05/Mar/2024
Editoriales

Los Restaurantes y Cafeterías de Monterrey; décima parte y última parte

 

Durante el desarrollo de esta colección de textos apuntamos sólo una mínima cantidad de Restaurantes y Cafeterías de Monterrey. Así lo hicimos porque no se cuenta con datos oficiales ni del gobierno, ni de la CANIRAC, y finalmente no se trataba de un levantamiento exhaustivo de negocios que venden alimentos preparados, sólo una muestra. Sin embargo, pudimos apreciar la gigantesca dimensión de la industria de alimentos, y en consecuencia su gran importancia para la Ciudad. 

 

Para darnos idea, en el estado de Nuevo León existen más de 18 mil restaurantes, y más del 70% de ellos se ubica en el Área Metropolitana. Este número de negocios es sólo el que está en la formalidad, y de estos un 74% son fijos, un 10% semi fijos o ambulantes, y el resto oferta infinidad de servicios caseros de alimentación. Se especula que al menos  un 10% de ambulantes no está registrado y que podrían llegar a ser , adicionalmente, hasta 7 mil vendedores intermitentes de comida que ofrecen productos en canastas, pequeños carros o triciclos.    

 

En el estado, los negocios de alimentos ocupan formalmente a 42 mil personas y aproximadamente a otros 30 mil en la informalidad. A estas personas empleadas, se les debe sumar los propietarios y proveedores, además de los empleos indirectos, que significan la segunda fuente de ocupación en Nuevo León, sólo detrás de la industrias manufactureras.

 

En cuanto a los tipos de comida, el 71% de estos comercios venden alimentos de tradición mexicana, es decir los de las ‘Cuatro T’ que son: Tortas, Tacos, Tostadas y Tamales. Además hay que considerar que cerca del 52% de las grandes y medianas empresas tienen algún servicio de comedor industrial, lo que amplía el número de familias que directa o indirectamente trabajan como proveedores en la industria de los alimentos preparados.

 

Adicionalmente hay 1800 negocios dedicados a la preparación de banquetes más, desde luego, el infaltable segmento que permanece en la informalidad. 

 

El 71% de los expendios de alimentos en Nuevo León son Micro Empresas en las que trabajan menos de 10 personas, que por lo general están relacionadas familiarmente. Un 19% de negocios de alimentos son industrias pequeñas en donde trabajan de 11 a 50 personas, y un 10% son medianas o grandes empresas que emplean más de 50 personas.

 

La vocación comercial de los regiomontanos es única y envidiable, pues aquí a nadie le da pena establecer en la banqueta de su casa o en la esquina de su cuadra un micro restaurante que funcione los fines de semana. La gente no critica que su vecino afronte sus problemas económicos preparando tacos, o hamburguesas, mientras cuide los reglamentos de sana convivencia, sin molestias de generación excesiva de basura o de contaminación. 

 

Por eso miles de personas viven de la venta de alimentos preparados, desde tiempos muy tempranos de nuestra historia, como lo comentamos en el primer texto de esta colección. Hay demasiados ejemplos de familias de emprendedores que mantuvieron en tiempos difíciles a sus hijos en la escuela y algunos hasta en colegio particular sacrificando un poco su vanidad, pues la industria de la alimentación es una importantísima fuente de trabajo para las mujeres. En Nuevo León, el 58% de los negocios de alimentos -formales e informales- son propiedad o dirigidos por mujeres emprendedoras.

 

La industria de venta de alimentos preparados son el ramo más socorrido por las familias que se ven obligadas a vivir en la informalidad; representando aproximadamente el 38% de los giros informales.

 

La industria de los alimentos preparados es mucho más que sentarse en una mesa para que un mesero nos traiga nuestros alimentos. Tras de ella hay toda una tradición que combina el trabajo arduo, el arte de la gastronomía y el comercio. Lo más espectacular es que la industria restaurantera local vende al año 10 mil 234 millones de pesos, respetable cantidad que coadyuva a sostener la economía de nuestra pujante Ciudad.

 

Véase como se quiera ver, lo cierto es que nuestra Ciudad se convirtió en un paraíso gastronómico, donde convergen las cocinas de todo el mundo. En muchos casos se debe a que llegaron migrantes de otras latitudes y naciones, aunque en otros, algunos emprendedores locales exploraron nuevos platillos y sabores de otras culturas. 

