27/May/2024
Editoriales

Los Alcaldes de Monterrey. Parte cuadragésima quinta

Desde el año de 1862 el país estaba inmerso en la Guerra de Invasión francesa por los motivos ya conocidos. Para la Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey, 1864 fue uno de los años más complicados por las razones que adelante explicaremos. 

 

Los mexicanos imperialistas trataron de conseguir un emperador para México

Existía en el país un grupo de mexicanos conservadores y monárquicos quienes pensaban que la República era la causa de todos los males. Lo encabezaba Juan 

Nepomuceno Almonte -hijo ilegítimo del héroe José María Morelos y Pavón-, Félix Zuloaga y otros convencidos de que la solución de México era la Monarquía. Se debe señalar que el austriaco Maximiliano no fue su primera opción; primero ofrecieron el Trono de México al descendiente de Moctezuma -el último tlatoani azteca- radicado en España y luego a los descendientes del emperador Agustín de Iturbide, pero ambas ofertas fueron rechazadas.

 

Envía Napoleón III a Maximiliano para que asuma el Trono de México

Así que, cuando en 1862 el presidente Benito Juárez suspendió el pago de la deuda externa, buscaron entre las naciones acreedoras a un Monarca. Un Príncipe inglés era descabellado por su origen cultural diverso, y España, luego del fracaso de la Expedición Barradas, dejó de interesarse por México. Sin embargo, el emperador  francés Napoleón III accedió, más para detener la expansión de Estados Unidos que por codiciar las riquezas mexicanas, y envió a Maximiliano de Habsburgo.

 

Las aduanas fueron la manzana de la discordia entre Juárez y Vidaurri

Cierto que de 1862 a 1864 la guerra entre el ejército republicano y el franco-mexicano se concentraba en el centro del país. Pero nuestra tierra no estaba en plena armonía, pues desde la Constitución Federal de 1857 existía el estado de Nuevo León y Coahuila gobernado por Santiago Vidaurri, quien se resistía a enterar a la Federación los impuestos cobrados en las aduanas nuevoleocoahuilenses, aplicando esos recursos en la mejoría del propio estado, pero Juárez requería del dinero para sostener la guerra. 

 

Desbarata Juárez el gran estado de Nuevo León y Coahuila

Los anteriores presidentes Álvarez, y Comonfort no habían restablecido el orden fiscal en Nuevo León y Coahuila. Sin embargo, Juárez estaba muy presionado y, a pesar de que su gobierno era itinerante, viajó a Monterrey en donde discutió fuerte con Vidaurri. Resumiendo los hechos, al término de la segunda entrevista, Juárez se dirigió a Saltillo y de un plumazo disolvió el estado de Nuevo León y Coahuila, regresando ambas entidades a las condiciones que tenían previamente a su fusión. Y Vidaurri, frente al doble acecho, el de Juárez y de los franceses, huyó a Estados Unidos.

 

Así fue como se pudieron restablecer las relaciones entre Nuevo León y el gobierno republicano de Juárez, hasta que el 28 de agosto de 1864, la Ciudad cayó en manos del ejército franco-mexicano, que buscaba cercar al presidente legítimo de México.

   Sin embargo, nuestra Ciudad, a pesar del mencionado clima de inestabilidad política, avanzó gracias a su capacidad de renovación de los cabildos, pues los esfuerzos de sus  alcaldes se coronaron llegando en paz al año de 1864. Veamos una síntesis de hechos.

 

Pedro Elizondo, alcalde de Monterrey, Capital del estado de Nuevo León y Coahuila, del 1 de enero al  26 de febrero de 1864. Después lo fue también de la capital del estado de Nuevo León, del 26 de febrero al 14 de abril de 1864. 

