01/Mar/2024
Editoriales

Los alcaldes de Monterrey. Tercera parte

DIEGO RODRÍGUEZ

 

En este texto, por su gran importancia para el establecimiento definitivo de la Ciudad, estudiaremos al alcalde y capitán Diego Rodríguez de Sosa Montemayor, conocido como Diego Rodríguez. Este personaje era hijo del fundador Diego de Montemayor y María Inés Rodríguez de Carvajal, nieto de Juan Diego Rodríguez Armero y Ahumada, el conquistador y colonizador de Florida -parte de lo que después fue Luisiana- y parte de Texas.

  Diego Rodríguez nació en el noreste novohispano, tal vez Saltillo, aproximadamente en 1567. Recibió el apellido de su abuelo materno porque, según la costumbre de aquel tiempo, se elegía el apellido más prestigioso de la familia, y su abuelo Don Juan Diego era ‘más importante’ que su padre Diego de Montemayor.

  Era medio hermano de Diego de Montemayor y Esquivel ‘El Mozo’, no como algunos los consideran padre e hijo, o tío y sobrino. Diego Rodríguez llegó con su padre a la fundación de la Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey en 1596 y, como el resto de la familia, ocupó cargos en la administración del naciente Nuevo Reyno de León. Fue Alcalde Primero de la Ciudad en: 1600, 1612, 1616, 1621 y 1623.

 

Primer Periodo. Diego Rodríguez, Alcalde Primero en 1600

 

Fue el cuarto Alcalde de Monterrey, en 1600; veamos un fragmento del acta electoral:

 

‘Elección de alcaldes, justicia y concejo desta Ciudad de Nuestra Señora de Monterrey, deste año de MDC (1600) J H S(Jesús hombre salvador) En la Ciudad de Nuestra Señora de Monterrey, del Nuevo Reyno de León, en primero día del mes de enero del año de mil y seiscientos años. El capitán Juan Pérez de los Ríos, alcalde ordinario y Manuel de Mederos y Lucas García, regidores y Diego de Montemayor (El Mozo), procurador general desta dicha ciudad, por el rey nuestro señor, dijeron que ellos han sido justicia, concejo y regimiento el año pasado y agora se han juntado en su concejo [...] hoy día de año nuevo para elegir alcaldes y regidores y otros oficiales para la administración de justicia, concejo y regimiento, que ha de administralla y regilla este presente año y en efecto dello estando de unánimes y en una voluntad conformes, se conformaron los más votos en que sean alcaldes ordinarios el capitán Diego Rodríguez y el capitán Diego Núñez de Miranda…’

   Existen pocos datos de esa primera administración de Diego Rodríguez. Sin embargo, sabemos con certeza que se otorgaban mercedes a las familias que venían principalmente de Saltillo y el resto de Coahuila a residir en Monterrey, con el objeto de estimular la producción de trigo, maíz y frijol. Veamos este caso específico:

   ‘Merced hecha a favor de Juan López, vecino de ésta ciudad, de un solar para casa, donde está la cruz, que está frontera del hospital, hacia el río’; el cacique Pisasequi, ‘que era de Juanes de Arteaga, con su gente; cuatro caballerías de tierra a un lado de tierras de Nuestra Señora, con agua del río de Santa Catalina, y otras cuatro que ya le habían sido dadas’ ‘al tiempo que se dieron y repartieron a los demás vecinos, que fué la primera vez que se vino a poblar’, a lindes de tierra de Domingo Manuel y ‘las he labrado y cultivado y sembrado trigo , maíz y frijol.’

 

Diego Núñez de Miranda, Alcalde Segundo 1600

 

Diego Núñez de Miranda fue uno de los primeros pobladores de Saltillo, donde tenía una pequeña Hacienda de ‘coger pan y maíz’, padre del  jesuita Antonio Núñez de Miranda, que cristianizó numerosas tribus salvajes. Casó con Jerónima de Valdecañas y luego de algunos años regresó a Saltillo. 

 

La familia y las actividades de Diego Rodríguez

Por su parte, Diego Rodríguez terminó su administración en diciembre de 1600, y se  dedicó a la agricultura, la defensa, y las demás actividades que exigía la pequeña población de Monterrey. Formó una familia con su mujer Sebastiana Farías Treviño de Quintanilla con quien procreó a  María Inés Rodríguez de Tremino (lusitanismo de Treviño); Mónica Rodríguez Farías; María Margarita Rodríguez De Montemayor; María Isabel Rodríguez de Sosa; Andrea Rodríguez; Margarita Sosa Farías; Beatriz Rodríguez de Montemayor; Melchora Rodríguez de Montemayor; Clara Rodríguez Trevino y Diego Farías Rodríguez. Este ejemplo es ilustrativo de una selección variada de apellidos para aprovechar todos los privilegios de sus descendientes.

