01/Mar/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Diciembre 7 de 1942: Nace en Monterrey Radamés Eliud Treviño Llanas, quien sería un gran deportista especializado en el ciclismo. Era apenas un niño que no alcanzaba bien los pedales de una bicicleta cuando ya sabía cómo conducirla. Viviendo cerca de la Escuela Industrial y Preparatoria Técnica “Álvaro Obregón”, se matriculó para estudiar una carrera técnica, pero habló con su padre, Humberto Treviño Sauceda, y lo convenció que lo dejara abandonar la escuela para dedicarse al deporte. Así en 1962 empezó a correr en el equipo del Club Impala de Rafael Jiménez, y cinco años después ya andaba compitiendo con la camiseta del Club Huracán en el ciclismo carretero. Sus destacadas actuaciones hicieron que en 1966 lo llamaran para ser parte de la Selección Nacional que competiría en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en San Juan de Puerto Rico.

 

  En el Circuito Zapopan de abril de 1966 llegó en el segundo lugar, y cinco días después en el Gran Premio del Círculo de Cronistas del Ciclismo en el Distrito Federal, rompió el récord nacional en 4 mil metros de persecución individual con un espectacular tiempo de 4’58’’. Se alzó con la victoria en el XI Campeonato Americano en Argentina, dejando atrás a la leyenda colombiana Martín Rodríguez “Cochise”. En junio de 1967 Radamés rompió el récord olímpico de 4 mil metros de persecución y en los V Juegos Panamericanos de Winnipeg en 1967, ganó la medalla de bronce, venciendo al norteamericano David Brink, y perdiendo ante el argentino Juan Merlos. Ya estaba consagrado como uno de los grandes ciclistas del mundo cuando el 2 de septiembre de 1968, Radamés se lesionó entrenando en el velódromo de la CDOM, retirándose por breve tiempo para regresar a competir en los XI Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1970 ganando un oro y dos platas. En 1966 iniciaron los homenajes en nuestra Ciudad que se sentía orgullosa de su hijo deportista hasta que en 1968 ingresó al Salón de la Fama del Deporte de Nuevo León. Sin embargo, el 12 de abril de 1970, compitiendo en la carrera Texcoco-Calpulalpan-Indios Verdes, Radamés Treviño derrapó estrellándose en las afueras de Calpulalpan, muriendo cuando apenas tenía 27 años de edad. El velódromo de Monterrey, lleva su nombre y cada año van ciclistas regiomontanos a visitar su tumba.