 

Pedro Elizondo fue electo y rindió protesta como alcalde primero 

el primer día del año 1864:

 

“En la Ciudad de Monterrey Capital del Estado libre y Soberano de Nuevo León y Coahuila á primero de Enero de 1864: Reunidos el Ayuntamiento del año anterior y el nuevo compuesto de los C C. Alcaldes 1o. Pedro Elizondo; Suplente Rafael Garcia, 2o. Joaquin Quiroz, 3o. Luis de la Garza Saenz y 4o. Domingo B. de Llano: Procuradores 1o. Cenobio Garza Gonzalez y 2o. Francisco Villareal Regidores 1o. José Maria Lozano, 2o. Luis de la Garza y Garza, 3o. Jesus Reyes, 4o. Margarito Barrera, 5o. Hermenegildo Garza, 6o. Ygnacio Martinez 7o. Rafael Melo, 8o. José Maria Ramos, hijo, 9o. Hipolito Gutierrez y 10. Ramon Garcia, faltando únicamente el 4o. Regidores se declaró instalado previa la protesta debida el que debe regir en el corriente año”

 

Niega el gobernador Vidaurri un préstamo de 2 mil pesos al alcalde Elizondo

El año empezó mal, pues durante los tres anteriores no había llovido en la región. El  hambre causaba estragos entre el ganado y comenzaba entre las personas, por lo que el alcalde Elizondo pidió prestado al gobierno de Vidaurri 2 mil pesos para comprar maíz en Matamoros pero, finalmente, Vidaurri negó el préstamo. Y la segunda calamidad era la viruela que regresó con ganas de volver a diezmar a los reineros, y con la agravante de que el encargado del ramo no estaba en la ciudad por lo que el alcalde nombró un sustituto , buscando resolver ambos problemas asegurando al menos un poco de alimento para los enfermos:

  “Sesión ordinaria del 4 de Enero de 1864 Presidencia del Señor Elizondo, leída y aprobada la acta anterior se dió cuenta con lo siguiente… el alcalde primero suplicando a nombre del Ayuntamiento del cual es presidente se le faciliten dos mil pesos para comprar maíz; garantizando el pago con la fianza de las personas que se designen de aquel Pueblo… Acto continuo amocion del Señor Lozano se dispuso que el Señor Presidente interin vuelve este Señor nombre un sustituto de la Comisión de la conservación del pus vacuno por que según informó este Señor han vuelto las viruelas y por consiguiente es necesario que desde luego se tomen algunas providencias a fin de afrontar en lo posible con esa epidemia. El mismo Señor Lozano expuso que de preferencia se venda al Hospital del pósito de semillas á lo menos de un dia para otro el maíz necesario pues le consta haber habido días que no se ha encontrado para la alimentación precisa de los enfermos: aprobada la proposición el Señor Presidente ofreció cuidar de que se cumpla este acuerdo”

 

Bendice el Canónigo Magistral la Primera Piedra de la Fuente de Los Delfines

Veamos la solemne bendición de la “primera piedra” de la Fuente de los Delfines en la Plaza Principal (hoy Plaza Zaragoza), y el contenido de la “cápsula del tiempo”. Esto  “retrata” el momento histórico del inicio de su construcción, con presencia, además del Cabildo y el pueblo, del gobernador Vidaurri y el Canónigo Magistral (predicador o capellán del Cabildo), es decir, el sacerdote asignado para la atención espiritual y consejo de los miembros del cabildo -figura actualmente desaparecida en México-, pero vigente aún en España, Argentina y otros lugares:

  “En la Ciudad de Monterrey Capital del Estado Libre y Soberano de Nuevo León y Coahuila á los dos días del mes de Febrero de mil Ochocientos sesenta y cuatro: reunidos en la plaza de armas bajo la Presidencia del C. Santiago Vidaurri Gobernador del Estado el Ayuntamiento constitucional de la Municipalidad, varios empleados y un gran número de Ciudadanos con el fin de celebrar la bendición y colocación de la primera piedra de la fuente de mármol que vá á construirse en el centro de dicha plaza, donde de antemano y de conformidad con el programa adoptado, se prepararon un salon bastantemente adornado, recados de escribir y otros muebles al efecto necesarios, después de los correspondientes repiquen a vuelo en todos los templos, toques de algunas piezas por la música militar, y dándose varias descargas de fusilería y artillería se procedió al acto solemne y bendición a la piedra por el Señor Canónigo Magistral Don José Joaquin de Orozco, siendo los padrinos los C C. Síndicos Procuradores como representantes del pueblo. Concluida esta ceremonia se dispuso: que en un pomo de cristal se enserrase copia de esta Acta, el ceremonial para esta celebridad, un retrato del C. Gobernador, el calendario de la revista de Nuevo León y Coahuila del presente año, los últimos números del Boletín Oficial periodico del Estado la constitución que este se dió en mil ochocientos cincuenta y siete, la distribución de premios que entre los Alumnos del Colegio Civil hizo el C. Gobernador el año anterior y un testimonio de la fundación de esta Ciudad, y todo ello se depositase en una caja de plomo y ésta en otra de mármol, lo cual se efectuó por los mismos Síndicos Procuradores, y puesta la piedra bendita en el lugar respectivo el C. Gobernador echó para asegurarla la primera porción de mezcla. Con lo que se terminó este acto público: de que doy fe. Firmas”

