22/Jul/2024
Editoriales

Los Alcaldes de Monterrey. Vigésima séptima parte

Fernando De Uribe, Alcalde Primero. 1808

 

En este año de 1808 sucedieron cosas muy importantes en el mundo que, desde luego, repercutieron también en la Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey, cabecera del Nuevo Reino de León.

  El emperador francés Napoleón Bonaparte se dio a la titánica tarea de conquistar al mundo entero. Para ello utilizó armas, alianzas, y engaños. Uno de sus más importantes ardides fue convencer al rey de España Carlos IV de que permitiera a la Grande Armadée (Gran Armada Francesa, formidable ejército de mar y tierra) entrar al territorio español para atacar Portugal (nación que supuestamente ambos se dividirían), cuando sus verdaderas intenciones se evidenciaron una vez con su ejército dentro de España. 

  Tomó Madrid y aprehendió a Carlos IV, obligándolo a abdicar en favor de su hijo Fernando VII. Luego trasladó a ambos monarcas a Bayona, en donde obligó a Fernando VII a abdicar en favor de José Bonaparte, con el título de José I de España. Solícitos, varios españoles simpatizantes de Francia redactaron el Estatuto de Bayona cuyo nombre oficial era Acte Constitutionnel de lEspagne,

  Este documento contenía los principios de la Revolución Francesa de libertad, igualdad y democracia que no desagradó del todo a los españoles ilustrados. Sin embargo, el nacionalismo era más fuerte, por lo que el ejército español, milicias y guerrillas se organizaron por todo el Imperio español para enfrentar a los invasores franceses. Los políticos por su parte, organizaron en numerosas provincias Juntas de Gobierno, para autogobernarse mientras no hubiera un rey legítimo. En los virreinatos se cuestionaba la autoridad de los virreyes, pues su poder provenía directamente del rey y eso deslegitimaba a toda la escalera gubernamental. 

 

Cómo estaban las cosas en Monterrey. Elección de nuevas autoridades

Al mismo tiempo que eso sucedía en el mundo, acá en Monterrey se padecía de hambrunas causadas por una tremenda sequía. Sin embargo, la Ciudad debía seguir funcionando, por lo que en el año de 1808 resultó electo alcalde primero Fernando de Uribe y como alcalde segundo Manuel de la Rigada.

  ‘En la ciudad de Monterrey, en primero de enero de mil ochocientos ocho: estando juntos y congregados en esta Sala Capitular, según los Señores don Pedro de Herrera Leyva, Capitán de Dragones Provinciales, Gobernador Militar y Político Interino Presidente don José Joaquín Canales.- Regidor Alférez Real y don Bernardo Ussel y Guimbarda, Regidor Fiel Ejecutor, don José María de Cárdenas, Síndico Procurador General, todos los que compusieron la junta de este día para proceder a la elección… para Alcalde de primer voto a don Fernando de Uribe, para de segundo a don Manuel de la Rigada’

 

¿Quién era Fernando de Uribe?

Fernando de Uribe era un reinero proveniente de una familia con arraigo local dedicada a la agricultura y la ganadería. Ya había ejercido varios cargos en el ayuntamiento de Monterrey y en algunas ocasiones fue gobernador interino (teniente del gobernador).

 

Solicita el alcalde Uribe a Aguascalientes que envíe granos para los reineros

Al mes de haber rendido protesta como alcalde, Fernando de Uribe negoció que se compraran alimentos en la Ciudad de Aguascalientes:

  ‘Cartas remitidas por Bernardino Díaz de Cosío a Manuel González: en la primera, le informa que Francisco López lleva para entregarle 325 fanegas de maíz y apunte que tiene remitidas 1013 fanegas. Aguascalientes, 1 de febrero de 1808’

 

La emergencia hizo que el alcalde De Uribe declarara la suspensión de derechos

La sequía era la causa de que no hubiera cosechas suficientes, así que el alcalde Uribe dictó una normativa para que todos los reineros accedieran al agua en cantidades suficientes para que las familias pudieran subsistir. Para ello hubo de hacer una declaratoria de suspensión temporal de los derechos de las mercedes vigentes. 

