10/Dec/2023
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Noviembre 30 de 1994: Inauguran el presidente Carlos Salinas de Gortari, el gobernador Sócrates Rizzo, y el Patronato del Museo de Historia Mexicana, la impresionante obra que se yergue a un lado del Canal Santa Lucía, río artificial a semejanza del original que existió en ese lugar. Este gran edificio de color blanco y estilo moderno, se desplantó en un lugar histórico, pues por ahí estaba la primera Alameda de la Ciudad, y ve de frente al Palacio de Gobierno que en 1908 inaugurara el gobernador Bernardo Reyes. Desde sus inicios se consideró a este museo como el recinto con las exhibiciones históricas más relevantes del norte del país, pues en sus 15 mil metros cuadrados hay exposiciones permanentes en una enorme sala que ocupa cuatro mil metros cuadrados, en donde se instaló hasta una locomotora que realiza viajes históricos a quienes la abordan. Hay además salas de exhibición para exposiciones varias, todas relacionadas con la historia mexicana.

Tiene diversos módulos de interactividad con enfoque didáctico, más biblioteca, archivo, oficinas administrativas, auditorio, y librería. Además, en el primer nivel está una cafetería y el estacionamiento, que brindan comodidad a los visitantes. En su exterior se encuentra la Plaza 400 años, una hermosa explanada con una fuente de agua cuyo chorro alcanza la mayor altura de la Ciudad, y da inicio al Canal de Santa Lucía, luciendo la obra monumental La Lagartera, del oaxaqueño Francisco Toledo. El Museo de Historia Mexicana debutó en el mundo de la museografía con la exposición: Joyas de la Pintura Mexicana, con cuadros de Diego Rivera, Rufino Tamayo y Frida Kahlo, que obtuvo una extraordinaria respuesta del público. Actualmente, se integró a la figura gubernamental llamada Los Tres Museos, consistentes en el propio Museo de Historia Mexicana, el Museo Regional del Noreste y el Museo del Palacio de Gobierno. Es un lugar al que los nuevoleoneses llevan a sus invitados que vienen de otras ciudades del país y del extranjero, pues la calidad de sus instalaciones y su pulcra administración son para presumirse. Felicitaciones a los constructores y a los operadores de esta hermosa obra cultural.