02/Mar/2024
Editoriales

Los 70 años de “Llano en Llamas”

Cada y qué releo la magistral obra de Juan Rulfo, descubro algo nuevo en algunos de los 17 relatos del libro, una recopilación de cuentos cortos, en su mayoría escenificados durante la revolución mexicana, donde afloran sentimientos cuyo común denominador, es la desesperanza y la miseria de la gente que vive en el centro del País.  se desarrolla en Comala, poblado ubicado en el Estado dé Colima,  la realidad es que el pueblo de referencia es San Gabriel Jalisco, desde donde el autor transmite los sentimientos de la gente que vive en esos lugares. Escenario también de la novela “Pedro Páramo”, publicada dos años después.

 Sin duda una obra maestra irrepetible, que comenzó en 1953 con 15 cuentos publicados en artículos periodísticos y revistas, hasta agosto de 1970 cuando se le agregan dos más, “La herencia de Matilde Arcángel “ y “El día del derrumbe”,  resultando una verdadera joya de la literatura universal que se agiganta con el tiempo. El original realismo mágico escrito en un castellano perfecto. 

 Considerado por la crítica como un clásico de la literatura Hispanoamericana, traducido a una cantidad impresionante de idiomas, donde el común denominador es la soledad, melancolía y tristezas contada por gente que dice más con su silencio.

  No pretendo relatar uno a uno los 17 cuentos cortos, sólo mencionar algunos que incluso han sido llevados al cine como “Anacleto Morones” ( El día del derrumbe”) con Alfonso Arau en el papel de Lucas Lucatero, también una serie para cine y televisión dirigida por su hijo Juan Carlos en 2017. También fue llevada al cine “Talpa” con Lilia Prado y Jaime Fernández. Del cuento “No oyes ladrar los perros” se filmó la película en 1975 con guión de Carlos Fuentes. En 1995 el venezolano Freddy Sisso filmó “Diles que no me maten”. Son algunas películas basadas en la obra del inmortal Juan Rulfo, basadas en el libro “El Llano en Llamas”.

 Sus frases son magistrales e intemporales, algunas memorables: “ Cuando te aletie la vejez aprenderás a vivir, sabrás que los hijos se te van, que no te agradecen nada; que se comen hasta tu recuerdo”.(Paso del Norte)

“Nadie te hará daño nunca hijo. Estoy aquí para protegerte. Por eso nací antes que tú y mis huesos se endurecieron antes que los tuyos”. (El hombre).

“El camino de las cosas buenas está lleno de luz. El camino de las cosas malas es oscuro. (Macario).

 “Por cualquier lado que se le mire, Luvina es un lugar muy triste. Usted que va para allá se dará cuenta. Yo diría que es un lugar donde anida la tristeza”. (Luvina).

“ No me imaginé que a ella se le agotara de pronto el sentimiento que decía sentir por mi, ni que comenzaran a enfriarsele los suspiros, y que su corazón se lo hubiera agenciado otro”. (La herencia de Matilde Arcángel).

“Ya descansaremos bien a bien cuando estemos muertos” (Talpa).

“Porque mi papá con muchos trabajos había conseguido a la serpentina, desde que era una vaquilla, para dársela a mi hermana, con el fin de que ella tuviera un capitalito, y no se fuera ir de piruja como lo hicieron mis otras dos hermanas, las más grandes”. (Es que somos muy pobres).

“Trabajando se come y comiendo se vive”. (Pasó del Norte).

 El libro Llano  en llamas lo dedica “A Clara” su esposa de siempre a la que amó tanto y le escribió muchas cartas de amor. En estos meses que se cumplen 70 años de publicada esta obra inmortal, el mejor homenaje es leer su obra, siempre actual y siempre llena de melancolía , tristeza y esperanza. Algunos críticos dicen que escribió poco, pero lo dijo todo.