  ‘En la ciudad de Monterrey, en veinte y siete de febrero de mil ochocientos ocho años… que cree necesario para conservación de los derechos de la Ciudad se reciba una información de testigos en que se acredite el beneficio que resulta al público el repartimiento de aguas, lo que oído por este Ilustre Ayuntamiento que no tiene otro objeto que la equidad y beneficio e igualdad entre todos los habitantes, sin preferir a ninguno’

 

Realiza el alcalde De Uribe otra compra de alimentos, ahora en Mazapil

Además de la cantidad de granos adquirida en Aguascalientes, se requirió traer alimentos de otras localidades, como fue el caso de Mazapil, Zacatecas. Veamos el oficio que menciona el envío del pago en una ‘petaquilla’:

  ‘Carta remitida por Manuel Francisco de Larrainzar le informa a Manuel González sobre la razón de facilitar la pronta providencia, siquiera hasta quinientas o seiscientas fanegas de maíz, debido a la escasez del producto en esa tierra. De la misma forma, le notifica "ba la petaquilla y cincuenta pesos en reales". Real de Mazapil, 15 de junio de 1808’

 

La falta de noticias del Imperio confundía a las autoridades locales

Pero las noticias políticas seguían llegando, desde luego, con el retardo propio de las comunicaciones de principios del siglo XIX. Ya era el mes de agosto y las noticias de lo ocurrido en Madrid -además de retardadas- eran confusas. Se sabía de la abdicación de Carlos IV y la presencia de la Grande Armée en España, sin embargo aún se tenía esperanza de la coronación de Fernando VII:

  En la ciudad de Monterrey, en veinte de agosto de mil ochocientos ocho… mandaron dichos Señores (el Cabildo de Monterrey) leer el oficio que pasó el Señor Excelentísimo don José de Irrigaray, Virrey de esta Nueva España, con fecha primero de agosto de este corriente año de mil ochocientos ocho e instruidos dichos Señores de su contenido mandaron se conteste dicho oficio, sin pérdida de correo con el del tenor siguiente: = Excelentísimo Señor = Luego que esta Ciudad tuvo la plausible noticia de la exaltación al trono de nuestro amado soberano el Señor don Fernando Séptimo llena de júbilo y alegría prorrumpió en vivas demostraciones del afecto que es con-natural hacia sus monarcas y sólo esperaba para acordar las disposiciones correspondientes a recibir las superiores órdenes de Vuestra Excelencia. En este estado se hallaba, cuando los papeles públicos ha visto las fatales acaecimientos de nuestra Monarquía que le han llenado del más vivo dolor, manifestándolo todos en sus semblantes y discursos y aunque no manifestó a Vuestra Excelencia como lo han hecho otras Ciudades la disposición con que se halla de sacrificar todos los bienes y personas de sus individuos en defensa de su monarca de la Patria y de la Religión, no dude Vuestra Excelencia que animada siempre de los mismos sentimientos de esa Capital ha estado y está pronta ha ejecutarlo siempre que llegue al caso, pues ninguna de las ciudades del Reino, le excede en el amor a la Patria, en la lealtad para con sus soberanos, ni en los vivos deseos de conservar intacta la religión que heredó de sus padres. En este concepto proceder juntos a levantar pendones, y hacer las demostraciones públicas de alegría y júbilo en la proclamación de Nuestro Augusto: Soberano que sean compatibles con el actual estado a que ha dejado reducida la fatal esterilidad que ha experimentado en los dos años anteriores = con lo cual se concluyó el acta de este día y lo firmaron dichos Señores por ante mí como Oficial Mayor de este oficio público y otro testigo de asistencia con quienes actúan en falta de todo Escribano y hacen fe. 

