27/04/2018
Editoriales

Las Vergüenzas de la Injusticia

Pocas veces me he sentido tan mal como cuando recientemente entrevistaron en la TV a un especialista en informes presidenciales, quien aseveró que el que va a presentar nuestro Presidente Enrique Peña Nieto el próximo viernes 1° de Septiembre, consistirá en una serie interminable de spots mostrando puras cosas “positivas”, tales como inauguraciones de obras y visitas a escuelas, talleres y campos, etc.

 

   Eso quiere decir, claro está, que no expondrá ninguno de los grandes problemas de México (por ser “negativos”), tales como la inseguridad pública y la corrupción generalizada, ambas provocando faltas graves en nuestros sistemas de procuración e impartición de justicia: Todo ello nos aparta  mucho de un verdadero Estado de Derecho.

 

   Y si no va a exponer estos grandes y graves problemas, menos aún va a analizarlos ni a diseñar, o cuando menos a esbozar, la forma en la debemos combatirlos: Así es que vamos a tener que soportar el insulto de que nos trate como niños chiquitos, a quienes sólo les da un chupete y no se les involucra en los asuntos “serios” de la familia: Se va a comportar como un monigote al que se le da cuerda y empieza a cacarear el contenido de los discos que se le instalaron.

 

   Y hablando de vergüenzas también tendremos que “tragarnos” el insulto del Presidente Trump, del vecino país del norte, diciendo que “el muro es necesario porque México es uno de los países con más alta criminalidad del mundo”, lo cual es y no es cierto, como en seguida lo veremos. Afortunadamente, nuestra Sría. de Relaciones Exteriores le contestó que ambos compartimos ese problema, lo cual, también, es y no es cierto. 

 

   Veamos los índices de criminalidad en todo el Mundo: Como todos los demás índices y mediciones por países, se deben separar por Mundos Primero, Segundo y Tercero. Viéndolos así, podemos decir que el Primer Mundo tiene, en general, índices bajísimos, como el promedio de Europa Occidental ligeramente inferior a un crimen al año por cada 100,000 personas. También comparten esos bajísimos promedio Japón, Hong-Kong y Singapur y alrededor de 1 Australia, Nueva Zelandia y Canadá. Pero no los Estados Unidos de América, que en este aspecto,  es “la mancha negra” de ese Mundo con 4.7 crímenes al año (Acompañado de lejos por Corea del Sur con 2.6 y Taiwán con 3.2). El segundo Mundo tiene índices medios, como Rusia 7.2 y China probablemente algo parecido si tuviera índices confiables: El promedio mundial es de 6.9.

 

   Si pasamos al Tercer Mundo, México ya no se ve tan mal con sus 15.54 crímenes al año por cada 100,000 personas, si vemos que el promedio de Centroamérica es de 4i crímenes (Honduras, la “campeona” con 66.5), Sudamérica con 20, aunque Venezuela con 58, Brasil 26.5 y Colombia 25, aunque Chile y Uruguay 8.6 y 8.9 y Argentina con sólo 6. África al sur del Sahara alrededor de 30, pero Indonesia con 8.6 e India 3.4.

 

   No cabe duda que si disminuye sustancialmente el narcotráfico, los índices de criminalidad, tanto de México como de EUA, disminuirían sustancialmente, razón por la cual el mayor control fronterizo por el que pugna Trump, tiene sobrada justificación en ese aspecto, aunque no en otros muchos que afectan a la mayoría de los bien comportados y trabajadores emigrantes mexicanos.

 

   Así que debemos pugnar por la justicia para quitarnos estas vergüenzas.

 

 

Atte.- JVG.- 30-08-17.