26/09/2018
Internacional

En la ronda siete tuvimos un 100% de incremento en la eficiencia: Ildefonso

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no ha avanzado como muchos esperan, dijo este lunes el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en el mensaje con sus pares de Canadá y México para concluir la ronda 7.

  “No hemos avanzado como muchos hubieran esperado”, declaró en la Ciudad de México.

 Precisó que de 30 capítulos que deben cerrar los negociadores, hasta ahora han logrado sólo seis en casi siete meses de trabajo. Esto equivaldría a un avance de 20% del total de temas a negociar y concluir.

 Su par mexicano, Ildefonso Guajardo, coincidió con el estadounidense, pero matizó al considerar que ha aumentado la eficiencia en 100% en los trabajos, en especial durante la ronda que concluyó oficialmente este lunes.

 "Si bien seis capítulos de 30 parecerían pocos en seis meses de trabajo, la ronda 7 en México aportó exactamente el mismo número de capítulos que habíamos acumulado en seis rondas anteriores. En esta ronda aumentamos un 100 % la eficiencia", dijo Guajardo.

 Los tres capítulos que fueron cerrado en este round son: buenas prácticas regulatorias, transparencia y medidas sanitarias y fitosanitarias. “Son muy buenos capitulos”, consideró Guajardo.

 "Tratamos asuntos muy difíciles, aprecio los esfuerzos hechos por los negociadores", dijo el estadounidense.

 Guajardo añadió que en el tiempo que habrá entre este lunes y su próximo encuentro en Washington podrían llegar a terminar otros capítulos.

 Entre ellos estarían: telecomunicaciones, comercio digital, obstáculos técnicos al comercio, energía, empresas estatales y servicios financieros.

 La canciller canadiense, Chrystia Freeland, dijo que los tres países tienen mucho trabajo por delante.

 "Canadá está comprometida con el éxito de esta (renegociación)", dijo Freeland.

 La canadiense abrió un paréntesis en su intervención para dejar claro que su país no aceptará ninguna de las medidas que pretende Donald Trump para gravar el acero y el aluminio, de los cuales Canadá es uno de principales proveedores.

 "Serían totalmente inaceptables. Si esto sucede, Canadá tomará medidas apropiadas para defender nuestro interés y el de nuestros trabajadores", enfatizó.

 Durante el desarrollo de la ronda, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció su intención de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio, sin distinción de países, lo que provocó el rechazo de México, Canadá, y otros países y bloques como China y la Unión Europea.

 Donald Trump afirmó la semana pasada que las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar, sobre todo para un país que, dijo, pierde mucho dinero con tratados comerciales injustos.

 El tema de las reglas de origen quedó en suspenso, pues el líder estadounidense para ese tema fue llamado en plena ronda a Washington para reuniones con automotrices.