 

Aún ignorantes de lo sucedido en España, se preparaba la celebración para el nuevo rey

Aunque las noticias del Imperio eran inciertas, para el mes de septiembre se esperaba con ansias las celebraciones por la coronación de Fernando VII. Y el Cabildo de Monterrey notificaba que no tenía pintura del Nuevo Rey, ni su escudo. También pedía que el intendente de San Luis Potosí (zona a la que administrativamente pertenecía el Nuevo Reino de León) proveyera la fecha para celebrar la coronación:

  ‘En la ciudad de Monterrey, en seis días del mes de septiembre y año de mil ochocientos ocho. Hallándose juntos… E Y dijo el Señor Presidente que siendo ya preciso proceder a la jura de nuestro amado soberano el Señor don Fernando Séptimo como está prevenido por la Superioridad del Excelentísimo Señor Virrey a este Ilustre Ayuntamiento. Acordaron que respecto a no tener pendón (sic) ni retrato esta Ciudad se costee del ramo de propios dando cuenta el Ilustre Ayuntamiento por el próximo correo al Señor encargado de la Intendencia de San Luis Potosí respecto a que el tiempo y las circunstancias del día no permitan ocurrir a la Real Hacienda por deberse celebrar dicho acto a la mayor prontitud’

 

Se dictaron instrucciones de que los festejos por la coronación fueran austeros

A fines de septiembre, tanto el virrey Iturrigaray como el Intendente de San Luis Potosí Josef Ruiz de Aguirre, ordenaban que las celebraciones por la coronación de Fernando VII fueran modestas y no se hicieran grandes gastos:

  ‘Cartas enviadas por el Virrey Joseph de Iturrigaray al Ayuntamiento de Monterrey para que se celebren los festejos y las tomas de fidelidad al Soberano Monarca Fernando VII, solicitándole que no hagan más gastos de los precisos. Ciudad de México, 1 de agosto de 1808, 6 fojas; Se agrega oficio en el cual Josef Ruiz de Aguirre le remite al Ayuntamiento de Monterrey las disposiciones para erogar los gastos que deben hacerse en el levantamiento de pendones y jura de fidelidad al Soberano Fernando VII. San Luis Potosí, 28 de septiembre de 1808’

 

Llegan las noticias de lo que sucedido realmente y se impacta la opinión pública

Sin embargo, la desilusión llegó el Día de los Muertos, el 2 de noviembre de 1808 se aclaró que Fernando VII era preso en Francia. Y aquí se hizo lo acostumbrado en las crisis, echar los valores económicos por delante; se pidió a todos los reineros que hicieran donativos para apoyar a los combatientes contra los franceses. El Gobernador Simón Herrera y Leyva ofreció donar cien pesos en ese momento y cincuenta cada año que durara la guerra. El alcalde Uribe aseguró que ya había enviado una cantidad y el alcalde segundo de la Rigada se comprometió a enviar 500 pesos:

  ‘En la ciudad de Monterrey en dos días del mes de noviembre de mil ochocientos ocho. Estando juntos los Señores don Pedro de Herrera y Leyva (sic), Capitán de Dragones Provinciales, Gobernador Político y Militar Interino, don José Joaquín Canales, Regidor Alférez Real; don Bernardo Ussel y Guimbarda, Regidor Fiel Ejecutor, don Fernando de Uribe, Alcalde Ordinario de primer voto: don Manuel Antonio de la Rigada (sic)e Ynda (sic), Alcalde Ordinario de Segundo Voto, don Matías de Sada, Síndico Procurador General, don Juan José de la Garza, Mayordomo de Propios; se le leyeron las proclamas y oficio del Excelentísimo Señor Virrey, y oficio de Su Excelencia de tres del último octubre dirigidos al donativo que por suscripción ha mandado su excelencia publicar en este Reino, es lo que bien instruido este Ayuntamiento que conoce las urgencias de la nación y obligaciones de todo vasallo a sostenerla particularmente en el inaudito caso de hallarse en prisión nuestro muy amado Monarca el Señor don Fernando 7o. dijeron: el Señor gobernador que da de pronto cien pesos y cincuenta anuales por el tiempo que dure la guerra con la Francia; el Alcalde de primer voto don Fernando de Uribe que ya tiene con anticipación mandado entregar en las cajas de México la cantidad con que ha podido contribuir; el de segundo voto don Manuel Antonio de la Rigada (sic)e Inda (sic), que igualmente tiene mandado entregar en dichas cajas quinientos pesos’

 

Se adquieren más granos de los productores de Aguascalientes

 