 

En el Monterrey metropolitano conviven los sabores más tradicionales junto a los más exóticos y algunas veces en el mismo local o negocio. Entre algunos de los restaurantes más famosos que funcionan en este siglo XXI se encuentran:

 

El Gran Pastor

 

Restaurante propiedad de Don Eduardo Treviño, un exitoso introductor de ganado caprino que en los años ochenta incursionó en el negocio de restaurante, siendo el mayor de varios hermanos que heredaron la vocación de su padre, quien era propietario del tradicional Restaurante La Fé que se encontraba en la autopista Monterrey – Aeropuerto frente al Balneario Los Rodríguez.

A la muerte de Don Eduardo, su hijo del mismo nombre ha hecho crecer el negocio al grado de abrir una cadena de restaurantes en toda el área metropolitana, con sucursales en San Pedro Garza García, Ciudad Guadalupe, San Nicolás de los Garza, en el sur y en el poniente de Monterrey. Industrializó la venta de cabrito asado con tiendas en los principales aeropuertos del país, convirtiéndose en la marca más conocida de los restaurantes de cabrito, carne asada, mollejas, y queso flameado.

 

 

El Rey del Cabrito

 

Es un negocio iniciado Jesús Alberto Martínez, quien llegó a Monterrey en la década de los años 60 del siglo XX y luego de dedicarse a diversas actividades, en 1965 abrió su primer restaurante: Los Cabritos, frente al Cine Montoya.

 

Tuvo un gran éxito y le permitió en 1985 abrir  El Rey del Cabrito, preferido por los turistas que visitan Monterrey y buscan la comida típica. Desde luego que el Cabrito al pastor es su platillo principal; pero además sirve excelentes cortesde carne asada.

 

Este restaurante también es frecuentado para almorzar, en cuyo caso la especialidad es el  atropellado (carne seca con salsa) y machacado, además numerosos guisos como los de chicharrón en salsa, y carne deshebrada.

 

Actualmente funciona en Dr. Coss y Constitución, mientras su sucursal de la avenida Constitución al poniente se está transformando en un gran edificio .

 

El Gran Invernadero

 

Don Rogelio Arrambide Chapa empezó hace 64 años en el negocio de restaurantes de comida típica en Monterrey, instalándose en la avenida Madero y Bernardo Reyes. Al vender su parte del negocio, se movió para el Restaurante San Carlos, en sociedad con Don Librado Ayala, hasta que se separaron y Rogelio se instaló en un local de la Avenida Morones Prieto 2808 poniente en la colonia Del Carmen, con el restaurante El Gran Invernadero.

Allí se asoció con Gilberto Mario Garza -propietario del inmueble-, y su éxito es notable. Al morir recientemente don Rogelio, su hijo Marco Arrambide quedó al frente del negocio que se ha especializado más en la carne asada que en el cabrito.

Los cortes finos de carne de res son exquisitos, y se vende mucho el chicharrón de Ribeye con guacamole.

Además el servicio de restaurante en las mañanas, le ha dado una buena fama, siendo el preferido por la clase política para desayunar, pues además del típico machacado con huevo, preparan los nopales con huevo, migas y otros almuerzos de la región que combina con desayunos internacionales como hotcakes.

 

El Mirador

 

Se ubica en la avenida Constitución y la calle de Lisboa, a una cuadra de Venustiano Carranza. Su fama le permite ser el más caro de los restaurantes de su especialidad y siempre está lleno. Su especialidad es la carne asada y los ‘frijoles con veneno’, el cabrito en salsa, borrego a la griega y las agujas de Rybeye

Tiene un segundo piso para reuniones privadas y sus almuerzos son especiales, por sus ‘tortillas infladas’ que son de maíz, pero también sirven tortillas de harina de trigo. 

 

La Catarina

 

En la avenida Ignacio Morones Prieto 2525 de la colonia Loma Larga, en el local en donde estuvo por años El Restaurante Palenque de Archibaldo Rullán, es un restaurante con cocina del centro y sur del país,.

Es famosa su crema bicolor de frijoles y queso; sus ensaladas oaxaqueñas, tamales del centro de México y su decoración de colores muy vivos hace que los sopes, pescados y mariscos se conviertan en platillos atractivos.  

Algunos de ellos están inspirados en recetas prehispánicas, de pescados, carnes y aves destacando su guiso de lengua de res.

Tiene una variedad de más de 200 tequilas y otro tanto de mezcales.