 

Como ya vimos, Diego Rodríguez era hijo de Diego de Montemayor (padre) que gobernó de 1596 a su muerte en el año de 1611, y medio hermano del gobernador Diego de Montemayor (el Mozo) que  falleció en el mismo año de  1611, quedando la gubernatura vacante en espera del nombramiento del Rey o del Virrey.

 

 

Segundo Periodo. Diego Rodríguez, Alcalde Primero 1612 (Gobernador Interino de 1612 a 1614)

 

Diego Rodríguez resultó electo alcalde primero, de nuevo, en 1612:

 

‘En el dulcísimo nombre de Jesús. En la Ciudad de Nuestra Señora de Monterrey del Nuevo Reyno de León, en primero de enero la justicia y regimiento del año pasado de seiscientos y once años, estando juntos y congregados en su acostumbrado cabildo que son el capitán Juan de Faría alcalde mayor, Pedro de Salazar alcalde ordinario, Rodrigo Flores Carvallo alferez real, Mateo de Villafranca regidor antiguo, Alonso López de Baena, el capitán Miguel de Montemayor, Diego de Huelva, el capitán Juan Pérez de los Ríos, Diego Pérez de Orellano mayordomo de la ciudad, eligieron y nombraron de unánimes y conforme voluntad; eligieron alcaldes al capitán Diego Rodríguez de primer voto, Mateo de Villafranca de segundo voto…’

 

Diego Rodríguez gobernador del Nuevo Reyno de León, o Justicia Mayor

Sin embargo, al quedar vacante el cargo de gobernador del Nuevo Reino de León debido a la muerte de Diego de Montemayor “El Mozo”, el alcalde Diego Rodríguez, según la normatividad de la época, hubo de ocupar interinamente el gobierno del Reino. Y desde luego el alcalde segundo Mateo de Villafranca quedó como alcalde único.

 

Justicia Mayor era un término genérico para el juez principal de una jurisdicción.

El justicia mayor del imperio, era el Rey.

(En Aragón había un Justicia Mayor, que era la mayor autoridad en esa tierra)

El Justicia Mayor del virreinato era el virrey

El Justicia Mayor de una audiencia era el presidente de la audiencia

El Justicia Mayor de un ayuntamiento era el alcalde primero

Y podía impartir justicia por sí o por un teniente (o el rey por un canciller)

 

En este año de 1612, Diego Rodríguez como gobernador en funciones o justicia mayor realizó su actividad más importante.

Ante una contingencia climática sucedida durante el mes de septiembre, Diego Rodríguez reaccionó rápidamente pues si titubeaba se corría el riesgo de que lo hecho por su padre Diego de Montemayor se perdiera.

 

Resultado de una torrencial lluvia se desbordó el Río Santa Lucía, al parecer en un meandro que estaba en el cruzamiento de las actuales calles Juan Ignacio Ramón y Emiliano Carranza, el agua destruyó la ciudad. Destruyó las viviendas, la Iglesia, las Casas Reales… leamos las palabras textuales del cronista Alonso de León:

 

‘El año primero de su gobierno que es en el que vamos (1612), hubo una avenida en la cañada del ojo de agua, que derribó la mitad de las casas de la ciudad, con que resolvió el justicia mayor pasar a la parte del sur, por ser más alta que la del norte, y así lo hizo, con los cuerpos del gobernador y su hijo, que trasladaron al convento nuevo’

 

Exhuma Diego Rodríguez los restos de su padre y de su hermano

Aquí leemos que Diego Rodríguez no solo mudó a los vivos, sino que exhumó a los muertos enterrados en la Iglesia Principal (ubicada en el actual Laboratorio Cultural Ciudadano Nuevo León) y los volvió a sepultar en el atrio de la nueva Iglesia Principal donde hoy es catedral.

 

Mueve Diego Rodríguez la Ciudad con un nuevo trazo, a una cota más alta

Diego Rodríguez hizo un nuevo trazado de la ciudad, como centro la Plaza Real (hoy Plaza Zaragoza), las casas Reales (hoy Museo Metropolitano), la iglesia Principal (hoy Catedral ) a un lugar más alto y, desde luego, realizó un nuevo repartimiento de solares para todos los vecinos.