 

Comienzan las contradicciones oficiales entre Juárez y Vidaurri

En esta última Acta celebrada en la alcaldía de Elizondo y en la encrucijada del agonizante dominio de Vidaurri y la instalación del régimen juarista, el Ayuntamiento de la Ciudad recibió dos comunicaciones contradictorias. En la primera se señala que Juárez llegaría a la Ciudad convirtiéndola en capital del país; y la otra misiva era del gobierno de Vidaurri prohibiendo obedecer órdenes de cualquiera que no fuera él.

 

Los estímulos fiscales del alcalde Elizondo para paliar el hambre

El Ayuntamiento decide que mientras dure el hambre, se exenta del pago de impuestos a los que introduzcan productos de primera necesidad a Monterrey.

 

Le ordena Elizondo a Epstein, el Ingeniero de la Ciudad, que elabore un plano de Monterrey, para que quede registrado el estatus de la mancha urbana en 1865.

Y ordena un contrato para al Ingeniero de la Ciudad Isidro Epstein, quien debía elaborar un plano de la Ciudad. El producto de esta instrucción del Cabildo es el mapa de 1865 que nos da amplias luces del urbanismo y aspecto de la ciudad. Veamos.

  “Sesión ordinaria del 22 de Febrero de 1864. Presidencia del Señor Elizondo D. Pedro. Aprobada la anterior acta se dió cuenta con lo siguiente… La circular del Ministerio de relaciones y gobernación expedida en 5 del actual comunicanco que el C. Presidente ha tenido a bien disponer que la residencia del Gobierno Supremo se traslade de la C. del Saltillo á la de Monterrey por considerar lo conveniente al mejor servicio público… Otra del 15 manifestando el Gobierno del Estado para calmar la alarma que los últimos movimientos hayan producido con motivo de la entrada á esta Capital del supremo Gobierno de la nación y la firma de Guanajuato, que se ocupa de formular una relación circunstanciada de las causas que lo impulsaron á tomar una aptitud preventiva: sufrió igual trámite que la anterior obra bajo el no 4. previniendo á las autoridades del Estado que no obedezcan ni obsequien orden alguna que no emane del Gobierno del mismo Estado… …mientras dura la escasez actual no se cobre por las autoridades o empleados de hacienda ninguna clase de pensión (ilegible) las Municipales á los trenes de carros, carretas,mulas y asnos que se ocupen de introducir artículos de 1a. necesidad… Un dictámen del Sr. Regidor decano cuya parte resolutiva es asi, 1a Se compromete de Hacer el plano de la Ciudad (el Sr. Yngeniero Don Ysidro Epstein) hasta el fin de los terrenos municipales en el término de 4 meses = 2a Pide cuatro presos para que le sirvan en los trabajos del levantamiento, ocupándose tan sólo cuatro ó cinco horas diarias = 3a El Ayuntamiento costeará la litografía y el papel ó dará al Ingeniero 500 pesos para estos gastos. En el primer caso será obligación del Ayuntamiento mandar hacer la litografía inmediatamente después de concluido el trabajo y en el segundo será esta obligación del Ingeniero; dándose mutuamente las garantías de su cumplimiento á satisfacción de ambos 4o El Ingeniero recibirá por premio de su trabajo el privilegio exclusivo de vender los planos en beneficio suyo, cediendo mismamente 2o o 20 (sic) ejemplares para las oficinas”

 

La filiación vidarrista de Pedro Elizondo le forzó a dejar el cargo, 

supliéndolo el electo alcalde suplente Rafael García:

 

Rafael García, alcalde suplente en funciones de alcalde primero, 

dura en el cargo de abril 14 al día 18 de ese mes de 1864.

 

Nombra gobernador el presidente Juárez, al linarense Benítez y Pinillos

Cae el gobernador Vidaurri y en la primera sesión del Cabildo que dirigió Rafael García se recibió la comunicación de que el presidente de la República, Benito Juárez, había nombrado gobernador del estado a Jesús María Benítez y Pinillos.

