03/Mar/2024
Editoriales

La Revolución Informática

Nos hemos ido dado cuenta, a partir de la década de los 1960's, que la "punta de lanza" del progreso mundial dejó de estar asentada en la industria pesada, cuya base era la siderúrgica y cuyos altos hornos obtení­an su energí­a calorí­fica de la quema del carbón; La cual también producí­a el vapor que impulsaba las turbinas de las plantas termoeléctricas; Todo ello era servido por transportes terrestres, marí­timos y aéreos impulsados por combustibles derivados del petróleo. Ese "reinado" del carbón y del petróleo vení­a empujando al progreso desde mediados del siglo XIX ¿Qué cosas empezaron a desplazar de su supremací­a a esa tremenda pareja? Pues unas humildes maquinitas electrónicas llamadas "computadoras", las cuales manejan con mucha rapidez y eficiencia datos informáticos.

El primer efecto que tuvo esta "Revolución Informática" en el ámbito de la polí­tica mundial, fue el ir debilitando a la Unión Soviética en su Guerra Frí­a contra Occidente, sobre todo durante la década de los 1980´s, cuando los Estados Unidos planeó actualizar su armamento en forma tan novedosa, que los periodistas llamaron "La Guerra de las Galaxias" al enorme presupuesto que, para implementarlo, el Presidente Reagan le pidió al Congreso. Al conocer eso el lí­der de la Unión Soviética, le preguntó a sus mariscales que cuando y cómo podí­an ellos igualar ese plan y le contestaros: Nunca, a menos de que usted suspenda sus polí­ticas de perestroika y glasnost y vuelva a dedicar todo el presupuesto a armamentos: Ahí­ mismo todos ellos concluyeron que, simplemente, el mercado abierto del capitalismo liberal habí­a demostrado ser superior al comunismo autoritario: Consecuentes con ello, a partir de febrero de 1989 procedieron a desmantelarlo, hasta que para el 25 de diciembre de 1991 el Partido Comunista Soviético habí­a dejado de existir y la URSS se habí­a partido en sus 15 paí­ses constituyentes. China también habí­a empezado, desde 1981, a privatizar su agricultura y luego sus industrias liviana y luego pesada, pero en 1989 se negó a seguir avanzando hacia la liberalización del gobierno.

Entonces comenzó lo que llamamos "Globalización", la cual se fue acelerando hasta que propició la preponderancia de gigantescas empresas, tales como Google, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft, capaces de manejar datos informáticos en forma tan masiva y remuneradora, que provocaron, sobre todo en su propio paí­s, los Estados Unidos, la quiebra de miles de pequeños negocios y el despido de muchos empleados fabriles no especializados, creando un gran descontento y frustración en la clase media: De ello se aprovecharon polí­ticos "populistas", quienes provocaron el "Brexit" en el RU, la elección del Presidente Trump en los EUA y la campaña de Marine Le Pen en Francia, la cual, afortunadamente, fue derrotada.

Examinando el problema de los cinco gigantes informáticos, la revista "The Econmist" recomienda que los paí­ses del Primer Mundo legislen leyes anti-monopólicas modernas y adecuadas, pues ya no servirí­a las que simplemente partieron en pedazos a las grandes petroleras y telefónicas a principios del siglo XX: Pero si ahora simplemente se parten estos 5 gigantes, inevitablemente una de esas partes se empezará a" comer" a las otras 4. Cree que la solución justa y efectiva consistirá, básicamente, en no permitirles el monopolio de la información que adquieren y darles algo de control de la misma a quienes producen los datos y se los proveen. Otro aspecto que romperí­a mucho esos monopolios, es que el propio gobierno maneje públicamente los datos cruciales de la economí­a nacional como una infraestructura pública.

Conviene que tomemos nota de todo esto aquí­ en México y exijamos a nuestro gobierno que se empiece a mover en esa dirección anti-monopólica de la información, empezando por manejar los asuntos públicos con una transparencia tal que facilite el acceso.

Atte.- JVG.- 17-05-17.