21/09/2018
Editoriales

Problemas de Comunicación con AMLO

 

Parece que el principal problema que están teniendo quienes han sido nombrados por AMLO para ser parte de su futuro gobierno, es el de hacerle ver la imperiosa necesidad de reducir la escala de las acciones que se tendrían que tomar para implementar sus dadivosas promesas de campaña: Es decir, el hacerle ver la imperiosa necesidad de mantener un orden y una disciplina fiscales.

 

   También habría que aclarar los mensajes que mandó con sus comentarios sobre las modificaciones que pretende hacer a las Reformas Energética y Educativa: Todo esto requerirá que AMLO aprenda a escuchar razones y que comprenda las complejidades y los requerimientos de un gobierno nacional y, por tanto, que no podrá manejarlo por pura intuición que le permita decidir “lo que es bueno o no”.

 

   Otro gran problema será convencerlo que si bien “acabar con 50 millones de pobres” es una magnífica meta a largo plazo, lo cierto es que, para lograr eso, hay urgencias inaplazables que hay que atacar de inmediato, dedicándoles los dineros necesarios: La principal urgencia es la increíble impotencia de la procuración de justicia, que lleva años de dejar impunes la enorme mayoría de los delitos graves, tales como homicidios y raptos, por lo que se siguen acumulando decenas de miles de casos no resueltos: Obviamente que se requiere con mucha urgencia seleccionar, capacitar y dar buenas pagas y seguros al personal, así como su reforzamiento en número y su moderno equipamiento.

 

   La gran mayoría de los votantes que eligieron a AMLO no son de la izquierda radical, sino que ansían que se acabe la impunidad, tanto la de los gobernantes corruptos como la de delincuente, muchos de ellos bien organizados y “protegidos” por dichos gobernantes corruptos. AMLO prometió un gobierno honesto”, pero eso no se logra sólo con que él y sus ayudantes sean honestos y austeros, aunque claro que ese es un comienzo obligado, sino que también requiere de la toma de medidas costosas y urgentes en el reforzamiento y moralización  de la procuración y la impartición de la justicia.

 

   Por último, hay que hacerle ver a AMLO que el orden y la disciplina fiscales necesarias desde el principio, requieren que se continúen con el fomento de la industrialización, sobre todo en el sur del país, para ir acabando con la pobreza, al ofrecer nuevos empleos a gente cada vez mejor educada en las escuelas públicas, y luego, propiciar e incentivar que toda la industria mexicana avance hacia el uso intensivo de la informática y de la ciencia y la  tecnología, para poder ir avanzando hacia los niveles de ingresos del Primer Mundo, como lo hizo Cora del Sur y otros 3 “tigres” asiáticos: Entonces, y sólo así, estaremos en posición de “acabar con los 50 millones de pobres, y no por medio de enormes dádivas, que nos llevarían a una catástrofe económica, que repercutiría con más fuerza en esos mismos pobres.

 

 

Atte.- JVG.- 18-07-18.