 

El Lingote

 

Es un restaurante que se ubica en las instalaciones de la zona de Arqueología Industrial del Parque Fundidora. Su menú está algo disperso, pues lo mismo vende Cabrito, y tacos ahumados de este animalito endémico de Nuevo León, que aguachile de Camarón, Pizza rústica, tostadas de chicharrón de pulpo, costillas de cerdo adobadas, y hamburguesas de filete.

 

 

El Plaza Grill

 

Ubicado en Escobedo 462, frente a la Macroplaza tiene un amplio menú que incluye platillos de comida colombiana, pues su propietario, Don Braulio, tiene ese origen. De su menú destacan las parrilladas, las empanadas de queso ricota, y ricas sopas calientes especiales para el tiempo de frío. Funciona desde 1985, y por su ubicación y buena cocina y buen servicio, es frecuentado por funcionarios de gobierno y del Congreso del estado. 

 

El Papalote Grill

 

Tiene sucursales en San Jerónimo, Country, Cumbres y Constitución, con el nombre de  PAPALOTE TACO & G. su carta es un encuentro con el sabor Tex-Mex muy al estilo regiomontano, con especialidad en cortes finos de carne de res, y el estilo de barbacoa texana, los tacos de carne y de mariscos.

 

Comida asiática

 

A partir de la década de los años noventa del siglo XX hubo un boom de la comida oriental. El sushi es una variedad de comida japonesa que se popularizó en los años 90 del siglo XX y entre los restaurantes con esa especialidad destacan: 

 

Yama-to  

 

Este negocio de comida nipona está ubicado en la calle Dover 2903 de la Colonia Narvarte, en la Zona Tec. Destaca por su amplia variedad de sushi, que es arroz con poco almidón y vinagre, enrolado o en plato acompañado de mariscos y vegetales aunque en nuestra tierra también hay de carne de res.

Sirven también el Ramen que es una sopa de fideos japoneses en caldo acompañado también de carnes y mariscos.

Sus platillos fueron desarrollados por el prestigiado chef Haru Kairiku.

 

Sushingone Cumbres

 

Restaurante japonés ubicado en Hacienda San Jorge 4548, de la Zona Cumbres, destaca por sus rollos caseros con variedad en guisos de vegetales y sobre todo por servir Charolas combinadas para varias personas, lo que lo hace un lugar de reunión o bien sus platillos se pueden disfrutar en familia en casa.

 

Pholicioso 

 

Restaurante con especialidad en comida vietnamita, se ubica en la calle de Bogotá 9 de la Colonia Altavista. Entre los platos vietnamitas su season es muy particular; y sus especialidades son el puerco con arroz, rollos primavera, pollo al zacate limón con arroz; y una curiosidad producto de la ocupación norteamericana a Vietnam: lonches de guisos orientales.

 

Colofón

 

En esta colección de artículos hicimos un breve recorrido por la historia de comercios de comida, sin distingos de tamaños, que algunos son de lujo, otros son enfocados a un segmento social clasemediero, y muchos más de niveles más populares. 

 

En todos los casos estos negocios satisfacen la necesidad de alimentación de miles y miles de regiomontanos, pero además permiten que muchas familias puedan vivir bien y catapultar a su descendencia hasta los altos niveles sociales, pues los restaurantes son negocios que permiten las relaciones de los encargados y propietarios con los comensales. 

 

En Monterrey hay  un restaurante para cada gusto, para cada bolsillo, para cada ocasión. Nuestra historia restaurantera es tan rica como nuestra historia, y la industria de alimentos sufrió como pocos negocios una grave crisis por la pandemia del COVID 19, al grado de que los meseros que viven de las propinas andaban pidiendo apoyo a los clientes que estaban enclaustrados por recomendación de las autoridades sanitarias. 

 

Sin embargo, nació un nuevo negocio: la comida entregada a domicilio, que existe desde hace mucho tiempo, pero que era sólo para comidas rápidas y en ese tiempo se requirió de todo tipo de alimentos. 

 

La historia de la venta de alimentos preparados es solo una pieza en el rompecabezas de la gran historia de la economía de nuestra Ciudad de Monterrey.

Agradezco a quienes se tomaron el tiempo de leer esta colección de textos: Los Restaurantes y Cafeterías de Monterrey.

 

FUENTES

 

CANIRAC

INEGI

PÁGINAS DE LOS NEGOCIOS MENCIONADOS.