías petroleras trasnacionales inclusive ni siquiera favoreciendo a las escasas empresas nacionales que habían conseguido concesiones de explotación con los presidentes Manuel González y Porfirio Díaz. El conflicto terminó siendo una lucha de poder entre empresas petroleras y el orden legal establecido en México. La extranjeras sabían que si perdían el litigio en México el ejemplo cundiría en otras naciones con intereses similares. El fallo fue favorable a los trabajadores y las compañías petroleras no lo acataron, pensando que el presidente Cárdenas intervendría en su favor, pero el mandatario mexicano se fue por el lado de la expropiación. A la hora del análisis político - militar, Cárdenas ponderaba los posibles escenarios teniendo como telón de fondo la II Guerra Mundial. Lo sorprendente es que Estados Unidos haya aceptado la expropiación, tan sólo exigiendo la indemnización de los bienes incautados, aunque Inglaterra no aceptó, respondiendo con un boicot contra México. La población se unió apoyando al presidente Cárdenas donando sus ahorros -así fueran familias pobres- para se pudiera pagar ese grave compromiso, pues de otra forma se daría pie a que el vecino del norte enviara tropas a cobrar esa deuda, y la experiencia en ese sentido había sido fatal. La importancia económica del petróleo es demasiado grande para nuestro país, que se ha apoyado en las divisas que genera su venta para poder desarrollarse. Los precios internacionales del petróleo son fijados en forma arbitraria y nuestra economía nacional ha sufrido los altibajos generados por su dependencia de los ingresos por hidrocarburos. Sin embargo, desde que inició el conflicto Rusia – Ucrania, el precio del barril de petróleo ha subido muy por encima de lo anormal. Esto -desafortunadamente- nos permitirá disfrutar de la desgracia de personas inocentes que en Ucrania están muriendo, pero así es la circunstancia que nos toca vivir.