El alcalde Uribe solicitó y recibió apoyos alimenticios provenientes de Aguascalientes. Veamos cómo se trasladaban a Monterrey las cargas de maíz provenientes de Aguascalientes y además, cómo el virrey fijaba el valor de las “marquetas” (lingotes) de cobre. Para evitar abusos ante la necesidad de alimento, se usó la unidad “aba” que correspondía a la unidad de peso llamada Ochava que eran 3,594.48g 

  “Carta remitida por Andrés Castillo en donde le notifica a Manuel González que llegarán próximamente nueve carretas con maíz, que con las cuatro ya van en camino, serán suficientes para traer el cobre existente. De la misma forma, avisa que en febrero se llevarán doce carretas con trescientas fanegas de maíz. Aguascalientes, 9 de enero de 1808; En carta anexada, Andrés Castillo le previene a Manuel González que los carreteros de la villita cobran allí su flete de maíz que condujeron, y que se lo han pagado. Aguascalientes, 23 de noviembre de 1808, 2 fojas; De la misma forma, en otra carta le previene que en México le dicen que las marquetas de cobre pesen de 7 aba. "porque así lo quieren los conductores del Rey". Aguascalientes, 26 de noviembre de 1808”

 

Tras conocer el Estatuto de Bayona, el alcalde De Uribe, sin autorización, 

proclama rey a Fernando VII

En algún momento llegó una copia del Estatuto de Bayona. Ante ello el alcalde de Monterrey Fernando de Uribe reunió a los alcaldes de: Linares, de la Villa de Cadereyta, Cerralvo, Marín, el Valle del Guajuco, el del Pilón,  el de Salinas, el de Pesquería Grande, el de Labradores, el de Río Blanco, el de Real de San Pedro de Boca de Leones, el del Vallecillo, el de Sabinas y el presidio de la Punta de Lampazos, para proclamar Soberano a Fernando VII. Esto se realizó autónomamente por el Nuevo Reino de León y se hizo con modestas festividades populares, sin esperar anuencia de las autoridades virreinales:

 “En la ciudad de Monterrey en cuatro días del mes de noviembre de mil ochocientos ocho: Estando congregados los individuos de que se compone este Ilustre Ayuntamiento en un magnífico hablado que mandó construir a sus expensas el Regidor Perpetuo don Bernardo Ussel y Guimbarda en cumplimiento de lo que tenía acordado por la orden que se sirvió comunicar el Excelentísimo Señor Virrey de esta Nueva España para que con la solemnidad posible se celebrase la exaltación al Trono de nuestro deseado soberano el Señor don Fernando Séptimo (Q.D.G.) juntamente con los diputados que al efecto se mandaron nombrar a cada uno de los lugares de que se compone esta provincia del Nuevo Reino de León, vecinos, republicanos y gentes principales de esta Ciudad, habiéndose repetido por tres veces por el dicho Regidor Fiel Ejecutor quien se ofreció a hacer dicha proclama = Castilla, Nueva España, ciudad de Monterrey, Capital del Nuevo Reino de León por Fernando Séptimo. Todos propusieron con las más vivas expresiones de alegría, llenos de un entusiasmo que demostró con evidencia la fidelidad y amor de estos habitantes hacia su Monarca: viva Nuestro Rey el Señor don Fernando Séptimo por muchos años; después de cuyo solemne acto, otorgaron el respectivo juramento de fidelidad ante el Presidente de este Ayuntamiento”

 

Descripción detallada de los hechos políticos en España

En el siguiente documento por fin se da cuenta pormenorizada de lo sucedido en España; de la prisión del monarca y la imposición de José Bonaparte como rey de España, de la resistencia armada y de la solicitud de apoyo económico.

