23/Apr/2024
Editoriales

Érase una vez

En un antiguo reino vivía un anciano rey, le acompañaban la reina consorte y cuatro hijos príncipes herederos. El rey tenía fama de malvado, mentiroso y ruin, la reina pecaba de soberbia y arrogante, y tres de los príncipes no eran bien vistos en la colonia feudal por holgazanes y mantenidos. Mientras que, al cuarto príncipe por órdenes del consejo, lo enviaron a viajar y aprender antiguas lenguas alojado en lujosos palacios cubiertos de oro y piedras finas recientemente conquistados. 

 Al enfermo rey le pesaban los años y las dolencias se multiplican por doquier, su corazón empezaba a marchitar y el desgaste de sus huesos lo encorvaban más. Las constantes revueltas al interior de su palacio por parte de los barbaros del norte lo alteraban y aterraban, por otra parte, los soldados de infantería  rojo, amarillo  y azul del sur afilaban espada y cuchillo a fin de destronarlo. Por consiguiente, su presión arterial era incontrolable la cual subía y bajaba, lo que afectaba el lóbulo frontal del cerebro al no recibir  suficiente oxígeno… Y ello le provocaba confusión, pérdida de memoria y lucidez mental alterada.

  Un día, el rey cansado y fastidiado de múltiples batallas en tierra y mar contra sus acérrimos enemigos, empezó a dictarle al secretario de la corte su abdicación al trono real, señalando a su hijo mayor como la persona idónea para sucederlo, ya que en el bosque  era buen cazador y gracioso al interior del consejo supremo. Al enterarse de ello la poderosa reina trató de impedirlo y sugirió al rey al hijo continuo, ya que este le recordaba a un antiguo amor, ya que  era más dócil, y tocaba virtuosamente la flauta. A la mañana siguiente el sabio consejero del rey pidió a su majestad audiencia privada con calidad de urgencia a fin de proponerle como mejor prospecto a la regenta del Centro y Caballo, para ocupar el trono. El rey aceptó verlo  y pidió le explicara cuáles eran las cualidades y merecimientos para tal fin. 

 Mi noble señor rey de los 23 reinos, me permito recordarle que la regenta del Centro y Caballo, aunque no es descendiente de vuestro linaje, ha sido la más fiel y sumisa a vuestro poder, ya que ha recorrido y combatido al lado suyo, incluso dado muerte a algunos  enemigos del reino, salvándole de morir en dos ocasiones, además la regenta  siempre ha llevado consigo vuestros verbos y planes de reinado. Por lo que no hay duda alguna que, al substituirlo, su magna obra crecerá aún más. Y su popularidad aumentara. Y los señores feudales le seguirán respetando y temiendo dentro y fuera de sus territorios.

 Por lo que tenga la seguridad glorioso rey, que, por obra del dios del trueno y guerra, usted permanecerá en la mente, corazón y espíritu de sus reinados hasta el fin de los tiempos y su legado será omnipotente, omnisciente y omnipresente. Consejero me has convencido… Los dioses nos han iluminado. Gracias glorioso rey. Mi dios salve al rey. Y su deidad nos proteja y acompañe. Justo lo es.

 Aunque mi deber es advertirle amado señor que se acercan tiempos difíciles bajo la sombra de la noche y la esperanza del mañana. Ya que un poder mayor que el vuestro existe a las afueras del reino, ese poder crece y se magnifica bajo el amparo de la libertad  y la justicia, la  muchedumbre, infinidad de vasallos y el clero, la han van gloriado al grado de apoyarla a  tomar su palacio. De quien hablas osado consejero… me refiero a la duquesa de Hidalgo y Casa Roja, quien es recibida con entusiasmo y aprobación a donde quiera que acude  y quien es opositora a su ley y designios  majestad... Insensato mereces la muerte, cómo te atreves a hablarme así, si yo ya no me pertenezco... Soy del reino. Pero recuerde su majestad- que no hay enemigo pequeño y no conviene despreciar nada. Por insignificante que pueda parecer. Por qué el inicio de un nuevo comienzo es el final de una historia.

 

Nota: cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. 

Comentarios: rodin2511@hotmail.com