14/Jun/2024
Editoriales

Condenan a Europa al sacrificio…

Y a los Estados Unidos también, podríamos agregar. “La recesión es el precio que tenemos que pagar  (peaje, le dice también) para que la inflación vuelva a los niveles marcados por los bancos centrales”, dice el “número dos de JP Morgan”, Daniel Pinto,  en esta entrevista a la revista española Actualidad Económica . Así, como cuando los dioses condenaron a Agamenón a sacrificar a su hija Ifigenia para ganar la guerra de Troya; o cuando Dios le ordenó a Abraham sacrificar a su hijo Issac para ser un buen gobernante; o cuando los sacerdotes aztecas ordenaban sacrificios humanos en masa para “mejorar las cosechas y la caza”; este burócrata de los bancos (antes estuvo en Manofacturers Hanover y Chase Manhattan Bank, los cuales  terminaron quebrados por cierto); afirma que esa recesión también estará en los Estados Unidos, que podría ser en la forma de un “aterrizaje suave” o en una “recesión profunda”. 

  En cualquier caso dice, las tasas de interés seguirán altas el próximo año, y la inflación “quizá no se controle” y por lo tanto, seguirán aumentando los precios sin remedio, especialmente los de los energéticos (gasolina, electricidad, gas, etc.) y eso hará que los gobiernos tengan que seguir subsidiándoles  haciendo que sus deudas crezcan y crezcan, hasta que llegue un momento de “un ajuste fiscal doloroso” donde, seguramente, esos gobiernos aumentarán impuestos y tarifas, y seguramente también recortarán el gasto y despedirán gente etc. sumándose más desempleados a los que la “recesión” causara junto con el cierre de negocios y empresas. Todo esto seguramente con el aval del SUPERCORRUPTO  Parlamento Europeo (ver anexo) y la Troika (FMI-BCE-UE). 

  Para los “expertos”  de JP Morgan, la economía o la inflación o el propio comportamiento de las tasas de interés, etc. siguen siendo “misterios”, como designios de dioses caprichosos y crueles que castigan al género humano porque les da la gana.  Esa visión, por supuesto, es falsa, y es una forma de demencia fruto de la avaricia. El proceso monetario al igual que la actividad productiva son actividades del ser humano y este puede ponerlas bajo control. Reorganizar el sistema financiero en bancarrota, el mismo que regaló dinero a “tasas de casi cero”  durante las últimas décadas alimentando la burbuja especulativa más grande de la historia  --como lo admite este banquero--, no es nada del otro mundo ni asunto de los dioses. 

   Igualmente, crear un nuevo sistema financiero es asunto también de los humanos como ocurrió en 1945 cuando la creación del sistema de Bretton Woods. Algo equivalente se tiene que hacer ahora y no mandar a las naciones y pueblos al sacrificio y la destrucción como propone  este Daniel Pinto a nombre de  JP Morgan. 

https://www.infobae.com/.../eva-kaili-la-vicepresidenta.../