  “Documento en el cual hace referencia a la separación del mando político, el militar, y la presidencia de la Real audiencia, con arreglo a la real orden de 23 de Octubre de 1806 de el señor Don Josef de Yturigaray. Tomando posesión posteriormente el señor Garibay. México 17 de Septiembre de 1808. En Monterrey llega la noticia de tal cambio el 3 de Octubre de 1808. Firma: Pedro Garibay. 2.- Circular mandada por Garibay en donde hace referencia a la deposición de Fernando VII, rey de España, por los ejércitos Franceses y la resistencia que hace el pueblo español respecto a la invasión que sufre España por los franceses. También hace petición de contribuciones para continuar con la resistencia y la expulsión de los ejércitos franceses. México, 3 de octubre de 1808. Firma: Pedro Garibay. 3.-Documento en el cual Pedro de Garibay hace una recuento sobre lo sucedido en España: hace referencia a las maquinaciones del Emperador de los Franceses para engañar a la nación española, subyugarla, arrancar a los Reyes españoles y personas reales, retenerlos como prisioneros y posteriormente recibir la corona de España (Napoleón Bonaparte), y traspasarla a su hermano Josef Bonaparte .Solicita a los Americanos apoyo monetario para continuar con la lucha de liberación española del yugo francés. México 4 de octubre de 1808. Firma: Pedro Garibay. 4.-Se acompaña una copia impresa de la carta acordada del Real y Supremo Consejo de Indias que ha dirigido el Sr. D. Antonio Porcel a fin de que se imponga V.S. de los sucesos ocurridos en la Monarquía. En este día se ha expedido a los virreyes, presidentes y capitanes generales de los Reinos y Provincias de esos dominios la orden del tenor siguiente. Con fecha de 12 de Agosto se hace una relación de los medios de que se valió el Emperador de los Franceses para ocupar esta capital y plazas fuertes de Cataluña, Navarra, y Provincias de Vizcaya; para aprisionar al Soberano Fernando VII y real familia, con lo demás ocurrido en las violentas y escandalosas renuncias de la corona hechas en Bayona por aquel en su a gusto padre Carlos IV, por éste en Napoleón, y por este en su hermano Josef, rey de Nápoles. El 2 de mayo, fue la señal para que se formasen ejércitos en las provincias, y sacudir el duro yugo que intentaban imponer los ejércitos de Napoleón. El documento refiere también los triunfos españoles que arrojaron al enemigo fuera del reino de Aragón(capital Zaragoza), se levantó el sitio de Gerona en unión con las tropas Inglesas y Portuguesas haciendo capitular al general en jefe Junot. La evacuación de Portugal. Se repelen a los ejércitos franceses hacia Navarra y Provincias Vascongadas, junto con Josef Bonaparte. Los españoles Solicita ayuda económica informando que las arcas reales están exhaustas debido a: la guerra en contra de Inglaterra, sostenida por contemporizar con el Emperador de los franceses, y observar la alianza del año de 1796, y también por la dilapidación que ha padecido en todos sus fondos públicos durante el anterior reinado, dimanada de los amaños de Godoy, principal o único autor de los males actuales. Informa también que Inglaterra está apoyando a España con dinero, armas, municiones. El documento se expide de Madrid, el 18 de Septiembre de 1808 y firma: Antonio Porcel. Llega a México el 24 de Diciembre de 1808 y firma: Garibay. En Monterrey firma de recibido [Manuel] Marino. 5.- Documento en el cual se informa que se verificó en esa ciudad la solemne proclamación del Monarca Fernando VII. Pedro Garibay Virrey de la Nueva España, agradece a los habitantes de este Reino y a sus principales el apoyo que dieron al Rey.México 21 de Diciembre de 1808. Firma: Pedro Garibay y Manuel Merino. 6.