 

Y en esa misma sesión también se recibe la queja de un vecino llamado Blas Díaz de la contaminación del agua de las presas por una tenería, es decir una curtidora de pieles:

  “Sesión ordinaria del 14 de Abril de 1864. Presidencia del Sr. Garcia D. Rafael. Aprobada la anterior acta se dió cuenta con lo que sigue… Un oficio del Ministerio de relaciones y gobernación comunicando que el C. Presidente de la República ha tenido á bien nombrar Gobernador y Comandante Militar de este Estado al C. Jesus Ma. Benites y Pinillos…. escrito del C. Blas Dias pidiendo se quite la negociación que en un solar de Reinaldo Berardi contigua al de en propiedad tienen los Señores Hernandez con el objeto de preparar pieles para mandarlas al extranjero por que produce una corrupción insoportable yá por la fetidez de las mismas pieles y yá que por la maceración en que los ponen valiéndose de agentes venenosos se mandó á la Comision de policia para que en sesión del Sr. Capitulares Lozano proponga lo que deba resolverse”

 

Gregorio Zambrano, Alcalde Primero, del 18 de abril al 13 de junio de 1864.

 

Aunque la sesión del 18 de abril fue iniciada por el alcalde Rafael García, allí se leyó el documento en el que el gobernador Jesús María Benitez y Pinillos, había nombrado a Gregorio Zambrano como alcalde de Monterrey y, en uso de las facultades extraordinarias que tenía por el estado de guerra, Rafael García dejó su asiento en el Cabildo y lo tomó Zambrano. 

  Así mismo el Ayuntamiento ratificó el contrato con Epstein; a quien además se le encargó construir unas nuevas puertas para lo que sería el Colegio Civil, que originalmente se estableció en el edificio del Obispado, que estaba donde hoy está el Museo MARCO, en las actuales calles de Zuazua y Padre Jordán y que se nacionalizó en esa época:

 “Sesión ordinaria del 18 de Abril de 1864. Presidencia de CIudadano Señor Garcia Don Rafael Aprobada la anterior acta se dió cuenta con lo siguiente. Un oficio de la Secretaría del Gobierno comunicando que el Ciudadano Gobernador ha tenido a bien nombrar Alcalde 1o. propietario de esta Capital al Ciudadano Gregorio Zambrano en uso de las facultades de que se haya invertido: hallandose presente el señor Zambrano, previa la protesta debida tomó posesión de su encargo y se retiró el Señor García… El mismo Ciudadano Presidente exito a las comisiones respectivas para que luego se trate la escritura del contrato del plano que va a levantar de la municipalidad el Señor Ingeniero Esptein a fin de que comience sus trabajos supuesto que ya está aprobado por esta Corporación y el Gobierno del Estado al expresado contrato… se manden construir las puertas del nuevo establecimiento con el fin de que a la mayor brevedad posible se pongan y hechos los suelos se trasladen allí los alumnos: se continúen los trabajos de la fuente de la plaza de armas”

 

Disuelve el gobernador Benítez y Pinillos el Congreso de Nuevo León y Coahuila

En esta acta de 26 de abril, se recibió la noticia de que Benites y Pinillos, disolvía la diputación permanente del estado de Nuevo León y Coahuila, y designaba la de Nuevo León.

 

Reestructura el gobernador Benítez y Pinillos al Poder Judicial del Estado

 

“Sesión ordinaria del 26 de Abril de 1864. Presidencia del Señor Zambrano Don Gregorio. Aprobada la anterior acta se dió cuenta con lo siguiente… Dos decretos del mismo Gobierno expedidos bajo los números 1 y 2 mandando suspender las funciones de la diputación permanente del Estado de Nuevo León y Coahuila y queden en su lugar por solo Nuevo Leon, los Ciudadanos José Sotero Noriega, Octavio Genáro Echavarria y Jesus Yglesias y admitiendo las renuncias de Ministros de la 1a. 2a. y 3a. sala del supremo tribunal de justicia del Estado y nombrando de la 1a. al Lic. Ciudadano José Maria Martinez de la 2a. al Ciudadano Licenciado Pedro Don de la Garza y Garza y de la 3a. al Ciudadano Licenciado Jesus Dávalos y fiscal del mismo al Ciudadano Licenciado Trinidad de la Garza y Melo al archivo por estar yá publicado”

 

Arregla el alcalde Zambrano, la nomenclatura de las calles

En Mayo el Cabildo inició un proyecto de arreglar la nomenclatura de la Ciudad. No se puede saber si fue por el comentario de Guillermo Prieto, colaborador cercano de Juárez quien afirmó que “la ciudad era un laberinto” que las calles no tenían nombre, ni había forma de orientarse en ella, o simplemente se trató de una coincidencia. 

