27/May/2024
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Abril 24 de 1914: es nombrado gobernador y comandante militar de Nuevo León, el lampacense Antonio I. Villarreal, por órdenes de Venustiano Carranza, Primer Jefe de la Revolución anti – huertista. Este nombramiento sucede un día después de que el ejército revolucionario tomara la Ciudad de Monterrey, culminando así las diversas participaciones políticas y militares de Antonio I. Villarreal, quien representaba la corriente magonista y su línea ideológica era radical de izquierda. 

 Así que, congruente con esto, durante su gobierno, Antonio I. Villarreal dictó leyes, reglamentos y edictos en beneficio de la clase trabajadora, y directamente contrarios al culto religioso.  

  Entre sus obras sobresalientes se encuentra la construcción de La Plaza de la República, espacio abierto en donde se encuentra el LAB Ciudadano, antes Palacio Federal; pero fue quien destruyó la Iglesia de San Francisco, un monumento colonial que estaba ubicado en las calles de Escobedo y Ocampo, acompañado del fusilamiento de imágenes religiosas. En octubre de 1914 pidió licencia para asistir a la Convención de Aguascalientes y en su lugar quedó Antonio de la Paz Guerra.