- Documento que informa que: con fecha de 10 de abril se expidió a estos dominios una Real cédula, en que se insertan los decretos de 19 y 20 de marzo del mismo año: el primero del rey padre D. Carlos IV, en que de libre y espontánea voluntad, abdicó la corona a su hijo el Sr. D. Fernando VII, príncipe de Asturias. el documento informa que las fortalezas del reino estaban ocupadas por tropas francesas y ha inmediaciones de esta capital hombres de la propia nación la ocuparon pretextando un fingido tránsito a los Puertos marítimos del Mediodia. Desde este momento quedó sin libertad el Rey Fernando. Informa también acerca de las protestas del Emperador francés de buena voluntad, sobre ir a visitarlo. Debido a esto el rey hizo partir a su hermano el Sr. Infante Don Carlos para que le recibiera en Victoria, más no lo halló en esta ciudad al huésped y por insinuación de aquel se trasladó a Bayona, para volver de allí en su compañía. Napoleón continuaba dando largas a la reunión y por consiguiente el rey español decide trasladarse a la Cd. De Burgos para facilitar la entrevista para dar término al yugo de las tropas que le oprimían y de la Cd. De Burgos se dirige a la de la Vitoria, persuadido de que se presentaría el Emperador sin excusas y con más facilidad que en la capital del reino, pero el Emperador no se movió de Bayona, donde había resuelto sorprenderle. Napoleón invitó al rey español a pasar a Bayona. Como gesto de buena voluntad el rey español informó que se aria entrega a las tropas francesas a la persona de Don Manuel Godoy, principal autor de tantos males. Dueño ya Napoleón del Rey y la de su hermano, dispuso aquel por medio del príncipe de Murat, general en jefe de sus tropas, que se trasladasen igualmente a Bayona los reyes padres, bajo el pretexto de componer y arreglar las diferencias que se suponía entre estos y S.M.; y finalmente hizo conducir al mismo paraje todas las demás personas reales arrancándolos del seno de su nación. presos todos hizo que el rey Don Fernando renunciase en su padre la corona, que esté libremente le había abdicado, y que Carlos IV la volviese a renunciar en el mismo Napoleón, obligando al príncipe e infantes Don Carlos y Don Antonio que autorizasen esta inicua usurpación, con la absoluta cesión de sus respectivos derechos, Creyéndose ya dueño de la corona Española y sus Indias, lo cedió a su hermano Josef de Nápoles, nombrándose e instituyéndole rey y soberano de esta monarquía; y en seguida hizo y obligó a que pasase a Bayona una multitud de gentes de todas las clases y estados bajo el pretextó de arreglar una nueva constitución que anticipadamente había formado. El 2 de Mayo se trabó un sangriento combate en donde perecieron muchos españoles, en donde la noche de ese mismo día y los dos siguientes pasaron a sangre fría por las armas a una multitud de inocentes. Esto ocasionó que todas las provincias del reino hicieran causa común y declararon guerra a Francia. Estas fueron: Austurias, León, Galicia, Santander, Aragón, Valencia, Cataluña, Las Andalucías, La Mancha, Murcia, Castilla, Extremadura, y Cartagena y en dos meses derrotaron a los enemigos. Las fuerzas enemigas quedaron disminuidas y Josef determinó trasladarse a esta capital, persuadido, a que su presencia calmaría las generales inquietudes, y se rendirían las provincias al yugo que trataba de imponerles, con cuyo objeto se hizo proclamar en ella el 25 del pasado, pero fue muy mal recibido. Y finalmente habiendo recibido en el día 28 la positiva noticia de la rendición en las Andalucias del general Dupont, resolvió Josef la retirada, dirigiéndose hacia la frontera, habiéndole seguido a excepción del Sr. Don pedro Cevallos, los ministros Don Mariano Luis de Urquijo, Don Miguel josef de Azzanza, Don Gonzalo O-Farril, Don Josef Mazarredo, y el Conde de Cabarrus. Posteriormente los tribunales de la nación, se han dado prisa a declarar nulo y de ningún valor, ni efecto cuanto se ha ejecutado con violencia contra el legítimo derecho de la Casa de Borbón a la Corona Española, debiendo en consecuencia todas las clases del Estado volver al libre ejercicio de sus obligaciones. El Consejo ha resuelto, se ejecute la proclama de Don Fernando VII, quedando sin efecto las Cédulas del 20 de Mayo, 14 y 17 de junio últimos, en el que se comunicó la renuncia de la corona hecha por el Sr. Don Fernando VII, en su padre el Sr. Don Carlos IV, la de este en el Emperador de los Franceses; la proclama del mismo emperador declarando por rey de España y de las Indias a su hermano Josef Napoleón, y la aceptación de este. Debiendo de incluir en esta nulidad todas las disposiciones de libranzas o entrega de caudales que en este tiempo se hubiesen dado contra las Reales casas de esos dominios. México 24 de Diciembre de 1808. Firma: Manuel Merino.”

