13/Jun/2024
Editoriales

Carlos A. González

El tiempo no perdona y mañana 14 de marzo, se cumplen 6 años que alzó el vuelo el Dr. Carlos A González , autor de “Ojos cafés”, “Eternamente”, “Mujercita”, “Divina tu”, “Nuestro aniversario” y tantas otras que inmortalizaron cantantes como Vicente Fernández, Ana Gabriel, “Los Dandys”, Guadalupe Pineda, Carlos Cuevas, el Trío Monterrey entre muchos otros.

 Orgullosamente regiomontano, nació el 5 de noviembre de 1930 , realizó sus estudios en el Colegio Justo Sierra y estudió la carrera de medicina en la Universidad Autónoma de Nuevo León. 

 Gran conversador y bohemio, le gustaba escuchar música - copa de por medio-, recuerdo que frecuentaba un bar, allá por las calles de Artículo 123 de la Colonia Talleres. Su dueño se llamaba Hector Dávila y era el jefe de la porra de los Tigres en la sección de sombra en butacas, le decían “La tetera” y así se llamaba el bar.  Tenía una colección impresionante de canciones en cintas de cantantes como el cubano Sindo Garay, Ricardo Palmerin, Guty Cárdenas  y muchos más ,  que al Doctor le gustaba escuchar .Un diciembre, se le ocurrió a Hector, como siempre, hacer la posada , pero le agregó quebrar una piñata en el centro de la calle, lo que ocasionó que a petición de los vecinos, el bar fuese clausurado.

  La musa de la canción “Ojos cafés” fue su novia Esthela Gloria Delgado, que era entonces su alumna de la clase de gimnasia en el Colegio Morelos , allá en el ya lejano año de 1948 . La primera vez que se interpretó la canción fue un 15 de diciembre en una serenata , luego se unieron en matrimonio y duraron casados 62 años. Todas sus canciones están inspiradas en ella. Sólo la muerte los pudo separar.

 Compositor de talla internacional, representó la memoria viva del siglo pasado, cuando estaban de moda las serenatas, no había una que no se cantara alguna canción de Carlos Aurelio González. Ejerció su carrera de médico hasta el último día de su vida. Recuerdo que tenía su consultorio en la Clínica Monterrey de la Calle Padre Mier. Nos vimos unos días antes de su muerte en el bar del Club Caballeros de Colón. Volvimos a recordar las raquíticas regalías que le producían sus canciones, la fecha que se escuchó por primera vez en la radio su canción, 11 de febrero de 1951. La discusión de siempre, que para mi la canción más bella que había compuesto,  era “Eternamente”. En octubre de 2008 , el maestro recibió la Presea “25 y más …”que otorga la Sociedad de Autores y Compositores de México, como homenaje a su trayectoria musical. 

 En 2016, la Asociación Estatal de Cronistas Municipales de Nuevo León “José P. Saldaña” , le rindió un homenaje en vida, en el ciclo “Café con historia y romance”, allí su hijo Charlie interpretó las melodías que inmortalizó su padre.

   Partió un 14 de marzo de 2018 y hoy recordamos a un hombre bueno, poseedor de una gran inspiración, gran médico, gran esposo y gran padre. Todavía lo echo de menos.  Se seguirán escuchando sus canciones allí, donde los corazones laten de amor y de recuerdos.