23/Jul/2024
Editoriales

La pandemia de la deuda igual que el Covid-19, asfixia a países pobres y ricos

El sistema global está en quiebra y debe reorganizarse.    

El crecimiento de la deuda es un fenómeno global que afecta a todos los países. No es cuestión de quién la tiene más grande o quién la tiene más chiquita😄. En los países industrializados como Japón, EU o Inglaterra, la deuda hace rato que equivale a más del 100% de su PIB. En México apenas anda rondando los 50% del PIB y sin embargo ahorca igual o más su economía que la de esos países industrializadas por la vía de recortes al gasto, bajo presupuesto en educación o salud (que es lo que más les gusta  recortar a los gobiernos en vez del gasto militar, por ejemplo);  reducción de las pensiones, despidos de trabajadores en las empresas o el gobierno, baja o cero inversión en infraestructura, etc.  La deuda, como el Covid-19, es una pandemia que mata igual a ricos que a pobres.  Los autores del artículo que anexamos sobre “La Tentadora Idea de un perdonazo de la deuda” tratan de comprobar que la condonación de esas deudas no es posible y que causaría mayores problemas,  aunque reconocen que el método del rescate constante” de empresas y bancos, el llamado “alivio cuantitativo”, donde los bancos centrales imprime moneda para comprar bonos o documentos chatarra de las empresas (pasivos o pérdidas) para así reflotarlas o rescatar a los propios gobiernos,  ha hecho que la deuda se dispare desde principios de este siglo, representando ya dos veces y medio la producción mundial en un  año. Además, la propia pandemia o el alza de las tasas de interés de los últimos años la han hecho crecer todavía más.  Así que más que un “perdonazo” de la deuda lo que se requiere es una “reorganización por bancarrota” como propuso el economista Lyndon H. Larouche desde los años 90s.  Simplemente como en la reunión de Bretton Woods en 1945, los gobiernos se reúnen y organizan un nuevo sistema financiero. Las deudas existentes se utilizan como respaldo a la emisión de nuevos créditos dirigidos estrictamente a las actividades productivas, la infraestructura etc. y se prohíbe su uso en actividades especulativas y de consumo que no contribuya al desarrollo de las naciones, procurando dirigir una buena parte de estos créditos hacia la generación de avances científicos y tecnológicos que aumenten de manera importante la productividad de las naciones, como , por ejemplo; los trenes de alta velocidad y la energía nuclear o la investigación en ingeniería genética etc. Sería una reorganización por bancarrota y no un “perdonazo”. No se puede perdonar lo que se impuso a la fuerza a las naciones del mundo en aras de mantener a flote un sistema en bancarrota cuando menos desde el 2008 o, si se quiere, desde la gran crisis de la deuda de 1981-82.  Además, ya los padres fundadores de EU como Alexander Hamilton, habían demostrado que no hay relación entre el sistema financiero-monetario y la actividad productiva. El proceso financiero tiende siempre a crecer más que la actividad productiva y trata de ahorcarla y por eso la deuda debe condonarse después de cierto tiempo,  porque como ahora se ve, la deuda siempre se dispara y se vuelve impagable en base a puros refinanciamientos y reestructuras y especulación. Así ha ocurrido al menos desde los tiempos de Solón en Grecia o la rebelión de Catilinia en Roma. 

 

https://fintualist.com/.../la-tentadora-idea-de-un.../…