 

Con un nuevo trazo, Diego Rodríguez levantó prácticamente de nuevo la Ciudad

Fue tiempo de arduo trabajo, pues Diego Rodríguez y los reineros de la época volvieron a trazar y levantar la Ciudad. Construyeron nuevos edificios públicos que, a pesar de ser hechos con materiales no duraderos, debían dar buen servicio; se delimitaron los solares; se edificaron las viviendas tipo jacales y sus corrales; nuevas acequias; y se  trasladaron los escasos bienes y mostrencos que lograron sobrevivir a la inundación.

 

Recibe la Ciudad en visita oficial al Obispo Del Valle y Arredondo

Otro evento importantísimo fue que, durante el gobierno interino de Diego Rodríguez, a finales de 1612 se recibió en visita pastoral al Obispo de la Nueva Galicia, Juan Del Valle y Arredondo (a quien Eugenio del Hoyo llama Juan de Ovalle), pues según el ritual Católico sólo los obispos podían administrar el sacramento de la confirmación, y es por ello que gran parte de los reineros recibieron este sacramento.

 

Termina el periodo del alcalde Diego Rodríguez y continúa de gobernador hasta que, en 1614, gobierna Agustín de Zavala.

Finó el año de 1612 y Diego Rodríguez dejó de ser nominalmente alcalde primero de Monterrey, pero siguió siendo gobernador interino hasta 1614 fecha en que el Rey nombró a Agustín de Zavala Gobernador del Nuevo Reino de León 

 

Mateo de Villafranca, Alcalde Segundo, asume en 1612 como Alcalde Único

Como ya estudiamos, el alcalde primero Diego Rodríguez fue gobernador en funciones, por lo que en 1612 Mateo de Villafranca ejerció como alcalde único.

 

Dentro de las responsabilidades que hubo de realizar Villafranca, la más compleja fue sustituir -en paz- las Mercedes y derechos otorgados en la antigua ubicación de la Ciudad por otras equivalentes en su nueva localización.

 

Para fomentar la minería se otorgó derechos al ex alcalde en 1599 y 1602 Juan Pérez de los Ríos para extraer y refinar Plata, mediante el antiguo y contaminante sistema de lavado con agua y separado con mercurio:

 

“Merced otorgada a favor del capitán Juan Pérez de los Ríos , vecino de ésta ciudad , de un ingenio para agua, para beneficio de sacar plata y asiento de cuadrilla, en las minas de León en el Agua Escondida, en el salto de agua, a lindes de Juan Ponce de León en el Agua Escondida , en el salto de agua a lindes de Juan Ponce de León”

 

Tercer Periodo de Diego Rodríguez como Alcalde Primero en 1616 

Para el año de 1616 fue electo Alcalde Primero por tercera ocasión Diego Rodríguez. No se localizó el acta de Cabildo de esta elección, sin embargo, por otros documentos se sabe que firmaba como ‘justicia mayor’ es decir, alcalde primero en su faceta de juez. Seguramente la guerra con los bárbaros aumentó, pues también firmaba como Capitán a guerra.

 

Otorga Diego Rodríguez una Merced en algún lugar de los actuales municipios de Escobedo o Apodaca por donde corre el Río Pesquería.

 

‘Merced otorgada al capitán Juan Pérez de los Ríos, de cuatro caballerías de tierra en el río de la Pesquería entre un arroyo seco que está más arriba’ ‘a donde hoy tiene poblado y hecho jacales’ y otro arroyo seco ‘que está por debajo de dichos ranchos’. Se le otorga con antigüedad de diecisiete años poco más o menos que fué cuando se la dió el gobernador Diego de Montemayor ‘como vecino y primer poblador’, y cuyo original no se halló en el Archivo ‘por haberse perdido muchos papeles el año que murió el dicho gobernador’ Ante el capitán Diego Rodríguez, justicia mayor y capitán a guerra y Rodrigo Flores, escribano público.

 

También se registraron nuevos vecinos. Veamos a uno de apellidos Díaz de Camuño, a quien se le concedieron todos los derechos de vecino.

 

“Asiento de vecindad de Alonso Díaz de Camuño”

 

Cuarto Periodo de Diego Rodríguez como Alcalde Primero en 1621

Por alguna razón desconocida, tal vez enfermedad o por el combate a los indígenas, la mayoría de los documentos del año 1621 no fueron firmados por el alcalde primero, Diego Rodríguez, sino por su subalterno, Pedro Romero (hijo de Juan Romero escribano del gobernador), en calidad de teniente de justicia mayor.