 

Recomienda Gonzalitos a Zambrano que los animales

no beban del agua de la Ciudad

También, seguramente por recomendación del doctor José Eleuterio González “Gonzalitos”, el Ayuntamiento ordenó que los animales fueran llevados a beber fuera de la Ciudad y no en la acequia, para evitar la contaminación de las  aguas:

  “Sesión ordinaria del 2 de Mayo de 1864. Presidencia del Señor Zambrano Don Gregorio. Aprobada la anterior acta se dió cuenta con lo siguiente… se sirva esta Corporación acordar que se lleve adelante el proyecto de numerar las casas y rotular las calles de esta Ciudad… Un informe de la policía consultando se cierren los abrevaderos del arroyo de Santa Lucía y se anuncie que ha de darse agua á toda clase de animales fuera de la Ciudad en la acequia llamada de los indios para evitar la intolerable corrupción insalubre para los habitantes que produce el continuo pisoteo que hacen los animales en los expresados abrevaderos”

 

Bautiza el alcalde Zambrano, con la presencia del presidente Benito Juárez, 

la Plaza Principal como ‘Plaza Zaragoza’

El cinco de mayo de 1864, se cumplió el segundo aniversario del triunfo de las Armas Nacionales sobre las fuerzas franco-mexicanas en Puebla. Y aprovechando la presencia del presidente Juárez, el cabildo bautizó la Plaza Principal, como Plaza Zaragoza, y se propuso erigir una estatua del héroe de esa gesta, Ignacio Zaragoza, pero la estatua no se concluyó (la actual es de 1962).

  En esta Acta de Cabildo también se pidió autorización para establecer una escuela, con cierta subvención del ayuntamiento: 

  “Sesión ordinaria del 9 de Mayo de 1864. Presidencia del Señor Zambrano Don Gregorio. Aprobada la anterior Acta, se dió cuenta con lo que sigue… C. José Ma. Gutierrez y Ballesteros pidiendo licencia para abrir un establecimiento de primeras letras de ambos sexos ayudándose con 15 pesos mensuales del  fondo de propios: á la Comisión del ramo para informe… El Señor Melo pidió se diera lectura por la Secretaría á una escritura inserta en los periódicos números 1 y 2 del Gobierno del Estado, para que se erija en la fuente la estatua del Señor General Zaragoza, del hermoso mármol de que se está construyendo aquella en la plaza de armas: impuesta la Corporación de su contenido, después de oír la manifestación hecha por el C. Presidente en apoyo de la idea, por los eminentes servicios prestados a la Nación por el expresado Señor General y estar dispuesto en diversas leyes que las obras o monumentos públicos se consagren á su memoria de la manera más satisfactoria que se pueda”

 

Ordena el alcalde Zambrano sanear las celdas de la cárcel

La Constitución federal de los Estados Unidos Mexicanos y la del Estado Libre y Soberano de Nuevo León y Coahuila (aunque ya no existía dicho estado seguía vigente en Nuevo León), ambas de 1857, incluían una reforma al sistema penitenciario. Se quería convertirlo en uno más humanitario, pues hasta ese año regía en la nación el antiguo sistema penitenciario colonial; y para cumplir este mandato constitucional, el alcalde Zambrano, mandó hacerlas menos insalubres:

 

“Sesión ordinaria del 6 de Junio de 1864. Presidencia del Sr. Zambrano Don Gregorio. Aprobada la anterior acta se dió cuenta con lo siguiente… la Comisión de Obras inspeccione los calabozos y demás de la Cárcel y proponga las mejoras que deban hacérsele como dar ventilación á las piezas que la necesitan y otras que contribuyan aliviar en algo los padecimientos de la prisión”

 

Lorenzo González Treviño, alcalde de Monterrey del 13 al 27 de junio de 1864

 

Sin embargo, los vaivenes de la política estaban a la orden del día, de acuerdo a los hechos de armas que se reflejaban en la titularidad de los funcionarios. Así, en junio de ese año de 1864 de nuevo hubo otro cambio de alcalde, pues renunció Gregorio Zambrano, porque fue designado por el jefe político, José María Morelos (el alcalde visto en la parte anterior de esta colección), Lorenzo González Treviño.

