27/May/2024
Editoriales

En Santiago no cantan mal las rancheras

Y no precisamente nos referimos a la agrupación surgida en 1933 de Los Montañeses del Álamo, de la mano de su fundador, Don Pedro Mier y Mier, quien al formar el grupo logró grabar su primer disco en 1938, dándole un sonido muy especial a su agrupación al tenor de la flauta, del violín y con el bajo sexto, saxofón y contrabajo. Don Pedro logró, a través del tiempo, ser un ícono representativo de Santiago, por lo que quizás es la agrupación musical más longeva, no sólo de Nuevo León, sino de toda la región.

Pero como estamos en época electoral nos llama poderosamente la atención la formación profesional y política de un hijo del bello “Pueblo Mágico” de Santiago. Región bendecida al estar rodeado de una bondadosa e inmensa naturaleza conformada de sierras, ríos, presas, acompañada de una tradición culinaria y un sorprendente entorno arquitectónico.

 Nos referimos al joven David de la Peña Marroquín, quien ha impulsado una política de puertas abiertas con el fin de que la ciudadanía no solo ejerza el legítimo derecho a participar en las decisiones del municipio, sino que sean testigos de la transformación social, arquitectónica, y económica de esa ciudad mágica.

 El joven alcalde de la Peña al lado de su equipo de trabajo ha logrado ser un presidente Municipal de tiempo completo para la gente. Cumpliendo con varias responsabilidades y funciones importantes, entre las que destacan:

 -Gestión administrativa: Supervisar y dirigir el funcionamiento de los diferentes departamentos y servicios municipales. Presupuesto municipal: Elaborar y administrar el presupuesto municipal, procurando una correcta distribución de los recursos para satisfacer las necesidades de la comunidad. Servicios públicos: Asegurar la prestación de servicios básicos como agua, alumbrado público, transporte, recogida y traslado de basuras, entre otros.

 -Urbanismo y ordenación del territorio: Velar por el desarrollo urbano planificado y sostenible del municipio, garantizando el cumplimiento de las normativas vigentes. Participación ciudadana: Promover la participación activa de los ciudadanos en la toma de decisiones y la vida política local. Relaciones institucionales: Actuar como representante del municipio en relaciones con otras instituciones y entidades, así como gestionar convenios de colaboración. 

 -Seguridad pública: Colaborar en la gestión de la seguridad ciudadana, coordinando con las fuerzas de seguridad del Estado y estableciendo medidas preventivas. Promoción económica: Impulsar iniciativas que fomenten el desarrollo económico local, atrayendo inversiones y generando empleo.

  En resumen, el presidente municipal ha tenido la responsabilidad de velar por el bienestar de sus habitantes, gestionando eficientemente los recursos municipales y promoviendo el desarrollo integral de la localidad. Por lo que su reelección al frente del municipio por la coalición Fuerza y Corazón por Nuevo León, será de trámite pues quien obra bien le va bien. Si no me quiere creer pregunte usted a los ciudadanos de Santiago y se sorprenderá de la alta calificación otorgada al munícipe. Por ello, para muchos de nosotros, esas son las mejores encuestas públicas de creer.

 Por lo pronto: Mérito aparte merece el actual diputado local Javier Caballero, ex alcalde santiaguense, quien a base de oficio político ha pavimentado el camino al sucesor al realizar durante su periodo anterior un trabajo excelente y eficaz .

 

Comentarios a rodin2511@hotmail.com