 

Como ejemplo, veamos una autorización (legalización) de una venta inmobiliaria:

 

‘Juan López, vecino de ésta ciudad, vende a Juan Pérez de Lerma, de la misma vecindad, cuatro caballerías de tierra lindando con tierra de la Virgen. En 100 pesos. Ante el capitán Pedro Romero, teniente de justicia mayor y Pedro Velada, escribano nombrado.’

 

Marcos González, Alcalde Segundo en 1621

De la actuación de este alcalde segundo solo tenemos que sentenció a un tal Martín Sánchez por un homicidio cometido en Saltillo y, seguramente, fue capturado en la jurisdicción de Monterrey. Dicho homicidio debió ser accidental, o por ‘causas de honor’, pues sólo se sancionó con dinero y no con pena corporal.

 

‘Causa promovida contra Martín Sánchez por muerte de Lorenzo Herrera, vecino de la Villa del Saltillo. Se resolvió condenar al acusado a través del pago de una multa de doscientos cincuenta pesos de oro común.’

 

Quinto Periodo de Diego Rodríguez, Alcalde Primero en 1623

Esta fue la última administración de Diego Rodríguez y la más activa en materia urbanística. Don Diego Rodríguez ya era un hombre mayor, debió tener aproximadamente unos 56 años, cuando el promedio de vida era apenas de 52.

 

Inicia el alcalde Diego Rodríguez la barda del Convento de San Andrés

Con toda su experiencia de vida y política, Diego Rodríguez, sabedor de la importancia que en sus tiempos tuvieron los aspectos religiosos, construyó los muros que limitaron el Convento de San Andrés -donde hoy se encuentran el Círculo Mercantil, y edificio Kalos-, aunque no se sabe si se concluyeron en esa administración.

 

A las Casas Reales -hoy Museo Metropolitano- le anexó dos nuevos cuartos de barro y madera, le repuso el techo de terrado, barro mezclado con zacate -tipo adobe-, además se construyó ‘una torrecilla’ también de materiales simples.

 

Aunque la ribera norte del Río Santa Lucía, donde había estado originalmente la Ciudad, siempre había sido utilizada para la agricultura, Diego Rodríguez aprobó su repoblamiento. Se establecieron doce solares para igual número de familias -en su mayoría mestizos y mulatos-, y la familia de ‘un español casado con una india’.

 

Como es común en la vida pública, esta administración fue cuestionada 

tres años después.

 

Al llegar de gobernador en 1626 el joven Martín de Zavala, ordenó una investigación sobre el maltrato a los indios en la administración de Diego Rodríguez en 1623. Se le acusó de despojar de sus tierras a los nativos y de maltratarlos físicamente. La ley se aplicó deteniendo a don Diego Rodríguez en ese mismo año de 1626, quien se declaró confeso, por lo que debió reintegrar a los indígenas las tierras en comento.

 

Si gobernar puede corromper, gobernar mucho puede corromper mucho

Finalmente, después de cinco administraciones se retiró a la vida privada. Durante sus largos años de servicio fue también regidor, síndico procurador, mayordomo de la catedral y capitán a guerra. Este hombre dedicó su vida al gobierno de la Ciudad; el último de los alcaldes de la etapa de subsistencia, pero llegó Martín de Zavala a dar el primer impulso modernizador del Nuevo Reino de León. Podríamos diagnosticar que gobernar por mucho tiempo usualmente es motivo de cuestionamientos.

Continuará…

 

 

FUENTES

 

https://www.boe.es/biblioteca_juridica/publicacion.php?id=PUB-LH-2021-217

Perry Anderson, El estado absolutista, editorial Siglo XXI, México

Alonso de León “Relación y Discursos del Descubrimiento, Población y Pacificación del Nuevo Reino de León, temperamento y Calidad de la Tierra” versión digital.

https://www.catholic-hierarchy.org/diocese/dguad.html

https://www.fondoeditorialnl.gob.mx/pdfs/h

 

CIVIL

Volumen 8, EXPEDIENTE 10, folio 14;   

Volumen 1, EXPEDIENTE 44; 

Volumen 1, EXPEDIENTE 45;

Volumen 2, EXPEDIENTE 13,  folio 7;

Volumen 17, EXPEDIENTE 9, folio 8;

Volumen 4, EXPEDIENTE 14,  folio 4; 

Volumen 23 b EXPEDIENTE 7, folio 2

ACTAS DE CABILDO

1º de enero de 1610

PROTOCOLOS

 

Volumen 1, EXPEDIENTE 1, número 18, folio 20