  “Sesión ordinaria del 13 de Junio de 1864. Presidente del C. Jefe Político de este Distrito. Aprobada la anterior acta se dió cuenta con lo que sigue… Un Oficio de la Secretaría de Gobierno por el cual se admite la renuncia de Alcalde 1o al C. Gregorio Zambrano y nombra en su lugar al de igual clase Lorenzo Gonzalez Treviño quien habiendo hecho ya la protesta ante la Jefatura Política tomó posesión de su encargo”

 

Compra el alcalde Lorenzo González Treviño un caballo para Isidro Epstein

Una de las pocas acciones del Cabildo dirigido por Lorenzo González Treviño, fue comprar un caballo para que el ingeniero de la ciudad Isidro Epstein pudiera ayudarse a realizar el plano de la ciudad:

 “Sesión ordinaria del 20 de Junio de 1864. Presidencia del Señor Gonzalez Treviño Don Lorenzo. Aprobada la anterior acta se dió cuenta con lo que sigue… El Señor Melo pidió autorización para comprar y hacer el gasto de la manutención de un caballo que hay compromiso por parte de esta Corporación de facilitar diariamente al Ingeniero encargó de levantar el plano de la Ciudad: así se acordó”

 

Jesús González Treviño, alcalde de Monterrey del 27 de junio 

al 4 de agosto de 1864.

 

El mismo mes de junio se dio otro relevo en la Presidencia del Ayuntamiento, recayendo en Jesús González Treviño:

  “Sesión ordinaria del 27 de Junio de 1864. Presidencia del Sr. Gonzalez Treviño Don Jesus… Un oficio de la Secretaría de Gobierno en el cual aparece que habiendo admitido la renuncia de Alcalde 1o. al C. Lorenso Gonzalez  Treviño fue electo en su lugar el C. Jesús del mismo Apellido quien yá está en posesión por haber prestado la protesta debida ante la Jefatura Política”

 

El alcalde primero suplente, señor Morales, gobierna

 del 4 al 28 de agosto de 1864.

 

Como último acto del republicano ayuntamiento presidido por el alcalde primero suplente, mencionado sólo como Morales, se autorizó al ingeniero de la ciudad Isidro Epstein viajar a Estados Unidos. Esto era para imprimir el plano de la Ciudad que había elaborado, pues aquí no había talleres de litografía de alta calidad. Solo dos imprentas, la del gobierno y otra particular que funcionaba cerca de la actual Plaza del Colegio Civil. Tampoco era opción imprimirlo en la Ciudad de México, Guadalajara o Puebla, así que el ayuntamiento pagó el viaje y el salario:

  “Sesión extraordinaria del 4 de Agosto de 1864. Presidencia del Señor Morales. Reunida la Corporación se dió cuenta… Un oficio del Ingeniero de la Ciudad suplicando se le den los $500 que según la contrata celebrada con este cuerpo se le han de facilitar para la impresión del plano de la Ciudad por estar así concluido y que como la litografía se ha de hacer en los E.E. U.U. presente él, suplica se le faciliten también los fondos necesarios puramente para el viaje que será de dos á dos y medio meses y disfrutar á lo menos el sueldo de Ingeniero durante su ausencia”

 

Ante la cercanía de los imperialistas, el presidente Juárez abandona Monterrey

Para el 29 de julio se sabía que Saltillo, Durango, Linares y San Luis Potosí estaban en manos de los imperialistas comandados por Armand Alexandre de Castagny, y Tomas Mexia (Mexicano imperialista) había tomado Matamoros. Esto obligó a que el 15 de agosto Juárez abandonara la Ciudad, acompañado del grueso del ejército rumbo a El Paso del Norte, hoy Ciudad Juárez, Chihuahua.

  La ciudad quedó desguarnecida, solo quedaron las escasas tropas del ex alcalde José María Morelos (homónimo del héroe que ya hemos estudiado) quien, incapaz de detener al ejército franco-mexicano; desalojó la Ciudad, dedicándose a hostilizar al invasor con guerrillas.

