08/Dec/2023
Editoriales

¿TIENE DERECHO UNA NACIÓN A PRODUCIR ALIMENTOS PARA SU PUEBLO AUNQUE SE OPONGA LA OMC?

El gobierno de Obama inició el 13 de septiembre una horrible acción de sanción comercial contra China en la Organización Mundial de Comercio (OMC), acusando a China de cometer una infracción porque el gobierno ha apoyado "excesivamente" a sus agricultores, para que puedan producir más arroz, trigo y maí­z. Algunos funcionarios estadounidenses están chillando porque China ejerce su derecho soberano a alimentar a su población, en vez de depender de los "mercados mundiales", según la jerga de la OMC para referirse al comercio dominado por la rama cartelera de la pandilla de Londres y Wall Street.

De hecho, la OMC misma no es más que una institución donde pierden tanto los agricultores como los comensales (al revés de la iniciativa china en donde "todos ganan"). Ya hace mucho que debió haberse anulado a la OMC. La realidad es que en este momento los agricultores estadounidenses mismos necesitan urgentemente de una intervención de emergencia del gobierno (precios básicos, polí­tica de paridad, moratoria a la deuda) para estabilizar su situación, pero el gobierno de Obama ha hecho caso omiso de la crisis. Los agricultores están atrapados entre precios bajos para sus productos y precios altos en sus insumos. La agricultura a nivel familiar enfrenta su desaparición. Los agricultores tienen la tasa de suicidios más alta en la nación, sin excepción. Lo que está en juego es el suministro público de alimentos.

Sin embargo, los funcionarios de Obama (el Representante Comercial Froman y el Secretario de Agricultura Tom Vilsack) están furiosos y culpan a China por lo que es en realidad el desplome del sector transatlántico y tratan de engatusar a los estadounidenses para que crean esos fraudes, especialmente la lí­nea de "igualdad de oportunidades". Vilsack dijo, cuando anunció su movida en contra de China: "Desafortunadamente, el apoyo de China a los precios ha fomentado la producción de trigo, maí­z y arroz en China, que está desplazando importaciones" de Estados Unidos y de otros lugares.

Esta última maniobra de Obama, es la 14ava queja de este tipo contra China que presenta el Representante Comercial de EU desde el 2009. En total, desde que Obama prestó juramente, se han presentado un total de 23 quejas ante la OMC, más que cualquier otro miembro de la OMC. La mayorí­a de ellas las ha ganado EU, lo que es un reflejo vergonzoso de lo que es la OMC, que a Obama le gusta usar de modelo de qué tan grandiosa puede ser la Asociación Traspací­fico para gobernar el mundo.

Ayer, China emprendió sus propias acciones contra Estados Unidos, empezando con estamparles un aumento de 33% en el arancel aduanero a las importaciones de granos secos destilados (DDG por siglas en inglés) proveniente casi todo de EU, que es el pienso para ganado, producto secundario de la destilación de maí­z para producir etanol. Este comercio DDG surgió de la polí­tica perniciosa ambientalista de biocombustibles en Estados Unidos, que debe desaparecer. Las presidencias de Bush y Obama la fomentaron en EU y ahora un 40% de las cosechas de maí­z en EU se van directo a los tanques de gasolina.

Las medidas especí­ficas a favor de la producción de alimentos de China, que el gobierno de Obama condenada en su solicitud ante la OMC, son simplemente que China elevó el precio mí­nimo anual con el cual el gobierno hace compras de apoyo a los productores en el momento de la cosecha, el arroz Indica (grano largo), arroz Japonica (grano corto y mediano), trigo, y maí­z. EU alega que los aumentos de China son "excesivos" bajo las reglas de la OMC, suman unos $100 mil millones en los últimos años y esto "distorsiona el comercio", etc.