 

Atiende también el alcalde Uribe sus obligaciones legales

Además de atender asuntos de la hambruna y la invasión francesa a España, el alcalde Uribe atendía asuntos comunes como el que un padre entregara como aprendiz de sastre a su hijo menor de edad. Esto era común pues el padre pagaba al maestro los gastos del aprendizaje de su hijo, aunque el muchacho trabajara como un empleado:

  “Ignacio Escobedo pone a su hijo Cosme Escobedo en manos de Torivio (sic) Martínez para aprender el oficio de sastre por el término de 4 años.”

 

El alcalde Uribe resolvía asuntos comunes sobre tenencias de tierra y agua:

 

“Promovido por don Juan Vicente Sepúlveda, contra don Cayetano Treviño, sobre desmontes y propiedad de tierras y aguas en la Hacienda de San Rafael de Tierra Dura.”

  Fernando de Uribe siguió viviendo en la Ciudad y ejerció algunos cargos públicos, incluso llegó a ser gobernador interino durante la gesta de independencia.

 

Manuel De La Rigada E Inda, Alcalde Segundo. 1808

 

El alcalde segundo De la Rigada atendía los casos de su competencia, como este de lesiones mortales dadas con un ‘terciado’ es decir, una espada corta de hoja ancha.

  “Contra Pedro Antonio Urbina por haberle dado un piquete mortal con un terciado a Isidro Guzmán.”

 O este otro juicio, seguido contra un ladrón de ganado que utilizaba dos nombres:

  “Contra Juan de Ochoa conocido por Juan Valle por ladrón cuatrero.”

 

El alcalde De la Rigada cumplía bien sus responsabilidades 

de alcalde del crimen

Hubo de resolver este caso contra tres sujetos, de los cuales solo se tenía el nombre completo de uno. Como no existían identificaciones oficiales, los criminales usaban diferentes nombres o solo apodos; el delito cometido fue ingresar a un domicilio para robar dinero y otros bienes:

  ‘Contra Juan José López y Tilano, y otro llamado Rufino por haber escalado la casa de don Segundo Hernández, robándose de ella sesenta y tantos pesos en reales y algunas alhajas de ropa’.

 

Juzga el alcalde De la Rigada una denuncia exótica para aquellos años

Este es un caso exótico pues entonces no era común el divorcio, sino más bien una nulidad; solo se daba en casos extremos de bigamia, homosexualidad o violencia letal contra alguno de los cónyuges:

  ‘Instancia movida por el Br. don Juan Bautista de Arispe, como apoderado de doña Petra Sánchez, sobre el divorcio de que se trata con su esposo don Lorenzo Cerda, reclamandole a éste alimentos y costas. Juez el Alcalde de segundo voto don Manuel de la Rigada. (3 fojas blancas)’.

  De la Rigada e Inda venía de una familia vizcaína que estaba extendida por todo el noreste del Virreinato. Ocupó varios cargos, desde algunos en el combate contra los indios.

 

 

FUENTES

ARCHIVO HISTÓRICO DE MONTERREY 

COLECCIÓN CORRESPONDENCIA 

VOLUMEN 132 EXPEDIENTE 1 10

VOLUMEN 132 EXPEDIENTE 1 12

VOLUMEN 132 EXPEDIENTE 1 18

VOLUMEN 132 EXPEDIENTE 1 23

VOLUMEN 132 EXPEDIENTE 3 41

COLECCIÓN CIVIL

VOLUMEN 138 EXPEDIENTE 6

VOLUMEN 201 EXPEDIENTE 16

COLECCIÓN PROTOCOLOS 

VOLUMEN 28 EXPEDIENTE 6

COLECCIÓN CRIMINAL 

VOLUMEN 40 EXPEDIENTE 687

VOLUMEN 40 EXPEDIENTE 690

VOLUMEN 40 EXPEDIENTE 691

COLECCIÓN ACTAS DE CABILDO 

1º de enero de 1808

27 de febrero de 1808

20 de agosto de 1808

6 de septiembre de 1808

2 de noviembre de 1808

 

4 de noviembre de 1808