 

Gregorio Zambrano, Alcalde Primero de Monterrey, Capital Del Distrito Imperial de Nuevo León, del 26 de agosto al 31 de diciembre de 1864.

 

El 26 de agosto de 1864 entró a Monterrey el ejército franco-mexicano comandado por Armand Alexandre de Castagny. Este jefe militar francés nombró un gobierno para el Distrito Imperial y otro para la Ciudad, pero en realidad él gobernaba. Como alcalde nombró a Gregorio Zambrano, quien se rehusó a ser sólo figura decorativa de la administración imperial:

  “En la Ciudad de Monterrey, á veintiocho Agosto de mil ochocientos sesenta y cuatro: reunidos Señores que forman el Ayuntamiento nuevamente listo, en el Palacio Municipal, se les dió cuenta un decreto expedido en 26 del actual por el Jefe de las fuerzas Franco=Mexicanas que ocupan la Plaza en que nombra provisionalmente hasta la ratificación del Emperador Maximiliano, el Supremo Tribunal de Justicia, Administradores de correos de la renta de papel sellado y de la Aduana y Tesorero General y Prefecto del Distrito á Don Jesus Maria Aguilar, suplente Don Gregorio Zambrano, Alcalde 2o. Don Domingo B. de Garza 3o. Don Ramon Lafon, 4o. Don Tomás C. Pachico seguidores 1o. Don Fernando de la Garza, 2o. Don Martin de la Garza, 3o. Don José Maria Ramos (padre) Don Francisco A. Lozano, 5o. Don José Maria Benavides Cantú, 6o. Don Manuel Maria Garza Garcia, 7o. Don Francisco Garza Fonseca, 8o. Don Cárlos Ayala y Mier, 9o. Licenciado Don Trinidad de la Garza y (ilegible) 10. Don Jacinto Guerra y Procuradores 1o. Licenciado Don José Maria Martinez y 2o. Don Francisco Barrera. En seguida se declaró quedar instalada dicha Corporación; y el Señor Ayala pidió fuese avisado el Señor Prefecto para hacer el reparto de comisiones ordinarias entre los Señores consejales”

 

Hubo en 1864 siete cambios de Presidente del Ayuntamiento

En el bochornoso año de 1864 sucedieron siete cambios de Alcalde, y la invasión militar impedía aplicar los programas gubernamentales. Pero de todas formas se realizaron obras que mejoraron la Ciudad en: lo ornamental, como la fuente de los delfines; en lo sanitario, con la prohibición de que el ganado abrevara en las acequias; en lo urbano, con la mejora de la nomenclatura y la elaboración del plano de la Ciudad.

  Lo heroico fue que en el centro de la tormenta bélica y política, la Ciudad progresó, liderada por siete alcaldes y un Cabildo que sacaron adelante los programas urgentes. Con todo y la intermitencia en sus gestiones, el alcalde Gregorio Zambrano realizó una gran labor, pues arregló las puertas del Colegio Civil, la cárcel y la higiene de las acequias. Mientras gobernaron los invasores, hubo cuatro sesiones de Cabildo entre agosto y diciembre de 1864 a las que no asistió Zambrano, y no firmó ningún acuerdo.

  Ciertamente el general Castagny nombró a Gregorio Zambrano y a los demás alcaldes, pero ninguno de ellos colaboraron realmente con el Imperio.

Continuará…

 

 

FUENTES

ARCHIVO HISTÓRICO DE MONTERREY

COLECCIÓN DE ACTAS DEL CABILDO.

1º de enero de 1864

4 de enero de 1864

2 de febrero de 1864

22 de febrero de 1864

14 de abril de 1864

18 de abril de 1864

26 de abril de 1864

2 de Mayo de 1864

9 de Mayo de 1864

6 de junio de 1864

13 de junio de 1864

20 de junio de 1864

27 de junio de 1864

4 de agosto de 1864

28 de agosto de 1864

Algunas memorias de mis tiempos, Guillermo Prieto, los Cien de México, CONACULTA.

Las Batallas de Monterrey, Leopoldo Espinosa Benavides, 2023.

 Revista Histórica de la Invasión Francesa, José María Iglesias, CONACULTA.